Literatura

Tan cerca y a la vez tan lejano (Historia Real)



Tan cerca y a la vez tan lejano (Historia Real) - Literatura

Tan cerca y a la vez tan lejano

Voy a contar una historia, algo que me paso y espero que la persona que este leyendo esto nunca tenga que pasar por lo mismo.

El 23 de mayo tenía una sensación en el cuerpo que no me dejaba dormir, sentía que algo había quedado pendiente en ese día, como lo que sentís cuando piensas que te olvidaste algo y no sabes que es, ya sea lo más mínimo como que dejaste las luces prendidas de la casa y te vas por un buen tiempo, te olvidaste el celular, la plancha prendida o la comida en el horno. Juro que me quemaba por dentro el sentimiento de saber que era, hasta que ese mismo día a las casi 6 de la mañana, logre sentar cabeza y dormir.

Llego el 24 de mayo, ese día me desperté a las ocho de la mañana un poco atontado ya que solo dormí entre tres y cuatro horas, lo cual es raro en mí ya que mi periodo de sueño nunca suele ser de menos de siete horas. Estaba listo para ir a comprar los materiales para plástica

de ese día cuando justamente cuando ya estaba listo me llega un mensaje de un compañero de mi escuela secundaria, que decía lo siguiente

_Hola Lorenzo, te aviso que no hay clases porque lastimosamente fallecieron dos personas de nuestro curso…

En ese momento me quede helado y por poco casi me desmayo por la noticia, no sabía cómo reaccionar lo único que pude hacer fue acostarme en mi cama en silencio y mirar el techo, aunque paso media hora para mí solo fueron unos escasos minutos en los que sufrí tratando de pensar si era algún amigo mío o alguna persona que no merecía que le pase eso, aunque luego de llamar a la escuela y de enterarme de la forma en la que paso, no se lo desearía ni a mi peor enemigo… Dos chicas de mi curso Agustina y Sofía se fueron de una de las peores formas que pudiera existir. Calcinadas por el fuego, todo fue muy rápido, ya que sin darme cuenta estuve llorando y repitiéndome constantemente en mi cabeza, ¿porque? Y se hicieron las 6:30 de la tarde la hora de uno de los días en el que tendría la oportunidad de despedirme de las que fueron compañeras mías desde el primer momento, desde ese primer día que ingresamos al colegio, ese momento en el que estábamos nerviosos porque muchos les decíamos adiós a nuestros compañeros de la primara, para conocer a los que van a ser nuestros amigos durante 6 años más… Aunque tristemente no es este caso.

Llegue al lugar acompañado de mi hermana, se sentía la tristeza en el aire aparte de una sensación de calor en mi cuerpo mezclado con una sensación de frio en mi mente. Luego de estar un rato con mis compañeros hablando y dándonos cuenta que ese momento en el que

estábamos hablando, estaba incompleto, había algo que faltaba porque normalmente todo son risas cuando estoy con ellos, pero en ese caso ni siquiera podíamos coordinar bien nuestras palabras.

Yo no lo podía creer, había más de 100 personas seguramente allí estaban familiares, profesores, preceptores y compañeros de ellas. Nunca voy a poder olvidar como estaba mi profesora de lengua, saben ella es una persona muy feliz que nunca he visto triste, pero ese día no estaba como siempre, se la notaba triste y eso me partía el corazón en pedazos, otro ejemplo era mi profesor de físico-química, él es una persona también muy feliz, aunque siempre se le nota un poco tímido, ese día lo vi llorando y hablando sobre eso con los profesores.

Estuve hablando con diferentes profesores entre ellos mi profesor de matemáticas, físico-química, lengua, etc. Y a todos les comentaba lo mismo que me plantee,

¿porque? Recibí muchas respuestas, y siempre les comentaba una frase que me recuerda a muchas cosas que me pasaron, están pasando y pueden pasarme.

“Las personas no apreciamos las cosas hasta que las perdemos”.

Un poco más tarde, con la ayuda de mis amigos tomé valor para entrar al lugar donde descansaban dos de mis compañeras de curso, estuve un tiempo ahí, en silencio viendo como amigos familiares y compañeros no paraban de llorar.

Mientras que yo, al estar en esa situación, no pude evitar no sentirme mal y llora, salí de ahí porque me sentía muy mal tanto por mis compañeras que estaban descansando, y por toda esa gente al lado de los cajones, llorando.

A las 9:00 me retire del lugar, llegue a mi casa, comí algo y me acosté, lo que paso fue que no pude dormir, ya que tenía un sentimiento, algo, algo que no me dejaba descansar de ese día tan pesado, Recién logre sentar cabeza a las 5:30 de la mañana.

Al día siguiente me desperté temprano a pesar de no haber dormido mucho la noche anterior. Me estaba preparando para ir al entierro, la última oportunidad de despedirme de dos muy buenas personas con las que compartí muchos momentos y que pasé tantas horas de mi vida durante casi un año y medio.

Cuando llego el momento de que finalmente dejen descansar a mis compañeras,

No pude evitar abrazar muy fuerte a uno de mis profesores favoritos, a uno que tuve el año pasado y que sin dudar le tengo mucho afecto, mi profesor de Ciencias Sociales, paso una hora desde que llegamos al lugar, la mayoría de gente se había retirado, y yo me quede junto a mis amigos para dejar flores en sus respectivos lugares de descanso, yo deje tres rozas en cada lugar, unas blancas y otras rojas, y en mi mente dije unas palabras que no me atrevo a contarlas aquí, y creo que nunca se las diré a nadie.

Y ese es el fin de unos de los días más pesados de toda mi vida, no sé si incluso volveré a pisar la escuela de la misma forma durante estas últimas semanas, meses y años restantes, no se siquiera si el tiempo me arreglara un poco, pero de lo que si estoy seguro es que, aunque ya se fueron siempre seguirán vivas en mi corazón

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lorenzo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información