Literatura

Sergio e Ignacio



Sergio e Ignacio - Literatura

Sergio estaba serio como pocas veces lo había estado, mirando hacia la nada misma, mientras que con las manos formaba la silueta de los aceros que sostenían al Ironbridge allá por el siglo XVIII. Sentado en un sillón antiguo, de esos que prácticamente eran reliquias, parecía haber estado en medio de un enfrentamiento de mafias; agujeros por doquier. Se apreciaba perfectamente la espuma que hace lo acolchado del mismo. Con un leve movimiento éste rechinaba cuál puerta oxidada, parecía pedir ayuda con tal ruido exageradamente agudo.

A poco más de cinco metros estaba parado Ignacio, colocando la yerba adecuadamente para luego introducir la bombilla no antes habiendo sacudido el mate para quitarle parte del polvillo. Estando preparado el mate y ya previamente habiendo calentado el agua. Éste se fue dirigiendo hacia donde estaba ubicado Sergio; sin antes volcar un chorro de agua sobre la yerba. Acto seguido Ignacio se sentó frente a la mesa ratona a no más de setenta centímetros de su amigo; quien no emitía más que una mirada vacía, acentuada por ojos negros como el Vantablack, no dejando ver ni una pizca de luz.

En ese instante –donde Ignacio cebaba el mate- no tenía ni la menor idea de lo que Sergio pensaba y para romper el silencio abrumador, menciono una anécdota donde Marta (novia de Sergio) era la protagonista. Con dicha intensión él se propuso a decir –con una voz amigable, ni tan fuerte como para aturdir, ni tan suave como para dormir- :

-¿Te acordás cuando Marta puso a calentar la pava pero no le había   puesto el agua?

Apenas había mencionado el nombre “Marta”, Sergio movió la parte derecha de la mandíbula, como el retroceso que genera una Matagatos calibre 22; mínimo, pero notorio a la presencia de alguien observador como lo era Ignacio.

Seguido de ese movimiento, Sergio comenzó a levantar la vista, ya no era esa mirada opaca que emitía vacio y soledad, pero tampoco era lo opuesto, se mezclaba una mirada ausente, pareciendo que sus pensamientos divagaban por un sendero prolongado acercándose a un infinito, junto a una mirada profunda, contradictorio, pero cierto, precisamente por eso Ignacio quedo perplejo, nunca había visto a su amigo de tal forma.

Inmediatamente un escalofrió recorrió todo su cuerpo, de esos escalofríos que lo hacen a uno retorcer el cuello unos instantes. Suficiente para que Ignacio entendiera que la situación no ameritaba más que una cara seria y un oído atento.

Una voz grave y uniforme que transmitía sentimiento, salió de la boca de Sergio exclamando:

-Ignacio… necesito que me prestes atención.

Si Ignacio había pretendido haber captado la situación, ahora estaba plenamente seguro de que la boca de Sergio no saldría más que palabras profundas y trasmitiendo algo que éste debía de mencionar inmediatamente; así como un medico notifica la muerte de un paciente a sus respectivos familiares.

-Larga… -dijo Ignacio mientras acercaba el mate ya cebado a Sergio-

Éste inclinándose hacia la mesa ratona mientras miraba el mate ofrecido por su amigo, entendió perfectamente que aquel había sido el momento indicado para decir lo que tenía que decir…

-Hace tiempo nos conocemos… -dijo antes de acercar la bombilla a su boca y tomar el mate-.

Ignacio lo interrumpió y dijo:

-Dale…

Apoyando el mate sobre la mesa y acercándoselo a Ignacio, Sergio se recostó más cómodamente sobre el sillón, estirando la espalda sobre él y provocando así el chillido del mismo.

-Tengo Cáncer –dijo, mirando fijamente hacia la entrada, no un punto en especifico, pero si hacia allí-.

Ignacio quedó mudo, no emitía sonido alguno, su amigo le acababa de decir que padecía una enfermedad terminal.

-Te lo digo a vos porque  sos a la única persona que considero mi amigo, por eso, tengo que pedirte un favor.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

HRtuls

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información