Salud

SI DESEAS VIVIR EN PAZ, ALÉJATE DE TRES REALIDADES DE TU PROPIA NATURALEZA

SI DESEAS VIVIR EN PAZ, ALÉJATE DE TRES REALIDADES DE TU PROPIA NATURALEZA - Salud

La paz es fruto de la armonía completa de tu ser

 
    Supongo que más de alguna vez te haz preguntado por qué no puedes vivir en paz. Pues bien, permíteme mencionar que esa interrogante no se refiere a la comprensión de la paz como si se tratara de un concepto universal más o como si fuera un tema más relacionado con tu salud, porque la paz es una realidad latente en tu ser pero no puedes darte cuenta debido a que otras tres realidades de tu naturaleza humana se oponen a ella. En este artículo voy hablarte sobre ellas para que una vez que las comprendas te vayas alejando de inmediato y tu vida sea cada vez más armónica, equilibrada y saludable todos los días.

La ansiedad se opone a la paz. Todos estamos sujetos a la supervivencia diaria porque siempre necesitamos de algo o de alguien para vivir. Ello quiere decir que en nuestra naturaleza humana existen límites; de lo contrario, no sería necesario que nos esforzáramos por conseguir lo que nos hace falta para sentirnos mejor o para satisfacer cualquiera de nuestras necesidades. Digamos que si se trata de alimentarte, te esfuerzas para obtener el dinero que te permita comprar víveres; si lo que te hace falta es la compañía, entonces te inclinas a buscar compañeros, una pareja o alguien que sea tu confidente, amigo o amiga; en el caso de pensarte realizado o realizada, tiendes a una preparación intelectual y profesional que te conduzca a tu superación personal y a una mejor calidad de vida. En suma, todos deseamos satisfacer nuestras necesidades naturales o creadas de inmediato para pensarnos y sentirnos más completos y menos limitados. Sin embargo, como tu pensamiento te presiona para que consigas pronto tus satisfactores, aumenta en tí esa apremiante urgencia hasta que tu sistema nervioso genera la ansiedad que te roba la paz. Nota bien que si la ansiedad te arrebata la paz, se debe a que antes de sentirte ansioso o ansiosa, ya te sentías en armonía espiritual, cerebral y corporal; pero, una vez que tus pensamientos dominan a tu sistema nervioso, se rompe ese equilibrio. Esta ruptura es la que no te permite vivir en paz porque la ansiedad aumenta y la energía interna disminuye en tu ser; de modo que la paz no es sinónimo de tranquilidad, es más bien el fruto de la armonía completa existente en tí todos los días, por lo que si quieres vivir en paz, aléjate de la ansiedad y piensa que en esta vida hay situaciones que dependen de tus manos y existen otras que dependen de la voluntad de otros que por más que tú lo quieras o lo desees, si ellos no quieren ceder, jamás lo obtendrás; pero no por eso vas a quedarte de brazos cruzados, sino más bien te conviene insistir sin violentar o precipitar tus propios pensamientos, emociones, sentimientos, deseos o decisiones. Aprende a aceptar esta realidad y verás como la paz se mantendrá en tu ser a pesar de cualquier turbulencia, contrariedad, demora o cualquier otro acontecimiento de la vidaque te cause la ansiedad.

