Historia

Somos del Aire y del Mar



Somos del Aire y del Mar - Historia

Desde pequeña aprendí muy pronto que los canarios somos del viento y del mar. Me subí a un avión por primera vez a los seis años y medio. Mi primer viaje junto a mi familia, de Santa Cruz de La Palma a Lanzarote. No eran unas vacaciones, era el comienzo de nuestra nueva vida.

Fue una aventura maravillosa, sentir como el avión despegaba y dejaba atrás a nuestra gente, casitas, árboles, carreteras, etc. De pronto, mi mundo conocido se veía rminúsculo desde las alturas, de juguete, como un gran puzle. Y qué decir de la fatiguita que sentí cuando el avión se estaba levantando de la pista después de coger velocidad e impulso , ¡qué delicia para mis sentidos infantiles de aquel entonces!

Lo que para mi fue una aventura que aún recuerdo con cariño, hoy es el día a día de muchos isleños que se desplazan a otras islas, e incluso a península y más allá para trabajar y de vez en cuando reunirse con los suyos por tierra o por mar. La necesidad constante de desplazarnos por los distintos motivos que llevan a la gente a moverse, para nosotros es parte de nuestra idiosincrasia. Vivir en Canarias es un placer pero también nos cuesta lo nuestro a los canarios.

No siempre ha sido fácil para nosotros estar comunicados con los nuestros más allá del teléfono o el correo, ahora también a través de las nuevas tecnologías; a menudo nos han costado los billetes de avión más baratos a península que entre islas, pese a contar con el descuento de residente, que se supone una ayuda para paliar la dificultad de vivir en islas rodeadas por mar. Hecho que ha propiciado que nos movamos un montón en barco y que hayamos acogido con los brazos abiertos los barcos rápidos, dado que no resulta cómodo ni fácil viajar por mar.

Además, a nosotros nos sale caro vivir aquí, sobretodo a las islas que no son capitalinas, esas chiquitinas que están menos pobladas pero no por ello son menos importantes, si no que se lo pregunten al turismo. Recibir mercancía, la cesta de la compra, la gasolina, etc. Es cierto que pagamos menos impuestos que España con el IGIC, pero pagamos con creces por otro lado por ser españoles. Nunca se nos ha regalado nada. Vivir en el paraíso tiene su precio

No olvidemos que Canarias también vivió un fuerte fenómeno migratorio entre los siglos XVII y las cinco primeras décadas del XX. Los “tiempos malos” de las Canarias llevaron a muchos isleños a diferentes puntos de América Latina, sobretodo a Venezuela y Cuba, pero también fuimos más lejos, a países como Santo Domingo, Puerto Rico, Estados Unidos, Argentina, México, Uruguay, etc. El mar fue nuestra salida y también nuestro cementerio; el sol, las estrellas y la luna fueron nuestras más fieles compañeras. Fueron tiempos muy difíciles, muchos se jugaron la vida para pisar el terreno de esa nueva vida hecha de sueños; algunos no llegaron, otros sucumbieron allí.

Quienes subieron a los primeros barcos de vela para vivir aquella odisea al continente americano fueron realmente valientes por necesidad y no por capricho, ya que los motores de vapor para la navegación no se crearon hasta el último tercio del siglo XIX y hasta bien entrado el XX, el la pobreza hizo que muchas personas se jugasen la vida en esa ruta.

Gracias sobretodo a Venezuela y a Cuba muchos isleños tuvimos oportunidades. Tres de mis tíos abuelos por la rama materna, los varones de la familia, hicieron ese largo viaje (dos descansan en paz ya) por labrarse un porvenir en su juventud; uno casi pierde la vida en un barco de vela, le siguieron un tiempo después sus hermanos en un barco de vapor. Fueron hijos del mar. Gracias a Venezuela en sus buenos tiempos sostuvieron a sus familias, mandaron dinero y tiraron horas como esclavos para poder vivir dignamente. ¿Nos suena?

“Mañana me voy de aqui,
lejos del Teide querido,
porque no puedo vivir,
en la tierra en que he nacido…”.
Pérez Vidal

Los Canarios siempre seremos hijos del viento y del mar, tenemos el coraje de los volcanes en nuestro corazón y somos nobles, abiertos y comprensivos con los inmigrantes que dejan su vida entera en un segundo plano para hacerse un porvenir en una tierra que es de todos. Lo que hay que hacer es repartir mejor la riqueza en nuestro mundo y enseñar a buscar recursos antes de permitir que la gente se juegue la vida en el mar, engañada con la promesa de un mundo mejor porque las mafias se aprovechan de los sueños de los más vulnerables.

 

Esto quien mejor lo sabe son quienes tienen la huella de aquellos tiempos en su familia.

 

Fuentes de inspiración:

https://www.gobiernodecanarias.org/educacion/culturacanaria/emigracion/La_emigracion_canaria.htm

https://www.isladetenerifevivela.com/2012/06/los-barcos-de-la-emigracion-1900-1950.html

https://temascanarios.blogspot.com/2008/01/emigracion-canaria-cuba-historias-de.html

Fotos y coplas al mar de Canarias (III)

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Eridana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.