Literatura

Solo, entre amigos.



Solo, entre amigos. - Literatura

En ese preciso instante a las 23:59 del último día del 2019 a escasos segundos de terminar el año, sentí la necesidad de levantarme de la mesa y salirme fuera a la terraza entre las extrañas miradas de mis amigos y sus respectivas parejas. Necesitaba estar solo en ese momento, quería evadirme por unos segundos de esa felicidad ficticia e impuesta que nos han hecho creer toda la vida, donde debemos seguir una tradición que realmente no me gusta para nada.

Mientras me iba alejando podía visualizar el rostro de nerviosismo y felicidad que reflejaban sus rostros ante el inminente final de año. No entendía a comprender que yo fuera el único entre esa multitud que pensaba tal cosa.

Sin  cruzar palabra con nadie salí a la terraza y decidí encenderme un cigarrillo en esa fría noche de invierno mientras a través de esos grandes ventanales observaba a primera fila como si de una película se tratara a toda esa gente comiendo las uvas, felicitándose y celebrando con sus copas la bienvenida de un año nuevo.

En ese instante ante esa escena, por mi cabeza solo pasaba una cosa, en ese momento no tenía capacidad para poder pensar en algo diferente, solo un pensamiento se albergaba dentro de mí.

Sabía que no era mi sitio, sabía que no deseaba estar ahí. Lo único que si sabía era con quien y donde quería estar. Pero era imposible, mi único auto convencimiento era mirar hacia alguna estrella por si en aquel preciso instante y como si del destino se tratara coincidieran nuestras miradas en el tiempo y en el espacio para así tener una especie de conexión cósmica. Que ingenuo…

Estaba lucido, más que nunca, esa noche había bebido muy poco y una especie de nostalgia me embargaba, no podía de dejar de hacer balance,  necesitaba cambiar muchas cosas, pero todo dependía especialmente de una por encima de todas.

Ante esa situación, miles de pensamientos abordaban en mi cabeza, no era capaz de entender que es lo que había hecho mal en esta vida, porque era tan diferente al resto? Porque yo no podía estar ahí dentro con esa gente, con una pareja. Quería sentir por una vez ese sentimiento de lo que dicen es felicidad.

Lo peor es que ya estaba acostumbrado a sentirme así, había tenido la misma sensación de soledad entre mis amigos desde hacía muchos años, no era nuevo para mí. Pero esta vez era diferente no podía mas, no tenía fuerzas para seguir adelante, estaba a punto de rendirme…

Quería terminar el año y comenzar empezando de cero, pero ese pensamiento solo dura un instante, solo dura hasta que te despiertas el día siguiente con la resaca del que ha dejado un año de mierda atrás. Solo el despertar y pensar que este año debería ser diferente, no es más que la vana ilusión de estar persiguiendo un sueño que es inalcanzable.

Cuando termine mi cigarro reflexivo volví a entrar a la casa, mis amigos no podían ser capaces de comprender por lo que estaba pasando, que es lo que me hacia estar triste, que es lo que me consumía día a día, pero si eran capaces de juzgarme por no ser como ellos, por no celebrar una “tradición”, por ser siempre el simpático raro del grupo…

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Dimar6

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información