Historia

Susurros, nunca sigas las voces



Susurros, nunca sigas las voces - Historia

En la hermosa Ciudad de Londres una pequeña niña de 6 años abría los ojos para recibir la bienvenida de un nuevo día, Valentine restregó sus pequeños ojos azules y soltó un potente bostezo, eran las 7 am y sus padres aún no iban a despertarse, tampoco era hora para ir a la escuela, así que la pequeña optó por encender el televisor y buscar en él algún programa entretenido sin mucha suerte, entonces decidió levantarse para ir al sanitario. La casa era bastante grande, por lo que tenía que atravesar el largo pasillo, luego la cocina y por último la sala de estar y solo entonces se encontraba de frente con el pequeño cuarto de baño, iba caminando por el oscuro pasillo y entonces escucho un pequeño y tenue susurro que venía de un lugar que ella desconocía.
Valentine..
La niña empezó a asustarse y apresuró el paso hacia el baño, pero mientras más se acercaba más miedo sentía pues se sentía observada, llegó por fin a su destino y se limitó a hacer lo suyo pero en medio de la faena volvió a escucharlo.
Valentine.. voy por ti.
Esto ya era demasiado para la pequeña, sentía un profundo temor y algo le decía que no debía mirar arriba y solo se dispuso a colocarse nuevamente el pantalón de pijama y salir de ese tétrico lugar, estaba un poco más tranquila ya que cada vez el cielo aclaraba más, pero algo volvió a incomodarla, una pequeña caricia en su espalda la palideció y corrió hacia su habitación sintiéndose perseguida por algo invisible y en un instante en el que giró levemente su cabeza le pareció ver una figura negra a los pies del pasillo, cerró la puerta con pasador y se volcó en la cama.
Ya eran las 10 am y Valentine se encontraba desayunando junto a su Madre, su padre se había ido a trabajar hace unos 10 minutos, él era constructor y su madre solo se limitaba a cuidar la casa y a su pequeña, mientras comían la niña soltó un bostezo y esto llamó la atención de Claris.
—¿No has dormido bien tesoro? —preguntó ésta acariciando tiernamente la mejilla de su niña.
—Extrañamente desperté más temprano que de costumbre y después no pude volver a dormirme..
—Que raro.. ¿has estado despierta desde las 7?
—Pues si, mamá, encendí el televisor pero no había nada interesante, luego me dieron ganas de ir al baño, pero ¿sabes? pasó algo extraño mientras me dirigía hacia allí..
—¿Que cosa tesoro?
–Pues sentí que alguien me llamaba, eran como susurros y de verdad me asusté mucho, en el baño también los sentí y además alguien acarició mi espalda..
—Ay hija seguramente solo fue tu imaginación y además estabas cansada, a veces el sueño nos juega en contra.
—Ah y además vi una figura oscura al pie del pasillo, me encerré en mi habitación y no deje de mirar a la puerta.
—Bueno, bueno ya basta de hablar sobre estas cosas que en unos minutos debo llevarte a la escuela, ve a alistarte.
—Si mamá, bajo en 10 minutos.
Valentine se dio una ducha y se colocó su uniforme, pero aunque intentaba olvidar lo de anoche y confiar en las palabras de su madre no dejaba de pensar en aquellos susurros, en aquella voz ronca pero que se podía notar que era femenina, y mientras se peinaba se sintió nuevamente observada.
Mientras se dirigían hacia la escuela en el automóvil rojo de Claris un silencio para nada incómodo invadía todo el ambiente, Valentine miraba por la ventana y la joven mujer concentraba su vista en el camino. Al llegar Claris dio un beso a su pequeña y ésta salió disparada a saludar a su mejor amiga.
—¡Hola Anny! —grito con una enorme sonrisa.
—¡Valentine! ¡Tengo algo que contarte!.
—Pues vamos a los columpios ¡Que yo también tengo algo que contarte!
Se dirigieron al lugar y Anny esbozó su más deslumbrante sonrisa y empezó a hablar, pero Valentine no podía entender nada de lo que su amiga decía ya que todo era un enredado de palabras.
—A  ver, habla más despacio por favor que no logro entender nada, ¿que a pasado?.
—¡Que Erick me a pedido que sea su novia! —dijo ésta dando pequeños saltos.
—¡No juegues que voy a enojarme mucho contigo si me estas mintiendo! ¿Es en serio?
—¡Si, mira! ¡Es la carta que me escribió pidiéndome que sea su novia!
—¡Dios Anny, te felicito amiga!
—¡Gracias lo sé! Estoy muy feliz.
