Sociedad

SEQUÍAS, CASTIGO Y OFRENDAS



SEQUÍAS, CASTIGO Y OFRENDAS - Sociedad

Siendo la religión católica la con mayor número de creyentes, los que además están repartidos mayoritariamente entre América  y Europa, pareciera irónico que justamente sean estos continentes quienes más se refieran al actual cambio climático como el más grande de la historia de la humanidad.

Si bien es cierto que la ciencia del cambio climático se inició a comienzos del siglo XIX, pero incluso ya en tiempos de Aristóteles se habían percatado de esto.

Se asocia el cambio climático a la Revolución Industrial, pero quién podría entonces explicar el porqué de la gran sequía que azotó la tierra en tiempos de Abraham lo cual se menciona en el Génesis?

O la otra gran sequía de la que habla Jeremías, la que debió ser extrema, dado su relato. «Tan escasos están los pastos que los venados, en el campo, dejan abandonadas a sus crías. Los burros salvajes parecen chacales, se paran en las lomas desiertas y desde allí olfatean el aire, pero se desmayan de hambre porque no tienen pastos»

Nadie puede testificar si solo afectó una parte de la Tierra, o si se extendió por toda ella, puesto que no existían los medios de comunicación, excepto la comunicación entre profetas y Dios.

No me estoy basando en la biblia como un libro religioso, sino como el testimonio de hechos que acontecieron en determinados tiempos. Ni siquiera soy católica, solo leo.

Si la tecnología «malévola» (según nos quieren convencer) no existía en esa época, es más, la población era bastante reducida, no existía ni plástico ni industrias contaminantes, a excepción de vacas, ovejas y cabras, las que claro, tampoco se comparaban ni en la mitad en número con las que existen  hoy, entonces, a qué se podría echar la culpa en esos tiempos?

Simplemente a la ira de Dios?, al menos así se lo hizo saber a Jeremías «A ustedes les gusta adorar a muchos dioses, y andan de altar en altar.
Eso yo no lo acepto y por este terrible pecado, los voy a castigar»

Debo añadir que de nada sirvieron los ayunos ni las ofrendas.

Un círculo que comienza, termina y se repite a través de los siglos, sin culpables, solo como una renovación necesaria de la misma Tierra?

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

ulma

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información