Sociedad

Sólo Quería Ganarme La Vida Y Llas Pandillas Me Lo Impidieron,

Sólo Quería Ganarme La Vida Y Llas Pandillas Me Lo Impidieron, - Sociedad

La  historia  que  contaré  es 100% real y  tengo  mucha  suerte  de  estar  con  vida. Resido  en  un  país  de Latinoamérica, plagado  de  pandillas  hasta  en  la  sopa, específicamente en  uno del    llamado  Triángulo  Norte,  conformado  por  Guatemala, Honduras  y  El  Salvador. Soy  docente  de  profesión y  he  trabajado  en  colegios  de  prestigio,  pero  he  estado  sin  empleo y,  difícilmente,  me  lo  dan  por  edad( ya  llegando  a  los 50 años).  Cierto día,  hace  2  años , apróximadamente,  decidí aventurarme a  trabajar  en  cualquier  cosa  que  no  tuviera  que  ver  con  mi  profesión,  fue,  entonces,  que  encontré  un  trabajo  vendiendo  sorbetes  artesanales,  en  carretón. Mi  jefe  me  mandó  a  una  colonia,  muy  bonita,  de  la  zona  occidental  de  mi  país,  con  buenas  residenciales,  vigilancia  las 24  horas,  sin  barrios  marginales.  Nadie  podía  sospechar que  allí  existían estos  temibles   grupos  delincuenciales   o  maras (como  se  conoce  en  mi  país a  las  pandillas). Mis  días  fueron  felices,  de  7 a 10 AM, preparabamos  los  sorbetes  en  unos  recipientes metálicos  conocidos  como  cubetas, alli batiamos   los  líquidos  de  sabores  como  tamarindo,  nance,  arrayan, leche, etc,  que  se íban  congelando  por  el  efecto   que  causaba  el  hielo  y  la  sal, alrededor  de  las  cubetas,  hasta  convertirse  en un  sorbete   delicioso  y , sin  utilizar,  energía  electrica  en  su  preparación. Luego,  al  finalizar  su  congelamientos,  se  nos  repartían  las  porciones en  otras  cubetas,  en  cada carretón, para  ser  trasladados hasta  una  plaza  a  la  entrada  de  dicha  colonia. Al  llegar,   bajábamos los  carretones del  transporte y,  luego,  recorriamos  toda  la  colonia,  que  a  su  vez,  estaba  compuesta  por  alrededor  de 5  residenciales enormes. Lo  que  más  adoraba era  ver  la  carita  de  los  niños ,  felices,  cuando  llegaba  sonando  mi  campanita ,  ansiosos  de  deleitar  su  paladar con  mis  delicias ,  también, me  gustaba la  felicidad  de  muchos  adultos  que  necesitaban  saciar  su  vicio  por  los  deliciosos  sorbetitos artesanales  de  sabores,  un  exquisito  manjar. No  me  iba  tan  mal  en  la  venta, pues en  los  peores  días, ganaba entre $8 y $9  y las  mejores  ventas  eran  de  $15  y $20, tomando  en  cuenta  que , en  mi  país,  ganar $10  es  suficiente  para  comer y  pagar  ciertos  gastos.  Otra  ventaja  es  que  soy  soltero y,  al  fin  de 20  días, ya  tenía  un  buen  dinerito  ahorrado. Así  pasé  vendiendo  por 2  años, recorriendo 2 residenciales, satisfaciendo  a  mis  clientes  de  todas  las  edades.  Me  sentía  feliz porque, a  pesar  que  me  habían  dicho  que  allí  existían  los  pandilleros, nunca  me  habían  dicho  nada,  me  dejaban  trabajar  en  paz.  Pensaba: gracias  a  DIOS que   estos  muchachos  no  me  dicen  nada;  no  son  malas  personas  como  dicen  las  noticias; no  descuartizan  personas; no  exigen  dinero  a  cambio  de  no  asesinar  a  la  gente; ni  mucho  menos  son  drogadictos.  Hay  que  comprenderlos  y  tratar  de  ayudarlos. Toda  mi  percepción  acerca  de  ellos y  mi  sentimiento  de  seguridad  cambiaron,  cuando,  uno  de  tantos  días  que  me  iba  muy  bien  en  la  venta,  al  filo  de las 3 de  la  tarde,  entré  a  un  pasaje y pasé  frente  a  un  grupo de  estos «parásitos»,  sentados en  una  acera. Repentinamente,  uno  de  ellos  me  llama , a lo  que  yo  pensé: excelente un  sorbete  para  cada  uno,  aquí  hago  unos  $3 . El  pandillero,  bajito,  flaco,  color  de  piel  obscura ,  con  voz  grave  e  intimidante, me  dice  :  -Vení vos, decime ¿de  dónde  venís  vos  a  vender?-.  