Sociedad

Sexualidad En Japón: ¿un Tabú O Algo Más Que Común?

Sexualidad En Japón: ¿un Tabú O Algo Más Que Común? - Sociedad

La forma en que los japoneses viven su sexualidad hoy en día es sorprendente, intrigante e incluso extraña para la mayoría de los occidentales. De hecho, la forma de expresar y abordar el sexo en Japón sigue siendo un enigma para muchos, ya que es difícil para la sociedad japonesa hablar abiertamente sobre su privacidad. Sin embargo, a pesar de su extravagancia y sus muchos fetiches, Japón se ha convertido en un país donde casi no se practica sexo, lo que ha resultado en una caída drástica de la tasa de natalidad. Y como consecuencia de este nueva miarada hacia las relaciones sexuales, la sociedad japonesa se está alejando de la antigua idea tradicional de consolidar un matrimonio, una familia o cualquier tipo de relación. Sin embargo, es interesante darse cuenta de que hay sexo en todas partes e incluso se ha convertido en una importante industria nacional e internacional.

En la antigüedad, el sexo no estaba sujeto a prejuicios morales en Japón, había una idea más abierta al respecto y gran parte de este pensamiento surgió de la falta de dogmas del Shintō (la religión original en Japón), que no mostraba la sexualidad como algo indebido, sucio o tabú. De hecho, los hombres japoneses podían mantener relaciones homosexuales sin problemas, ya que no interferían en el núcleo familiar. También es interesante mencionar el papel de la mujer después de la llegada del confucianismo, considerando que durante el período Edo (1603 – 1868) la sociedad funcionaba entre la naturalidad del sintoísmo y la moralidad del confucianismo que consideraba el amor romántico como una debilidad, privando a las mujeres de su posición sentimental de compañera de placer para llevarla a su única ocupación como madre y esposa.

 

 

Años más tarde, tras la llegada de los países occidentales, especialmente Estados Unidos, la sociedad japonesa se reinventó en los aspectos sexuales y, en los años 60, incluso creó su propia guía sobre cómo comportarse en una relación y cómo practicar el sexo correctamente. Otro aspecto que se modificó después de la ocupación norteamericana fue la legalidad de la prostitución. La prostitución y los burdeles siempre fueron legales en Japón hasta 1956, cuando se promulgó la Ley Anti-Prostitución o Baishun Bōshi Hō, ya que la situación alteró la visión moralista de Occidente. Sin embargo, la prostitución ha continuado hasta el día de hoy, aunque no como solemos conocerla. Curiosamente, la definición de prostitución que se da en esta ley se refiere única y exclusivamente al coito, por lo que todas las prácticas sexuales que no lo implican son legales.

 

 

Gracias a la introducción de las leyes occidentales, la pornografía infantil también fue prohibida en Japón, pero recién en 2014. Sin embargo, aunque este tipo de comercio era ilegal, todavía es posible encontrar signos que relacionan la figura de los niños con la sexualidad. Esto proviene probablemente de la herencia histórica dejada por las relaciones de los samuráis con hombres considerablemente más jóvenes. Dentro de estos signos podemos mencionar el anime, los videojuegos y el manga, que cada vez son más populares en el mundo occidental.

Ahora, si nos centramos en la sociedad japonesa contemporánea,  es posible percibir una gran variedad de pensamientos. Muchas personas se han enfocado en encontrar nuevas experiencias sexuales que no implican necesariamente coito; sentir atracción por personajes eróticos virtuales o animados; relaciones fuera del matrimonio donde el hombre suele preferir dejar de tener relaciones sexuales con su mujer una vez que nace el primer hijo «para respetar» la figura de la maternidad. Otro aspecto a destacar es la industria de los juguetes sexuales que ha tenido mucho éxito tanto a nivel nacional como internacional y que sigue innovando día a día. La producción de la industria pornográfica, por su parte, representa entre el 1 y el 3% del producto interno bruto, lo que demuestra que gran parte de la sociedad consume pornografía y gasta dinero en este tipo de contenidos.

Entonces, si Japón presenta esta gran variedad de posibilidades y liberalismo con respecto al sexo, ¿por qué ya no están interesados en tener relaciones sexuales con otros, o en establecer lazos afectivos que signifiquen que en cualquier momento las personas puedan mantener una vida sexual activa? La respuesta puede encontrarse en el mismo fenómeno de apertura y amplitud sexual: la sociedad japonesa estaría viviendo su sexualidad de una manera no tradicional, individualmente, y donde no se requiere ningún compromiso. Esto significa que hay una mayor disposición a vivir el sexo como cada uno quiera y sin que ello implique la consolidación de una relación, el matrimonio en el futuro o la generación de hijos, ni siquiera el hecho de relacionarse sentimentalmente con los demás.

La sociedad japonesa que conocemos hoy en día se centra mucho más en trabajar o en disfrutar con diferentes pasatiempos y amistades, antes que  pasar tiempo con una pareja o una familia. Para casarse y mantener una casa en Japón es necesario tener mucho dinero, el cual no todo el mundo está dispuesto a invertir. La evolución de la mirada sexual a lo largo de la historia de Japón es clara como el agua en la sociedad contemporánea, la cual fue afectada por las religiones y por la intervención del pensamiento occidental. La sociedad japonesa puede ser única incluso en el sentido más primitivo que nos hace humanos, el deseo sexual.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.69 - 16 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Hazelpr02

3 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información