Sociedad

Sentimientos reprimidos    Lo que siento y no lo pudo decir



Sentimientos reprimidos    Lo que siento y no lo pudo decir - Sociedad

Sentimientos reprimidos                                                                                                                                        Lo que siento y no lo pudo decir                                                                                                                            En muchas ocasiones callamos como nos sentimos, porque no tenemos el valor de expresar nuestras emociones.                                                                                                                                                                En ciertas ocasiones nos sentimos así.   Estamos en un lugar lleno   de espinas, donde la oscuridad da miedo la soldad da miedo,  entonces respiro  respiro, quiero gritar tan fuerte quiero escuchar decir  no temas,  no estás sola, no tangas miedo, yo estoy  aquí, al mirar a mi alrededor  estoy sola de nuevo,  nadie qué me pueda  escuchar,   nadie  qué me pueda abrazar solo pudo abrazar al aire de la soldad.   Respiro respiro mi corazón se acelera siento  ese dolor qué no puedo explicar, ese dolor qué recorre todo mi cuerpo, siento como qué me estuviera cayendo gotas de agua hirviendo en cada parte de mi cuerpo, pero al mismo tiempo siento frio,  siento qué no puedo respirar, siento qué solo  quiero cerrar los ojos  y caer en un sueño profundo   y despertar en un lugar lleno de luz,  un camino lleno de flores donde pueda encontrar un ángel qué me pueda abrazar, qué pueda escuchar su voz,  y me diga todo ésta bien no temas, no te sientas triste, pero eso no pasa aun me siento mal qué solo quiero gritar  llorar tan fuerte, como  qué viviera en un laberinto sin salida.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.44 - 9 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

jana

2 comentarios

  • Quizás nos pasa a veces que reprimimos todo aquello que no podemos dejar salir, pero conocer nuestras emociones reprimidas, puede ser nuestra arma más poderosa para saber y entender nuestro propio comportamiento. Creo que es imprescindible conocer que ocurre en nosotros, porque eso significa conocerse a uno mismo. Las emociones reprimidas son las que no queremos escuchar, las que nos ahogan, sin embargo, a pesar de nosotros, son las que más fuerza toman y las que acaban liderando nuestro comportamiento y pensamientos.
    Buen artículo, idóneo para abrir un debate interesante.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.