En  ese  momento  yo  recordé  lo  que  mi  jefe  me  dijo  que  les  respondiera  si  algún  día  me  paraban  y  preguntaban eso.  En  ese  momento  les  digo,  pero  ya  con  una  voz  algo  nerviosa – vengo  de la  Colonia  El  Carmen – y  dicha  colonia  era  de  la  misma  pandilla, pero,  en  la  realidad  nosotros  veniamos  de  un   sector  contrario  a  la  pandilla  que  me  había  detenido y  eso  implica  sentencia  de  muerte. Luego,  el  cabacilla  del  grupo comienza a  decirme: –  yo  sé  que  nos  estás  mintiendo  y  nosotros  eso  no  lo  perdonamos,  así  que  ya  vamos  a decidir  si  te  dejamos  ir  o  te  metemos  un  par  de  balazos  ya,  aquí  mismo,  y  nadie  vio  nada,  así  que comenzá  a  decir  la  verdad-. En  mi  desesperación porque  sabía  que estos  tipos  cumplirían  su  palabra, decidí  decirlles  todo,  que  yo, realmente  venía  de  cierta  colonia en  la ciudad  capital y  que  no  era  del  lugar  donde  hacían  los  sorbetes. Ante  mi  confesión,  el  lider  de  la  pandilla  me  dijo:-vos  nos  estás mintiendo  y  aquí  te  vamos  a  matar-,  diciendo  estas  palabras ,  me  dio  tres  golpes  fuertes  en  el  estómago,  mientras  que  otro  decía  que me  daría  con  un  tubo  metálico  que  estaba  cerca.  En  ese  preciso  momento  el  resto  de  los  delincuentes abría  mi  carretón y saciaba  su  paladar  con  los  sorbetes que  aún  no  vendía. Después  de  varios  minutos, por  el  temor, ya  hasta  la  noción  del  tiempo  había  perdido, el  jefe  me  dice: – mirá,  quitáte la  camisa,  queremos  ver  si  tenés  tatuajes-; como   no  me  encontraron,  me  dice:- entonces  vos  sos  policía y  ya  vas  a  ver,  te  vamos  a  quemar  vivo. En  este  momento  vamos  a  hablar  a  nuestra  gente  a  ver  si  te  reconocen y  si no,  te  morís,  porque  no  es posible  que  ni  sepás  cual  es  la  pandillla  del  lugar  donde  víves  realmente-. Después de unos  45  minutos  de  terror,  amenazándome  que  me  asesinarían y  preocupados  que  algún  policía  real  podría  llegar  hasta  donde  me  tenían  detenido,  el  jefe  me  dijo: – vaya  te  vamos  a  dejar  ir,  pero  nos   vas  a dejar  tu  teléfono, y todo  el  dinero  que  tengás-. En  todo  ese  tiempo  que  me  tuvieron  preso,  ya  habían  revisado  mi  teléfono inteligente; habían  urgado  en  mi  carretón  para  ver  si  no llevaba  arma,  me  quitaron, también $70,  que  eran  producto  de  mi  esfuerzo  de 10  días  de  trabajo. Para  finalizar,  me  dijo,  siempre  el  jefe: – vaya ,  vas  a esperar 30  minutos  y,  después,  te  vas  por  abajo y  salís,  rápido,  de  aquí y,  nunca  más ,  te  queremos  ver  en  ninguna  parte  de toda  lo  colonia, de  lo  contrario  te  matamos y, si  le  díces  a  algún  policía,  te  va  a  ir peor,  ahorita  vamos  a  mandar a  alguien  que  te  siga. Hice,  exactamente,  como  me  lo  ordenaron,  esperé  la  media  hora,  me  salí  por  abajo  de  esa  residencial , en  particular, que  era  una  de  las  cinco  que  conforman  dicha  colonia.Después  de 2  meses  de  haberme  ocurrido  esta  amarga  experiencia, nunca  más  regresé y  me  he  propuesto  encontrar  un  empleo  en  el  sector  donde  vivo  que es  una  de  las  pocas  zonas  de  mi  país, El Salvador, que  no  están  controladas  por  estos  grupos  de  sujetos sin  moral,  enajenados,  perdidos  en  drogas y  carentes  de  valores.  Quiero  insistir  en  que  yo  tuve  mucha  suerte,  que  muchos  otros  salvadoreños no  tuvieron,  pues  han  sido  asesinados . Ojalá  que nuestros  políticos  trabajaran  ,  realmente,  por  ayudar  a  la  población  decente  y laboriosa,  eliminando,  de  una  manera racional, a  estos  grupos  de  pandilleros.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

2.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

sergitus

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información