Sociedad

Suicidio como muestra de deshonor



Suicidio como muestra de deshonor - Sociedad

El suicidio no es un acto de valentía, ni de dignidad y mucho menos es un acto para condecorar, es simple y llanamente un acto de cobardía por miedo a no enfrentar las consecuencias.
Los dirigentes Apristas entre otros deben tener mucho mucho cuidado al momento de explicar esta situación, ¿Cómo esta decisión puede ser un ejemplo heroico?
El deber de la sociedad es no permitir que estos hechos lleguen con un mensaje distorsionado a la juventud peruana… Esta es una demostración de cobardía hasta la muerte.
Una pena por la familia del ex presidente de nuestro país, que seguramente pasa por un momento muy duro, pero aún más lamentable es ver como la población peruana olvida tan rápido el daño, la corrupción y el mal manejo de la nación por parte de este individuo.
La visión más clara de lo sucedido, es que esta serie de investigaciones aún no acaban y que recién empiezan para otros investigados. El hecho de que uno de los involucrados hoy no se encuentre entre nosotros no quiere decir que el resto de personas asociadas al caso queden impunes, por lo contrario, la fiscalia y las autoridades aún tienen un largo listado y todo un proceso por seguir en busca de la verdad y la justicia.
El compromiso por la revelación de pruebas, sigue en pie y aún si el proceso toma mucho tiempo, los ciudadanos debemos seguir perseverando y confiando en aquellos que han demostrado que su única intención, no es ser tildados como asesinos, sino ERRADICAR la corrupción pese a quien le pese, sin faltar a los derechos constitucionales de nuestra nación con los que se basan para poder cumplir con la ley y enfrentando cualquier individuo, como el difunto, con el fin de hacer de este, un país con honor.
Somos un país «democrático», pero más que ser un país «democrático», que por supuesto, se basa en una tolerancia mutua y en el respeto a nuestras libertades sin invadir la libertad de otro. Es más grande y valioso podernos convertir en un país lleno de honor, HONOR HASTA LA MUERTE, mantener nuestro honor basada en LA VERDAD, para que un día nunca nadie se atreva a juzgarnos sin la mínima prueba.
Convertirnos nosotros mismos en una «víctima» no es signo de «valentía», es signo de DESHONOR.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Gabylia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.