Ciencia

Similitudes y diferencias entre Nietzsche y Marx



Similitudes y diferencias entre Nietzsche y Marx - Ciencia

Similitudes y diferencias entre Nietzsche y Marx. Ambos son evolucionistas muy influenciados por Darwin. Ambos negaron la existencia de una naturaleza humana fija, de la que emanan derechos humanos. Ambos dieron nuevas definiciones del hombre. Para Nietzsche, era el animal no fijado, un puente, un tránsito hacia una especie mejor, el superhombre. Para Marx, el hombre es el conjunto de relaciones sociales. Bastaría cambiar estas relaciones sociales que determinan nuestra conciencia, nuestra ciencia y nuestra lógica, para obtener un hombre nuevo. Ninguno de los dos sostendría la tesis kantiana de que el hombre es un fin en sí mismo y que ni Dios puede usarlo como medio pues para ambos el hombre actual es solo un momento de una evolución hacia algo mejor, una tierra prometida para cuyo alcance todo es permitido, incluso el atropello de los derechos humanos. La diferencia estriba en que Nietzsche pone énfasis en la biología del ser humano, como más tarde lo haría Hitler. Marx, en cambio, no se interesa para nada en lo biológico, sino en lo social. Por algo los nazis utilizarían métodos propios de la crianza selectiva de animales (cruces entre los mejores, eugenesia, eutanasia…) para obtener una raza superior mientras los marxistas aplicarían una ingeniería social para lograr el hombre nuevo. Tal era el énfasis en lo social de los marxistas que para ellos incluso nuestra venerable lógica aristotélica conducía a un mundo estático y era un instrumento de opresión de las clases dominantes sobre las dominadas. El principio de identidad (A=A, una cosa es igual a sí misma) y el de no contradicción (A no puede ser no A) implicaban un mundo estático, según los marxistas, en el que el señor siempre iba a ser señor y el proletario, proletario. Eran un reflejo mental de un mundo dividido en clases sociales fijas. Por eso la lógica dialéctica negaba los principios de la lógica formal y los sustituía por tres leyes: ley de los cambios cuantitativos que se convierten en cualitativas, ley de la coincidencia de los opuestos y ley de la negación de la negación.

Hegel, creador de la lógica dialéctica, y Marx consideraron que la lógica clásica era incapaz de explicar el movimiento y el cambio. Una cosa nunca es igual a sí misma, sino que está en perpetuo cambio, decían. Moverse implica estar y no estar en un lugar, cambiar de cualidad significa que somos y no somos una cosa. La ley de los cambios cuantitativos que se convierten en cualitativos explica cómo evolucionan las especies. Por ejemplo, en un ancestro nuestro se acumularon cambios de cantidad –menos pelo, cerebro más grande- hasta que se dio un cambio de cualidad, se pasó de simio a humano. Hoy Hegel y Marx se apoyarían en el cambio de cantidad en nuestros cromosomas, de 48 a 46, que nos apartó de los simios y nos humanizó. También rechazarían cualquier diferencia esencial entre simios y humanos. Hubo un momento en que fuimos una mezcla de ambos, simios y humanos a la vez, en contra de lo enunciado por el principio de no contradicción.

¿Era la lógica aristotélica tan estática como afirmaron hegelianos y marxistas? En realidad no. Entre los griegos anteriores a Aristóteles la identidad y la no contradicción se usaban para plantear dilemas como el siguiente: “Si Sócrates murió, murió cuando estaba vivo o cuando estaba muerto. Pero no murió cuando estaba vivo, porque nadie puede estar vivo y muerto a la vez. Tampoco murió cuando estaba muerto, pues nadie muere dos veces. Por tanto, no murió nunca”. O bien, Zenón planteaba su aporía contra el movimiento de una flecha que va en el aire. La flecha no puede moverse en el espacio en que está, porque lo ocupa totalmente, ni en los espacios en que no está, porque no está allí. Como no tenemos palabras para explicar cambios de estado o posición, por ejemplo, una palabra para la transición entre estar vivo y estar muerto, eleatas y sofistas se aprovechaban para confundir a la gente. Aristóteles introdujo su célebre ser en potencia para aclarar estos problemas. Un ser no puede estar vivo y muerto a la vez en acto, pero todo lo vivo potencialmente está muerto. Un niño no puede ser niño y adulto a la vez, pero contiene en potencia al adulto que será. La lógica aristotélica no era tan estática como la caricaturizaron algunos marxistas. Por el contrario, el tiempo ha demostrado que la lógica dialéctica contenía más errores que la aristotélica. La ley de los cambios cuantitativos que se convierten en cualitativos no tiene alcance universal. Marte, la Luna y otros astros tienen continuamente cambios cuantitativos pero no hay allí saltos de cualidad. Siguen siendo iguales en cuanto al concepto, como decía Aristóteles. Marte continúa siendo un planeta y la Luna, el satélite de la Tierra, A sigue siendo igual a A y no puede ser a la vez no A, ninguno de los dos puede ser satélite y planeta a la vez, en acto.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Luis Alberto Solórzano Sojo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información