Sociedad

Ser optimista hoy



Ser optimista hoy - Sociedad

Ser optimista hoy me parece imposible en cualquier ámbito. Leo los titulares de varios periódicos y sólo encuentro violencia sin motivo; nuevas epidemias en los llamados «países del tercer mundo» aunque este apelativo me subleva porque creo que sólo hay un mundo que no se rige por números; pobreza inadmisible en el siglo XXI; políticos que ejercen su trabajo como payasos porque para ellos es un juego más sin pensar en las consecuencias de su desidia; intentos de independencias absurdas haciendo caso omiso de la justicia; educación de los hijos delegadas en los colegios porque es demasiado trabajo para los padres; personas mayores solas que parecen un estorbo cuando son más sabias que todos nosotros y nos han dado mucho para después ser abandonadas.

El optimismo es una cualidad que me encantaría poseer y respeto a las personas que la tienen. Cuando alguien me comenta «eres una pesimista, sólo ves el vaso medio vacío» le respondo que no es cierto. Siempre he sido optimista por naturaleza, pero he vivido en otro mundo que no era éste. La humanidad, el respeto, las obligaciones, la generosidad eran valores que nos enseñaban con el ejemplo. Hoy una gran mayoría de la gente los desconoce; sin embargo sé que hay personas de todas las edades que los siguen manteniendo y es la única esperanza que queda en este caos global.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Mª Ascensión Fernández Pozuelo

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información