Política

Sexo, Género, Feminismo ¿por Qué Tanta Confusión?



Sexo, Género, Feminismo ¿por Qué Tanta Confusión? - Política

Siempre me ha preocupado la violencia contra las mujeres y los niños no solo por la violencia en si sino por ser dirigida hacia los más vulnerables y débiles de nuestra sociedad y por ser ejercida, en su inmensa mayoría, por hombres que, en el fondo, no son más que cobardes que buscan desahogar sus frustraciones.

Al escribir sobre este tema me he encontrado el rechazo virulento de algunos hombres hacia este lo que me llevo a investigar más profundamente sobre el porqué de este rechazo y he observado que existe una enorme confusión especialmente cuando se confunde este movimiento en contra de las distintas formas de violencia hacia las mujeres con el Movimiento Feminista tradicional. No entienden que, aunque relacionados, tienen diferentes objetivos.

Creo que la confusión parte del hecho de que los medios de comunicación han usado el término “violencia de género” indiscriminadamente como sinónimo de “violencia física” en contra de una mujer y especialmente el de “violencia doméstica”.

Debemos recordar que el término (“género”) fue definido por el Movimiento Feminista Radical norteamericano de tendencia marxista en los años 60s y que en este contexto considera los roles de hombre y mujer como roles de opresión y sojuzgamiento respectivamente.

Cuando los medios de comunicación utilizan el termino GENERO fuera de su contexto natural le dan una connotación política a un fenómeno social que no lo tiene.

No voy a adentrarme aquí en la historia del movimiento feminista, pero como siempre ocurre en los movimientos de masa sociales, todo comienza con un movimiento que quiere resolver un problema concreto (la igualdad de derechos políticos y sociales de las mujeres) y aparece alguien que toma dicho movimiento y radicaliza los reclamos originales hasta convertirlo en algo totalmente diferente.

La “fachada” del movimiento ha sido usurpada por grupos radicalizados que ya no luchan por la igualdad social de las mujeres, sino que “luchan” por la supresión del rol masculino, considerando que este es el ente opresor de la sociedad. Como nadie puede poner en duda el concepto biológico de “SEXO”, las cosas se han movido hacia el campo, mucho más sutil, de la psicología, la sociología y hasta de la sexología.

Se ha creado el concepto de GENERO para definir el papel social de cada sexo y su interrelación mutua.

El Oxford English Dictionary define género : “eufemismo para el sexo del ser humano, a menudo con la intención de enfatizar las distinción social y cultural entre los sexos, en oposición a la distinción biológica”

El American Heritage Dictionary lo define como: “Identidad sexual, especialmente en relación con la sociedad o la cultura. Nota de uso: En la práctica muchos antropólogos reservan «sexo» para hacer referencia a las categorías biológicas, mientras que usan «género» para referirse a categorías sociales o culturales.”

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define: “Género se refiere a los roles socialmente construidos, los comportamientos, actividades y atributos que una sociedad dada considera apropiados para los hombres y las mujeres. «Masculino» y «femenino» son categorías de género”

Según Nuria Varela Menéndez (Turón, Mieres, 1967, escritora, experta en feminismo y violencia de género, profesora y reportera española) en su libro Feminismo para principiantes, dice que «género» es el concepto central de la teoría feminista, el que define «todas las normas, obligaciones, comportamientos, pensamientos, capacidades y hasta carácter que todas las personas deben seguir determinado biológicamente en función de su sexo» y que género no es sinónimo de sexo. Algunos filósofos feministas mantienen que el género no está en absoluto determinado por el sexo.

Es decir, que el SEXO (hembra y macho) está determinado biológicamente y nadie lo discute ni lo ponen en duda pero GENERO es la función social que a cada uno de estos le corresponde jugar en la sociedad.

En mi tierra (Cuba) existe un dicho que dice “todo en exceso, es malo” y me parece que, en este tema sobre sexo, género, feminismo, y demás. hace rato que ya debiamos haber aplicado el susodicho refrán.

El feminismo radical, que hace hincapié en las relaciones de opresión entre los sexos, fue inspirado por obras feministas publicadas como: «La mística de la feminidad” de Betty Friedan en 1963 (el cual ganó el Premio Pulitzer en 1964), “Política Sexual”, de Kate Millet y “La dialéctica del sexo”, de Sulamith Firestone, ambos publicados en 1970.

