Cine y Televisión

«Te Prometo Anarquía»; Reseña.



«Te Prometo Anarquía»; Reseña. - Cine y Televisión

No saben lo difícil que fue escribir sobre esta película, no sólo por el terror de enfrentarse a una página en blanco, sino por el desafío que cuesta hablar sobre una película sin contarla y no creo que haya otra forma de hablar de una película cómo “Te Prometo Anarquía” más que desde la misma ciudad en donde se desarrolla.

 

Todos los que hemos vivido en la ciudad de México sabemos el temor de recorrer sus calles, y la desesperación que se viven en los hogares en esas ciudades dormitorio en las orillas de esta ciudad. Mientras escribía esto escuchaba “One Headlights” de The Wallflowers y pensé cómo al crecer nos dedicamos a recorrer las propias ruinas con la misma sensación que se tiene al recorrer una ciudad en ruinas cómo lo es el ex-DF, buscar el milagro de entrar al metro y llegar a salvo a Indios Verdes para comenzar otra travesía igual en pesero.

 

Julio Hernández Cordón, en “Te Prometo Anarquía” cuenta sobre la relación de dos amigos, Miguel y Johnny, qué en una decadente Ciudad de México encuentran una oportunidad para resolver sus necesidades económicas participando en una red de tráfico de sangre. La tarea es bastante simple, conseguir gente que quiera donar su sangre a cambio de dinero y que no hagan muchas preguntas.

 

En medida en que su relación se vuelve más intensa también se vuelve más violenta esta red y las exigencias que les hacen a los personajes se vuelven mayores hasta que terminan involucrando a más personas y pierden el control de la operación.

 

Te prometo anarquía nos hace pensar en que hemos decidido gastar nuestras batallas y cuantas de estas han sido libradas contra nosotros mismos o contra aquellos que amamos. Y sobre todo es una película que nos hace pensar que estamos dispuestos a pagar por resolver esa búsqueda que nos hemos impuesto. Los amigos, la familia y los deseos que tanto nos detienen y que tanto nos impulsan. Y que tanto la anarquía real sólo es contra nuestra ilusión de libertad y control.

 

Julio nos invita, a través de sus personajes, a recorrer las ruinas propias, a vender la propia sangre y cobrar las propias frustraciones y deseos. A  preguntarnos constantemente quienes somos y que deseamos y descubrir que estas preguntas no tienen sólo una respuesta.

 

Ganadora en los premios Ariel a “Mejor Dirección” y “Mejor Fotografía” es una propuesta de cine mexicano que nos recuerda lo que es hacer cine mexicano, producida en México, para mexicanos pero también con la intención de mostrar al mundo la realidad de nuestra sociedad.

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Leo Rangel

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.