Anuncios
Sociedad

Sentido Del Humor, Bajo Lupa.

Sentido Del Humor, Bajo Lupa. - Sociedad

Las capacidades más simples y universales son a veces las más olvidadas. Es por ello que podríamos llegar a asombrarnos al reflexionar un poco acerca de ellas. Tan sólo dos palabras “Sentido” y “humor” pueden encerrar mucho más de lo que pensamos.  Para comenzar por la primera, quisiera destacar su relación con las ideas de Percepción, Dirección, Significado y Propósito.

Lo simple está siempre allí para verlo…

Primero tenemos la idea de Percepción del humor.  Ser conscientes de nuestro humor, de nuestro ánimo, aquello que se mueve en nosotros en cada experiencia vivida. Si queremos sonreír y disfrutar se vuelve necesario buscar focalizar en lo que nos resulta agradable. La simple disposición a percibir algo nos condiciona a encontrarlo a nuestro alrededor de manera cada vez más espontánea. Incluso impulsa a que lo empecemos a crear nosotros mismos.

Los Prejuicios juegan un papel muy importante en nuestra disposición perceptual, requiriendo una revisión profunda. Personalmente he creído por mucho tiempo que los chistes y el divertimento eran algo banal. Hacer chistes me parecía tonto y desarrollar un gusto por la comedia “no era más que una pérdida de tiempo”. Eran creencias que me auto-limitaban sin que lo notase. Por lo que es necesario decidir a consciencia abrirnos plenamente a lo bello y disfrutable a nuestro alrededor.

Todo depende de dónde hagamos Foco.

La comedia nos permite explorar nuestras opiniones jugando con sus implicaciones y sus límites. Si bien es algo lúdico no pierde su nivel de intelectualidad. Requiere de toda una rapidez mental que permita el análisis y la formulación del discurso. Como cualquier otra actividad conlleva cierta cuota de esfuerzo, bastante poco reconocido (Sin mencionar la dificultad inicial de simplemente predisponerse a pasarlo bien).

Al mismo tiempo, desde la risa podemos comunicar nuestros puntos de vista más personales. Como resultado, los otros reciben lo que proponemos con mayor apertura. Al ser un mensaje agradable y ameno es difícilmente percibido como una amenaza, incluso si difiere o contradice las ideas propias de nuestro interlocutor. Ello no significa que el mismo vaya a tomar todo lo que le digamos como verdadero sin resistencia, pero permite una mayor flexibilidad comunicacional.

Si levantamos la mirada Veremos que…

La siguiente idea implícita es la de Dirección del humor; considerar hacia dónde y a quiénes lo apuntamos principalmente. Existiendo millones de personas en el planeta puede que haya algún buen compañero de carcajadas que no hayamos tenido en cuenta aún. Generalmente queremos llevar diversión hacia ámbitos sociales donde disfrutamos vinculándonos. Sin duda la intensión de pasar un buen rato con familia y amigos es una actitud sana. Aunque resulta tanto o más válido buscar provocar nuestra propia risa.

Promover lo que nos es hilarante, así seamos los únicos en reír, es una forma de reconocer la fidelidad de la única persona que siempre escuchará nuestras ocurrencias. Del mismo modo, los momentos personales en que enfrentamos ciertas dificultades pueden volverse oportunidades para sonreír. Cuando experimentamos emociones o sensaciones que nos contraen, ayudarnos a distendernos es un bello acto de amabilidad hacia uno mismo.

Por supuesto que esbozar una sonrisa forzada no es la solución a nada. No se trata de negar lo que nos pasa, sino de darle a todo su justo espacio para luego poder ampliar nuestra experiencia actual. Una vez que las emociones conflictivas se descargan, procurar regalarse un momento grato está al alcance de cualquiera. Claramente no es algo fácil. Pero tomándolo como una práctica cotidiana de auto-ternura, notaremos como esa brecha entre la tensión y el alivio se irá volviendo cada vez más corta.

Podemos seguir un camino elegido con Inocencia.

En cuanto a la noción de Significado, remite a la impronta individual que cada uno imprime a su humorosidad. Podemos darle un tono ácido y sarcástico con el que desplegar nuestras “intelectuales ocurrencias”, aunque seamos hirientes. Puede cobrar un tono oscuro y único al animarnos a tocar temas que nadie más se atreve siquiera a mencionar. Así, las características con las que cargamos nuestro humor pueden llegar a Retorcerlo. Descuidándolo lo dotamos con significados que se van volviendo densos, nefastos, rancios, hasta ser simplemente putrefactos.

El encanto está en poder brindar algo alegre que condimente el rato que estemos pasando y lo haga más bonito. Las risas y las sonrisas pueden significar y transmitir ternura, alivio, amabilidad, camaradería, amistad y dicha. Pero como método de burla y ridiculización para dañarnos unos a otros, cobran un sentido bastante pobre. Universalmente, compartirlas de modo amigable resulta mucho más sano y placentero para todos los involucrados.

Irradiando alegría a otros con nuestro Ser…

 

Al querer ejercer la alegría y el contento, es sencillo creer que todo depende de “una cuestión de talento”. Sin embargo, la creación del humor se trata de una Habilidad Desarrollable. Así como existen técnicas para mejorar nuestra memoria, es posible ejercitar la humorosidad para fortalecerla. Podemos dedicarnos a desarrollarla y tomarla como una Práctica que nos permita expandir nuestra identidad.

Entonces, entramos en el campo del Propósito, la finalidad última que elegimos para nuestra bella capacidad humana. Fácilmente podría ser un arma con la que atacar y rebajar a quienes nos desagradan. Aunque quizá podría ser una herramienta saludable, para enfocarnos en la Apreciación y generarnos con ello Pequeñas Dosis de Felicidad.
Para dar cierre con la idea sobre el “sentido” como “propósito” me gustaría ensamblar la revisión del concepto de “humor”.

Fluyamos así por la Vida.

Para los antiguos griegos los Humores eran líquidos de cuyo balance dependía nuestro temperamento y hasta nuestra salud.  Hoy no dudamos que el humor y el ánimo van de la mano. Ello me hace pensar que, a lo mejor, podríamos intentar tomar contacto con la energía que nos anima, que nos moviliza a vivir. Los estados de ánimo que nos componen podrían ser trabajados con sutileza y delicadeza, basándonos en valores como la gratitud, la gentileza y la dicha.

Probablemente nos sorprendería la cantidad de cambios que traería la simple práctica diaria de Disfrutar lo Disfrutable. Es posible desarrollar la atención para degustar, a cada momento, el jugo de hacer aquello que nos gusta y nos hace bien. Disponernos a ver la Gracia en nosotros mismos y los acontecimientos de nuestra vida es abrirnos a una realidad mucho más bella.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Exequiel Ivan Galeano

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información