Anuncios
Cine y Televisión

Subcampeones

Subcampeones - Cine y Televisión
Hoy he ido a ver la película “Campeones”, algo que tenía pendiente después de tanta recomendación. No me ha decepcionado. He ido a verla con mi peque porque también es necesario enseñar la diversidad y explicarle “cosas”.
Varias reflexiones. Primera el trato exquisito con el que trata la discapacidad intelectual sin exagerar ni caricaturizar. Segunda las lecturas que se sacan, o al menos yo saco. La importancia del camino antes que el resultado o meta y alguna frase meritoria y pregunta que dejo en el aire…¿Quién es el realmente diferente? ¿Quién es realmente ayudado?
Lo diferente… Tuve la suerte de trabajar durante un par de años con chicos con discapacidad intelectual. Solo era una ruta de autobús por lo que nos veíamos a diario 2 horas. Recuerdo ese trabajo como uno de los más maravillosos que he realizado. Fui feliz en cada charrada, cada respuesta a sus preguntas muchas veces inconexas, con cada abrazo y con todas las risas compartidas. Fue muy gratificante y por eso cuando el “prota” de la peli se va al final no he podido evitar humedecer los ojos.  
Recuerdo a Naim y sus conversaciones sobre la monarquía y sus obsesiones varias, llamando sinvergüenzas a todos los que no cumplían las normas. Guillermo y sus conversaciones políticas en las que no salía bien parado ninguno. Y otros, que aunque ahora no recuerdo el nombre, me llenaban de abrazos y cariño cada subida y bajada del bus. Un abrazo allá donde estén ahora!!
Y en cuanto a las moralejas o conclusiones que yo saco. La importancia del camino. Poner en valor las cosas que se van haciendo en la búsqueda del objetivo. Si damos todo lo que tenemos el resultado es solo la guinda. En mi caso me siento feliz construyendo, mucho más que recogiendo resultados. Me encanta esa posición en segundo plano y fuera de focos. Disfruto del crecimiento esperando que otros aprovechen esos frutos. No tengo claro a que se debe este mecanismo, puesto que a nadie le amarga un dulce o un reconocimiento.
El reconocimiento lo busco en las miradas cómplices y en la cercanía. Busco la intimidad del éxito personal. Siento pudor ante cualquier halago público. Discreción. Imagino que cuando me convierta en abuelo cebolletas quizá me mole un poco más.
Seguramente también esto me ocurra en el amor. Aunque muy desentrenado por razones obvias, siento más interés en el enamoramiento que en  la consecución. Mi problema es que puedo llegar a confundir las mariposas con los gases estomacales…jajaja. Estoy enamorado o bien tengo dolor de tripas?? Jajajaja. Ni yo lo se. Bueno sí que lo se y no, no estoy enamorado. Mis mariposas están todavía en el capullo aunque noto que se mueven ligeramente.
Y ahora en serio. Quiero educar a mi hijo en la igualdad y la inclusión. Todo el mundo es diferente y en respetar esa diferencia está la virtud. Todas las personas podemos aportar cosas, del mismo modo que debemos ser receptivos a lo que nos ofrecen los demás.
Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

OSCARBUNBU

1 comentario

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información