Literatura

Te veo Venezuela

Patrocinado


Te veo Venezuela - Literatura

Venezuela, ese país al norte al norte de América del Sur, cuna de grandes libertadores y pensadores quienes hicieron de ti una nación con historia y con proyección a nivel mundial, cuna además de grandes arquitectos, doctores e ingenieros. Hoy te veo suplicando por migajas, veo como tu pueblo es odiado con sentimientos xenófobos por parte de aquellos que dicen ser tus “amigos”. Te veo en un debate inútil sobre si socialismo, capitalismo, resistencia o guerreros del teclado. Debate que por cierto te han llevado esos seres innombrables y corruptos que hoy dicen ser lo mejor para ti.

Entre ese populismo aberrante y militar donde nadie es realmente libre, donde la lealtad (entiéndase subordinación) es su principal estandarte y donde el “cambio” que otros dicen representar no es más que una fachada mal pintada donde no hay un proyecto genuino de cómo hacer las cosas. Y cuando parece haber salida, aparecen otros y la destruyen, en nombre de no sé quién.

Venezuela, veo como tu pueblo sufre ante la necesidad de ser feliz pero, ¿cómo se puede ser feliz si el odio ocasiona tantas muertes debido a otros innombrables con pistola y cuchillo, que asesinan a sus anchas? Te veo entregando a tus mejores hijos a ese mundo para el cual nadie que sea honorable está preparado; me refiero al mundo del caos y la desidia. Nadie quiere hacerse cargo de ti, de ayudarte a avanzar, todo es un intento por beneficiarse de ti sin retribuirte nada… Escucho cuando me suplicas que yo sea el que haga algo, pero no puedo, y así como yo hay miles que tampoco pueden y están en una página web escribiendo artículos sobre lo mismo que yo. Te veo resignada también ante la muerte de tu gente, las calles no son “nuestras”, son de quienes actúan como un Estado paralelo.

Discúlpame Venezuela, hoy ante ti y ante todos los que puedan leerme, te pido perdón, porque a pesar de mis 21 años, te debo pedir perdón por esos quienes dicen defenderte y por mí mismo, por cada día ominoso que sufres por parte oportunistas, por parte de sucios seres que no son más que mierda (discúlpame también por la palabra). Perdón por formar parte de este calvario tortuoso en el que te metimos

Aún así, te veo triunfar en diminutos espacios de tu territorio y fuera de este, veo deportistas ganar medallas, veo científicos ganando premios internacionales pero… ¿a qué costo? La picardía de la que tanto nos jactamos, la “viveza criolla” llamada así por grandes filósofos; no es tal, porque a fin de cuentas, no somos más que unos pendejos que roban y se dejan robar por otros mejores (¿o peores?). Somos ese pueblo que anhela resurgir como una potencia mundial, al mismo tiempo que hacemos cola a tempranas horas de la mañana para comprar comida, una comida que hace 3 semanas costaba 20% menos de lo que cuesta hoy, para luego prender el celular y escuchar y leer a personas que dicen tener solución a tus problemas, para luego darte cuenta que lo que ellas decían hace 4 meses hoy dicen lo contrario y te sientes estafado.

Es por ello que ahora te digo discúlpame Venezuela, hoy ante ti y ante todos los que puedan leerme, te pido perdón, porque a pesar de mis 21 años, te debo pedir perdón por esos quienes dicen defenderte y por mí mismo, por cada día ominoso que sufres por parte oportunistas, por parte de sucios seres que no son más que mierda (discúlpame también por la palabra). Perdón por formar parte de este calvario tortuoso en el que te metimos.


5.00 - 7 votos

Patrocinado

Acerca del autor

Jesus Pino

Deja un comentario