La autosugestión es opuesta a la paz. Sin duda, una de las actividades del pensamiento que determina nuestra realidad pero que no conviene a la paz consiste en creer en algo o en alguien sin verificar. La gran mayoría de personas viven ciegamente creyendo en sus propias creencias. Esto no es ni bueno ni malo, más bien resulta conveniente o inconveniente porque la gran mayoría de creencias son resultado de los pensamientos originados en el cerebro, el cual sólo puede guardar y procesar información del pasado. En efecto, el cerebro teme al presente y al futuro porque no tiene la facultad de crearlos; en cambio, con fundamento en la memoria y en el recuerdo, su actividad constante se centra en lo que ya pasó en el tiempo y en el espacio de nuestra existencia. Basta con que escuches tu voz interna o la voz de los demás cuando se comunican para que te des cuenta que hablan sólo de lo que ya les pasó. Esto quiere decir que la inmensa mayoría de las creencias tienen su origen en experiencias vividas por tí o por otros en un tiempo que ya se esfumó. Si a esto le agregamos el hecho de que la mayoría de las personas piensa pero no piensan bien, no es difícil comprender que el pensamiento humano es una actividad susceptible de orden, gobierno y conducción. En efecto, la autosugestión es opuesta a la paz en la medida que no ordenas, gobiernas y conduces tus propios pensamientos, permitiendo que refuercen tus creencias en el tiempo. Creer implica dudar y el que duda no sabe llegar a la certeza racional. De hecho, muchos pensamientos deliberados del cerebro son inútiles, los que son útiles son aquellos que están centrados en lo que realmente necesitas de acuerdo a un fin propuesto desde tu interior. En otras palabras, para mantenerte en paz observa y haz caso a los pensamientos que te mantengan en la salud, en el equilibrio y en la armonía internos. ¿Cuántas personas pierden la paz por atender los prejuicios, los tabúes, los escrúpulos, el “qué dirán”, sus falsas creencias o sus ilusiones sin esperanza? Para que evites que te suceda lo mismo y mantengas la paz, te sugiero poner mucha atención en lo que pienses diario porque recuerda que tú eres la dueña o el dueño de tus pensamientos, de lo que desees hacer con ellos para construir tu realidad de paz todos los días. Ello implica que al ser seres racionales y espíritus encarnados, la energía mental debe servirte para vivir en armonía constante en lugar de perturbar tu ser completo. Así que de hoy en adelante no hagas caso de las creencias sólo porque piensas en ellas y las tomas como verdaderas, antes bien, exáminalas para que notes si te ayudan a conservar la paz. Si lo haces, te garantizo una vida pacificada y un ser armónico todo el tiempo que el Universo te permita respirar.

El miedo se contrapone a la paz. ¿Por qué alguien siente miedo? Porque le cree a su pensamiento en lugar de encontrarse con su realidad externa. Así es, la raíz del miedo reside en el cerebro y su capacidad de originar pensamientos e imágenes. Y en la medida que crees en ellos, en esa misma medida el miedo se adueña de tu ser, desequilibrando su armonía y, por consecuencia, la paz ya no está ahí. Piensa en lo que te causa miedo ahora y podrás darte cuenta de lo que digo; ya con tan sólo pensarlo, tu cerebro manda la señal a tu sistema nervioso y provoca una reacción en tu cuerpo. Quizás te sudan las manos o te comienzas a sentir estático o estática, es decir, paralizado. Digamos que una chica le teme a las arañas; al momento que su cerebro le origina la imagen de la araña, ipso facto, comienza a sentir miedo aunque ni siquiera haya una araña en su exterior donde la chica se encuentra. Se sabe que muchas personas padecen de alguna fobia, es decir, según ellas existe algo o alguien que les causa un temor paralizante. Uno de esos temores que existe en la naturaleza humana y de la cual habría que alejarse lo más rápido posible para mantener la paz, consiste en permanecer pensando en el futuro. En efecto, muchos se pasan los días ideando cómo estarán viviendo en tiempos posteriores en lugar de centrar sus pensamientos en el “aquí” y el “ahora”, los cuales no se comprenden como el presente, sino como la real condición en la que se está existiendo. En otras palabras, en lugar de estarse ilusionando con una falsa esperanza, es mucho mejor atender al examen de la realidad personal y hacer de esa realidad algo de provecho. En otras palabras, en vez de hacer caso a la imaginación que aumenta la inseguridad y debilita la valentía, es mejor ver lo que realmente pasa al exterior de tu ser, en el entorno, en el contexto o en el ambiente en que te encuentras para enfrentarlo y salir adelante. No hacerle caso a tus temores cerebrales te dará la oportunidad de vivir más en paz porque del hecho de que piense en algo o en alguien que te provoque miedo, no se sigue que realmente así sea. Si superas esto, no le temerás ni a la muerte, a la enfermedad, al mal, al fracaso y a todo aquello o a todos aquellos que deseen paralizarte y quieran contra ponerse a tu paz personal. Así que piensa bien y vivirás en paz.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ricardo Sosa

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.