Anuncios
Sociedad

Sobre Los Desvaríos De Un Cuerdo

Sobre Los Desvaríos De Un Cuerdo - Sociedad

Desvaríos de un cuerdo

 

Sólo un loquero puede hablar sobre la locura en su estado más puro, es verdad; pero ¿por qué no se le permite al enfermo explicar su enfermedad? Dentro de la razón, aquellos que no perciben o que no están aptos para vivir se les aísla hasta reformarlos. Lo común está mucho más limitado de lo que se cree; sólo un pequeño espectro dentro de la cotidianidad es común, pero incluso el mismísimo amanecer se ha vuelto una normalidad. Un loquero debe atender y entender, traduciendo los pensamientos a su realidad —que ya no es un común para ninguno, obviamente—; el paciente expone su realidad, desgarrando la normalidad del loquero. El loquero, en su perspectiva, es lo absoluto; el loco, en su perspectiva, es la verdad. Incluso así, ninguno ha de tener la razón.

La perspectiva es sólo una alucinación que se involucra íntimamente con el pensamiento común y el pensamiento normal de una especie. El pensamiento común  resalta las necesidades de esta, priorizando el instinto. El pensamiento normal es la perspectiva a mediano plazo, aquella que cada individuo, individualmente, adopta debido a su entorno. Lo malo podría haber sido bueno, en algún momento, por el contrario: lo bueno pudo haber sido malo —simplificando. Aquello que conocemos como correcto, ¿verdaderamente existe? ¿O sólo es una consecuencia del pensamiento? Es tan sencillo como una vulgaridad.  Adaptación. El humano  buscó  un  estado de bienestar absoluto ligando ambos pensamientos, involucrando la necesidad con la razón mayoritaria. ¿Quién no ha sido juzgado por la mayoría?

El humano está influenciado por el pensamiento ajeno desde que empezó a razonar, pero no fue sino hasta que las primeras muestras de filosofía salieron a flote que el humano perdió su capacidad de razonar para sí mismo, como ser individual, y adoptó una razón mayoritaria, limitando su capacidad mental. Se intentó adoptar un sistema que no le pertenece a la humanidad. Sólo las hormigas pueden vivir las unas por las otras. Se intenta pensar por otros sólo por conveniencia, sin razonar sobre que no hay pensamiento compartido; la verdad se tergiversa por la mayoría. Cada ser humano le otorga su propia normalidad, haciendo  de la moral una subjetividad insidiosa. ¡La especie es incapaz de pensar por otros!

Se limita al que no piensa de una misma manera porque está fuera de las estipulaciones características de la raza humana. Un defecto que se internalizó incluso afectando a cada uno personalmente; ¿quién no se ha juzgado por un pensamiento propio? No eres normal, no eres capaz de pensar adecuadamente. Aquel miedo a lo desconocido retuerce el alma, incluso si es ella misma la que se debe confrontar. Hay un enfrentamiento de poder entre lo que es y lo que podría ser, una democracia arreglada por factores externos que se entrometieron en la vida desde que se aprendió una lengua. La definición del pensamiento está arreglada desde antes de haber nacido.

¿Aquellos que pierden de vista su propia normalidad para adoptar la de otros no son los más adecuados para llamarse a sí mismos ‘locos’, que aquellos que aceptan su propia normalidad, aunque sea anormal? No hay razón alguna para pensar que alguno tenga la  razón.  Nadie es capaz de decir con exactitud cuál es el pensamiento mayoritario en la presente declaración. Se es humano y,  por eso, ya  se han perdido las razones propias, se ha tergiversado la realidad. Todos y cada uno lo han hecho. Y no es malo. El primer paso es aceptar que, incluso dentro de la cordura, se puede desvariar.

 

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Danael R.

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información