Tecnología

Tecno – Optimismo

Tecno – Optimismo - Tecnología

Cuando era chico, veía con ilusión aquellas series de los años ’70 que, a través de una ventana imaginaria, pretendían mostrar un futuro no tan lejano como lleno de ilusiones construidas con tecnologías que parecían posibles. Recuerdo la serie OVNI, conocida en lengua anglosajona como UFO, en la que relataba un futuro donde los viajes a la luna eran tan frecuentes y simples como resulta hoy tomarse un avión. Eran los tiempos cercanos al Apollo XI, lo que aventuró al escritor del guión a situar dicha historia en el entonces aparentemente lejano 1980. Hoy no digo que en el futuro sea imposible establecer una base lunar, habitable, y realizar viajes con seguridad y frecuencia, pero lo que seguramente puedo afirmar es que la serie se pasó de optimismo. Ya el año 1980 ha transcurrido hace casi 40 años, y nada cercano a lo preconizado en la serie se pudo hacer realidad. Solamente quizás, el cabello violeta de las protagonistas hoy no llamaría la atención.

Un caso similar fue el de la película de Stanley Kubrick, la mal traducida “2001, Odisea del Espacio”.

En este sentido, las historias escritas por Julio Verne seguramente parecían imposibles y fantásticas. Sin embargo hubo que darle tiempo para que varias de ellas cobren realismo. Es que a la fantasía, si le damos tiempo, puede hacerse realidad.

Hoy estamos viviendo una época de evolución exponencial de las tecnologías, y eso alimenta la imaginación de muchos otros tecno-optimistas que se animan a poner fechas a acontecimientos que estoy seguro que tomarán mucho más tiempo.

Era razonable pensar en los últimos 20 años del siglo pasado, que para el año 2020 los autos volaran. Nada más lejano a la realidad. Hoy nos resulta natural pensar que en 5 años los autos se manejarán solos. Puedo citar varios Youtubers que así lo afirman, y en mi barrio, como en otros tantos, seguramente en ronda de amigos habrá quien dice “en Estados Unidos ya los autos se manejan solos”.

Tratando de pasar entremedio de los optimistas y los “haters” de la tecnología, voy a dar mi punto de vista. ¿Existe la conducción autónoma? En cierto grado si, en ciertas circunstancias y bajo regulaciones legales muy específicas. Los simpáticos autitos de google que circulan por algunas ciudades en forma experimental, están recorriendo miles y millones de kilómetros “aprendiendo” a manejarse. Lo hacen a no más de 40 km/h, y bastante bien, pero no son perfectos. La tecnología de procesamiento de imágenes de radar y fotográficas combinadas, hacen que el vehículo pueda tener una percepción de la realidad, pero las variables son infinitas, y las situaciones que pueden presentarse, que cualquier persona resolvería fácilmente, es todo un desafío para los procesadores de los autitos inteligentes. La velocidad es una limitación importante por dos factores: el alcance de los sensores y la capacidad de procesamiento de la información recolectada. Entonces, me animo a decir que fuera de entornos muy controlados, nos quedan muchos años por delante en los que manejaremos nuestros vehículos.

Quise exponer el caso de la conducción autónoma a modo de ejemplo, pero hay muchos otros, relacionados con las ganas que tenemos de seguir sorprendiéndonos. No son pocos los cambios que personas de mi edad hemos visto, quizás hasta haciendo callos en nuestra capacidad de asombro. Nosotros vivimos desde el teléfono fijo, con dial circular hasta el smartphone, vimos convertirse los discos de vinilo en música digital que baja de las nubes. Entiendo a la generación de jóvenes actuales que esperan aún por las grandes revoluciones. Hasta ahora sólo ven que las cosas que existen mejoran sus prestaciones, pero falta la mente de los grandes disruptores que hagan que cosas nuevas aparezcan. Los estamos esperando, con optimismo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Mariano Pagés

1 comentario

  • Excelente artículo! Creo que el drama más grande al que nos enfrentamos es la desaparición del empleo humano tal y como lo conocemos. Ya vimos los pocos operarios que hacen falta para manejar una fábrica entera de automóviles, o los escasos o nulos camarógrafos que necesita un estudio multicámara para cubrir un evento hoy contra la media docena de hace unos años. Las ocupaciones con mas futuro son las artísticas y las de desarrollo tecnológico, pero también el crecimiento de la AI es tan asombroso que ya hay robots capaces de crear historias de ficción completas, partituras o pinturas con sensibilidad humana. Es lo más movilizante de todo esto.

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información