Tocó el timbre que indicaba el ingreso para empezar las clases y ambas niñas corrieron riendo hacia la puerta y dirigiéndose a su salón. Nada extraño pasó durante la primera clase y el receso hizo su llegada.
—Ah, cierto que debes contarme algo, ¿de que se trata?
—Bueno.. ayer me desperté muy temprano y me dieron ganas de ir al baño..
—Entiendo.. ¿que más?
—Y pues sentí susurros y alguien me acarició la espalda y además vi una silueta negra en el pasillo, casi muero de miedo.
—¡No inventes! ¡Que miedo! ¿le has dicho a tu mamá?
—Si pero la verdad es que no me a creído.
—Así son todas, no creen hasta que algo malo pasa.
—Ojala que no porque..—En ese instante la cara de Valentine palideció y dio paso a una cara de horror.
Detrás de un árbol una mujer cubierta en sangre la observaba y su pequeño cuerpo empezó a temblar.
Valentine.. voy por ti.
—¡Valen, que ocurre!
—La.. la mujer..
—¿Que mujer? Valen me estas asustando..
—Esta detrás del​ árbol.. me está mirando..
—Yo no veo nada, ya no juegues.
Luego volvió a escucharlo.
Valentine.. Valentine..
—Anny vámonos, porfavor..
—¿Porque, que ocurre?..
—¡Vámonos por favor Anny!
La niña tomo a su mejor amiga de la mano y ambas salieron corriendo de ese lugar, la mujer no desapareció sino hasta el momento en el que salió del campo de visión de Valentine al cruzar por la puerta de entrada, durante las siguientes tres clases la niña no había pronunciado ninguna palabra y Anny la veía pálida y con temor en los ojos. Al llegar a casa no saludó a su madre como de costumbre y solo se encerró en su habitación, al llegar la noche fue a lavarse los dientes y al mirarse en el espejo vio con horror a la mujer detrás de ella.
¡VALENTINE!
En ese momento la oscuridad invadió el interior de Valentine y se sumió en un profundo sueño. En la penumbra de la noche ahí seguía ella, tirada en el suelo frío del baño, debían ser aproximadamente las 3 am cuando despertó, miro a su alrededor y no vio nada extraño, pero de pronto una mano agarró su pierna y la arrastro fuera de éste, Valentine gritaba y pegaba alaridos de terror pero parecía como si nadie pudiera escucharla, su madre había salido a pasear con sus amigas, por lo que la niña se encontraba sola en casa, la horrible presencia la llevó hasta el sótano y la encerró en medio de la oscuridad.
Valentine Valentine Valentine Valentine Valentine Valentine Valentine Valentine Valentine Valentine Valentine Valentine.
—¡YA PORFAVOR DÉJAME IR!
Voy por ti Valentine..
La pequeña estaba aterrorizada y solo pegaba gritos y gritos desgarradores, sentía que manos la tocaban y algo soplaba en su cuello, sentía una mano en su hombro y una cabeza se asomaba detrás de su nuca, quito rápidamente la mano fantasmal y corrió a abrir la puerta pero ésta no se abría, miraba hacia abajo y la mujer ensangrentada subía lentamente las escaleras y podía notar como su cuello se torcía y su boca se agrandaba, la mujer comenzó a gritar y empezó a correr escaleras arriba con el cuello torcido, la niña gritaba desesperadamente y parecía que sus cuerdas vocales se despedazaban y en ese momento la puerta se abrió, era su madre que había escuchado los gritos de su pequeña y corrió a ver que le sucedía.
—¡Hija por Dios! ¿¡que te ocurre mi vida!?
La niña no hablaba, estaba temblando y gritando desesperadamente, las lágrimas le caían una tras otra sin consuelo. Después de un rato Claris logro calmar a la niña y la recostó en su cama, no iba a dejar que su pequeña durmiera sola esa noche así que se puso el pijama y se acostó a su lado pero alguien empezó a llamarla.
Claris.. ven Claris.
Cómo si estuviera en un trance la mujer se levantó y se dirigió hacia algún lugar de la casa en busca de aquella misteriosa voz. En el transcurso de la noche la pequeña Valentine despertó y su madre no estaba a su lado, temerosa fue hacia el pasillo pero no la encontró allí, al mirar hacia la puerta la niña vio a su madre parada de espaldas en medio de la entrada, su pequeño cuerpo empezó a temblar y sintió una mano esquelética en su hombro, empezó a llorar y entonces llamó a su mamá.
—Mami.. mamita..
La mujer dió media vuelta y enfrentó a la niña y entonces ésta empezó a gritar, Claris tenía la cabeza llena de sangre y cuchillo en su mano, de repente su cuello se torció y su boca se agrandó, empezó a gritar y la niña salió disparada hasta su habitación en donde se ocultó en el clóset, sentía los gritos de su madre y alguien que corría en dirección a su cuarto, la puerta se abrió y alguien empezó a llamarla nuevamente.
