Historia

Síntesis De La Jurisdicción Mercantil.

Síntesis De La Jurisdicción Mercantil. - Historia

Rasgos de la historia de la jurisdicción mercantil en el siglo XIX

 

El derecho comercial colombiano nació en el año 1842 con el proyecto de Código en dicho momento, el cual fue expedido una década después, es decir, en el año 1852. Realizando un orden en lo que respecta  a la expedición de códigos a lo largo de la historia, la ley mercantil ocupa un tercer lugar detrás del código penal y de procedimiento civil, respectivamente.  El código de comercio mantuvo el estatus de proyecto durante una década en razón a la historia convulsionada político colombiana, ya que en el campo de la codificación hubo un enfrentamiento entre liberales y conservadores, en donde los gobiernos conservadores estuvieron más ligados a la compilación que a la codificación, todo lo contrario, sucedía con los gobiernos liberales cuyo objeto estaba en la codificación como la mayor de sus preferencias.

 

Es de resaltar, que en medio de la primer guerra civil colombiana denominada “la guerra de los supremos” el derecho de alguna manera estaba naciendo en nuestro medio con una importancia significativa. Ahora bien, es menester entrar de lleno a la historia de la legislación mercantil con todas sus particularidades del tema. Por ello, es importante partir de la base que expresa un autor Norteamericano llamado Mainz, en la que alude a que “en un país subdesarrollado, necesariamente debe un producir legislación subdesarrollada.”.  Como consecuencia de ello, nuestro derecho mercantil está enormemente afectado por el subdesarrollo nacional colombiano en general y que por tal razón va a llevar a la producción de leyes bastantes precarias en la materia de estudio como también permeando a todo el sistema. Otra razón válida del subdesarrollo, tiene su fundamento en la capacidad intelectual precaria de los abogados, ya que padecen de grandes vacíos en su formación y en el conocimiento del derecho y claro efecto de ello, se verá reflejado en la endeble normatividad vigente carente de mucho fundamento y finalidad de las mismas.

 

Plagiadores jurídicos, este es un hecho eminente en la historia nacional producto de la deficiencia intelectual de los legisladores, que lo único que saben hacer es copiar códigos de todos los lados  a través de la teoría del trasplante jurídico, en virtud del cual toda la legislación carece de todo tipo de autenticidad, de elaboración propia debido a la deficiencia intelectual de la gozan todos aquellos encargado de expedir la ley.  Es lamentable, que en un país lleno de abogados y muchos de ellos con una sabiduría  prodigiosa, acreedores de una vida jurídica impecable, utilicen el recurso de la copia jurídica para generar ley, donde mínimamente lo único que acuden hacer, son ajustes gramaticales. Es así, como nace la legislación colombiana, y en particular la comercial.

 

Efectuando un breve estudio en punto a dilucidar la famosa teoría jurídica del trasplante jurídico aplicándola a la legislación mercantil. El código de comercio colombiano es más pequeño del modelo original que se copió, dejando por fuera pequeños detalles que se convertían superfluos en materia de aplicabilidad. Por lo tanto, se llega a la conclusión que el código mercantil alrededor de un 75 % es totalmente igual al código del cual se plagio, esto es del código de comercio de España de 1829. Lo único cambia, como se ha venido mencionando a lo largo del escrito, son correcciones modificables y otros asuntos que no fueron de mayor agrado para el redactor colombiano y por tanto decidieron no copiar., lo que se conoce bajo la denominación de exclusiones. En otras palabras, el legislador no hizo nada más que eliminar y modificar asuntos del código español para que por supuesto se llevara al colombiano.

Por otro lado, es menester mencionar como aspecto curioso que el primer redactor del código de comercio colombiano para sorpresa de la comunidad jurídica local, no fue un estudioso del derecho, toda que fue por un señor llamado José Vallarino Jiménez de nacionalidad panameña y de profesión desemejante.

En conclusión, el calificativo de plagiadores jurídicos se debe a la deficiencia intelectual de los legisladores que a través del trasplante jurídico copian códigos de todos lados donde mínimamente lo único que realizan son ajustes gramaticales, para así darle vida a la legislación colombiana y en particular a la comercial. Todo ello, es producto del país subdesarrollado que es Colombia que como tal produce legislación subdesarrollada.

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Josegu

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información