Salud

Cómo sobrevivir a la crisis de los 30

Patrocinado


Cómo sobrevivir a la crisis de los 30 - Salud

¿Quién no ha oído hablar de la famosa crisis de los 30? Los que nos acercamos peligrosamente a esa edad lo oímos constantemente, en todas partes. El problema comienza cuando la crisis de los 30 años se adelanta peligrosamente y comienza antes de tiempo. La crisis de los 30 no tiene precisamente que comenzar a esa edad sino que puede hacerlo alrededor de ella, tanto antes como después. Aquí os enumero una serie de síntomas y qué podéis hacer para remediarlos (léase con un toque de humor por favor)

  • Empiezas a pensar en cuando tenías 18-20 años y piensas en todas experiencias que no viviste a esa edad. Surgen preguntas como: ¿Y si hubiera ido a aquella fiesta? ¿Y si hubiera estudiado tal carrera? ¿Por qué no hice aquello? Y estas preguntas hacen que te sientas especialmente mal por todos los momentos que podrías haber vivido y no lo hiciste. Una lección muy importante que deberás aprender es que no vale preguntarse ¿Y si…? Las decisiones que tomaste eran las que en aquel momento te parecían más acertadas por lo tanto admite lo que pasó y listo, ya no hay nada que podamos hacer. Si cuando tenías 20 años decidiste no ir a aquellas vacaciones a la playa con tus amigas porque querías quedarte con tu novio de entonces no hay nada que puedas hacer, pero si piensas que podrías haber estudiado diseño gráfico en vez de magisterio ¡anímate! Es algo que todavía puedes hacer, nunca es tarde. Por ello, debes aprovechar todas estas preguntas para conocerte mejor y poder hacer todo lo que siempre quisiste hacer y no pudiste.
  • Comparas tu vida con la de los demás. No es bueno compararse, nunca, en ninguna ocasión. Cada persona tiene diferente situación personal, ha tomado diferentes decisiones, sus elecciones personales la han llevado por otro camino… pero nada de esto quiere decir que la otra persona ha triunfado y tú no. Así que si hay algo que de verdad envidies de alguien (por ejemplo que haya montado su propio negocio) intenta inspirarte para poder cumplir tus sueños y olvídate de lo que hacen el resto de personas de tu edad.
  • Piensas que no has cumplido ningún propósito y que tu vida no es como te la imaginabas. ¡Por supuesto que no lo es! Cuando yo tenía 20 años me imaginaba que a los 30 ya sería una señora casa, con hijos y trabajando en una oficina. Pues… nada más lejos de la realidad pero eso no quiere decir que no haya cumplido objetivos en mi vida y que la haya desperdiciado, simplemente la vida es un camino y no tienes ni idea de por dónde vas a ir ni adónde vas a llegar. Enfócate en ser feliz.
  • Empiezas a preguntarte por la felicidad. ¿Realmente es esto lo que quiero? ¿Soy feliz con lo que tengo? Creo que son preguntas muy profundas y que si realmente la respuesta es negativa deberías replantearte el sentido de tu vida. Si la respuesta es afirmativa sigue por el mismo camino.
  • Haces cambios importantes en tu estilo de vida. En general, al acercarse a los 30 (aunque no todo el mundo) comienzas a comer más sano, apuntarte al gimnasio, salir menos de fiesta porque acabas destrozada al día siguiente…En fin, que vas notando que tu cuerpo no es el mismo, que ya no eres una jovencita y que todo pasa factura por lo tanto empiezas a cuidarte para verte mejor. Todo esto puede afectarte negativamente y entristecerte pero hay que aceptar que la vida es así y que aunque no nos demos cuenta el cuerpo cambia constantemente con la edad. Si lo que quieres es mantenerte sano empieza a cuidar tus hábitos y para esas pequeñas cosas que van cambiando simplemente tómatelo con humor.
  • Si tu vida profesional no es cómo te imaginabas sientes que no vales para nada. No es justo que pienses de esa forma. Quizá no es lo que soñabas pero puede que no sea tan malo como piensas. Si no te sientes cómodo con tu vida laboral deberás tomar cartas en el asunto e intentar mejorar laboralmente. Muchas personas a esta edad dan giros radicales a su carrera así que ¿por qué no vas a hacerlo tú?
  • Cambias tu forma de vestir y tu peinado. Como ya no tienes 20 años empiezas a poner límites a tu ropa y a tu cabellera. Uyyy esto no me lo puedo poner, esto ya no es para mí, si fuera más joven me pondría aquello, mejor me corto el pelo así… No permitas que estos pensamientos pasen por tu mente. Si te gusta y te sientes bien llevándolo (muy importante que te haga sentir feliz) úsalo. La ropa y el peinado no tiene edad, somos nosotros quien se la ponemos.
  • Ganas de llorar, muchas ganas de llorar sin sentido. Si es que todas las emociones que experimentamos en esta etapa nos afectan y nos hacen estar más sensibles. Si de verdad tienes ganas de llorar ¡hazlo! Concédete un par de semanas de bajón, de estar triste, de no saber que haber con tu vida, de rabia, de incertidumbre… Eso sí, no permitas que estas sensaciones se acomoden en ti, estos momentos negativos tienen que durar un corto periodo de tiempo y después debes volver a recuperar tu ánimo de siempre. A veces es necesario tomar perspectiva para volver con energías renovadas. En caso de que te veas muy impactada por la negatividad y creas que no puedes salir tú sola habla con un profesional.

Y recuerda… ¡¡la crisis de los 40 está cada vez más cerca!! (Es broma)

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.57 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Morgana

Deja un comentario