—Valentine, tesoro, mami está aquí, no tengas miedo —Valentine sabía que esa voz no era la de su madre y empezó a llorar silenciosamente.
La mujer empezó a buscar a la niña por toda la habitación y aquella voz empezó a manifestarse.
El clóset.. el clóset.. el clóset.
A la pobre niña se le paró el corazón en cuanto su madre abrió la puerta y empezó a gritar, Claris tomo de los cabellos a la niña y empuñando su cuchillo la llevó hasta el sótano, lo último que la noche pudo percibir fueron los gritos de la mujer que apuñalaba a su hija a sangre fría y luego cortaba su garganta para desparecer en el infierno..
La mañana hacía su aparición, las calles de Londres se encontraban tranquilas y sus habitantes disfrutaban de un pacífico sueño, pero en aquella casa, en aquella calle la gente se asomaba y chusmeaban entre ellas, la policía revisaba el interior, habían sido llamados por un vecino que dijo aver escuchado gritos la noche anterior y en unas pocas horas todos aquellos habitantes de esa pequeña porción de la ciudad se enteró de lo ocurrido, en una camilla sacaban a una mujer embarrada en sangre y con el cuello completamente despedazado, no había señales de una entrada forzada por lo que la policía se extrañó de lo ocurrido, dentro los hombres buscaban a la niña pero no se la encontraba por ningún lado, Valentine había desaparecido sin dejar rastro. Mientras los policías se dirigían a la salida uno de ellos sintió una presencia extraña, miró nuevamente hacia el sótano y pudo ver una mujer ensangrentada que sujetaba la mano de una niña con el cuerpo bañado en sangre y el cuello torcido, apresuró a sus compañeros y luego de calmar a la muchedumbre se retiraron. El caso se extendió por 6 meces pero a pesar de los esfuerzos de la policía no pudieron encontrar al culpable, nunca más se supo lo que ocurrió con la niña y la mujer fue enterrada en el cementerio centrar de la ciudad.
Un año después
Una nueva familia se mudó a aquella casa, el matrimonio desempacaba sus cosas y una hermosa niña de 5 años corría por el jardín riendo y jugando con las flores. Después de la cena la pequeña se lavó los dientes y corrió a su nueva habitación.
—Emily, no corras pequeña que puedes caerte.
—Si mami, ¿me darás mis buenas noches?
—Claro que si mi amor, espera que llamo a tu padre.
La mujer desapareció por la puerta y entonces la pequeña sintió algo extraño, como si alguien la estuviera observando desde el clóset, iba a girarse cuando los padres hicieron su aparición, le dieron las buenas noches y se retiraron.
Eran las 4pm cuando Emily despertó, no sabía con exactitud el motivo pero otra vez volvió a sentir esa extraña sensación seguida de algo que la lleno de temor e hizo temblar su pequeño cuerpo.
Emily.. voy por ti Emily.
Luego escucho risas de una niña que provenían del sótano, se sintió llamada por alguna extraña precencia invisible, se dirigió hacia el lugar y abrió la puerta, la oscuridad le daba la bienvenida y temerosa bajo las escaleras, pero en cuando llegó abajo pegó un grito lleno de terror y corrió escaleras arriba, los padres se despertaron y consolaron a su pequeña.
Nadie supo lo que ocurrió en las semanas siguientes pero de repente la familia decidió mudarse de esa casa. Mientras los padres guardaban muebles y demás la pequeña Emily bajó al sótano para recoger una pequeña maleta en donde tenían papeles importantes y luego subió las escaleras con rapidez pensando en aquellos horribles momentos que había pasado allí anteriormente, se dirigió a la entrada pero antes de salir dió un último vistazo hacia el pasillo y ahí en su habitación pudo ver a una mujer parada tomando la mano de una niña, ambas ensangrentadas y con el cuello completamente torcido, la pequeña se llenó de temor y salió corriendo hacia el vehículo, no dijo nada sobre lo ocurrido, el padre puso en marcha el motor y se marcharon. Meses después, aquella casa fue demolida debido a numerosas denuncia de otras familias que manifestaron sentir.. cosas extrañas.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

FlorDelgado123

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información