«Armadas de las herramientas teóricas del marxismo, el psicoanálisis y el anticolonialismo, estas obras acuñaron conceptos fundamentales como el de patriarcado, género y casta sexual.” señala la filósofa y teórica feminista Ana de Miguel.

Mas claro ni el chocolate, las pezuñas del marxismo infectaron a estas intelectuales en sus ansias de liberación. Ahí comenzó la confusión y el movimiento femenino perdió su rumbo. Es a partir de ese momento que la versión radicalizada pasa a ser la cara “odiada” del movimiento y empañan los logros sociales alcanzados por el resto de las mujeres.

¿Cuál es la confusión? Primero, que la lucha para terminar con todo tipo de violencia en contra de las mujeres, especialmente en los países del tercer mundo, no es el movimiento feminista en sí, sino una de las prioridades de la  Comisión de Derechos Humanos de la ONU y de cualquier ser humano que esté en contra del abusoi y la violencia gratuita.

La confusión está en que, además de la ONU, ¡EXISTEN DOS MOVIMIENTOS FEMINISTAS CON OBJETIVOS Y PROPUESTAS DIFERENTES!

El movimiento original, de amplia base social, que busca la igualdad social de las mujeres y que lucha contra la violencia real que existe contra de ellas y que busca la promulgación de leyes que modifiquen la base social de dicha abuso y desigualdad por una parte y por la otra, un movimiento radical, que nace mucho después en la década de los 60 al calor de la Guerra Fría, de corte político e ideológico que busca la destrucción de la sociedad capitalista mediante un nuevo tipo de enfrentamiento clasista pero esta vez atacando los patrones tradicionales de conducta de ambos sexos.

La confusión está en que muchos no saben diferenciar uno del otro y confunden los reclamos de justicia de unas con las exigencias extremistas de las otras.

El movimiento feminista radical pone en peligro la vida de millones de mujeres en todo el mundo todos los dias al contribuir a esta confusión. Una gran cantidad de personas creen que existe UN SOLO movimiento feminista y no sienten ningún respeto por organizaciones que tratan de salvar a las primeras porque creen que estas pertenecen a la rama extremista y radical de la segunda.

La violencia física y psicológica en contra de las mujeres es real, la educación patriarcal es real, la falta de igualdad entre los sexos es real pero es en la solución de estos problemas donde ambos grupos difieren radicalmente y es ahí donde se necesita llevar más información a las masas para que esta confusión termine de una vez y por todas. Se necesita solucionar este gran problema que sufren nuestras mujeres que es lo mismo que decir nuestras madres, esposas, hijas, hermanas, en fin la mejor mitad de nosotros.

Nota: todas las citas fueron tomadas de Wikipedia en español.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

2.50 - 12 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ayry LeBlanc

2 comentarios

  • Yo no creo que existan varios movimientos feministas «a la carta», sino un intento de echar balones fuera cuando la doctrina tenga un patinazo poniendo por delante la excusa de que las radicales no les representan. Si se actúa en nombre del feminismo, se representa a dicho movimiento, de igual forma que un partido de derechas actúa en nombre de la derecha como doctrina política. El verdadero problema del feminismo actual es la trivialización de los problemas reales de las mujeres, la misandria reinante en sus sectores radicales y el mercadeo con las víctimas de algo tan atroz como es el maltrato o la violación.

    Como he puesto de manifiesto en un artículo en esta misma plataforma, al movimiento le interesa que sigamos viviendo con miedo, que sigamos pensando que somos dependientes (antes lo éramos de los hombres, ahora de nuestras supuestas libertadoras feministas) y así un sector selecto del movimiento se siga lucrando a costa del dolor de muchas mujeres.

    El feminismo está desdibujado, va mutando en hembrismo, en deseo de supremacía y revancha, demonizando a lo masculino y tachando de enemigas a quien no comulga con ellas. No es la primera vez que una mujer que no tiene ni idea de quien es, por ejemplo, Ada Lovelace, me manda a leer porque me tacha de ignorante y repite las consignas manidas de un movimiento podrido.

  • Seguramente tienes razón en lo que expones sin embargo, el movimiento feminista racional, se dejó arrasar por el movimiento feminista radical que ocupa ahora todos los espacios políticos y de comunicación masiva. No hay confusión, el movimiento feminista radical domina y el movimiento feminista racional se ha vuelto invisible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información