Ciencia

Telomerasa ¿la Clave Para La Vida Eterna?



Telomerasa ¿la Clave Para La Vida Eterna? - Ciencia

Aunque parezca una pregunta del rollo “clickbait”, debemos tener mucho cuidado con ella. La telomerasa es una enzima de nuestro cuerpo que podría ser la causante de evitar que se acelerase el  envejecimiento progresivo que sufren nuestras células a lo largo de nuestra vida.

Un poco de química orgánica a modo de presentación…

No quiero convertir este artículo en un extenso texto de tema científico, con propuestas de tratamientos y complicadas relaciones entre las telomerasas y las células de la parte coetánea al disco intracerebral (que si ya existiera esa palabra pues ole por mi). Me encantaría que lectores de todas las edades lean un artículo de divulgación científica, dónde los más expertos en el tema encuentren un motivo de investigación y los más pequeños se acerquen a la ciencia como algo divertido e importante para nuestro desarrollo. Venga no os quedeis con lo aprendido en la escuela, la ciencia no es sólo eso.., es saber aplicarla en la vida cotidiana, aunque cueste…

Para empezar, conviene hablar un poco sobre química (no la asignatura, sino de conceptos chulos) y orgánica (aquellos elementos que dan lugar a la vida). Es bien conocido por todo el mundo que la materia está compuesta por elementos, reflejándose en la tabla periódica. Bien, pongamos 118 elementos en 18 grupos (desde los alcalinos del primer grupo hasta los gases nobles del grupo 18, no os preocupeis, no entra para examen, simplemente creeros esas palabrejas). De esos 118, no todos ellos se encuentran en nuestros cuerpos. A los elementos que conforman la vida los científicos los llaman “bioelementos” (otra joya de palabra para los que no entienden de biología) y otra más de las clasificaciones que sufren los elementos (creedme, hay muchas)…

Bien, cojamos a los bioelementos (mi profesora los llamaba los CHOMPyS)  más importantes: el Carbono (C), Oxígeno (O), Nitrógeno (N) e Hidrógeno (H), Fósforo (P) y Azufre (S). Unidos de una forma muy específica, los aminoácidos se forman.  De la unión de varios aminoácidos surgirán las proteínas (las macromoléculas orgánicas que, se cree, fueron las primeras en formarse, según el experimento de ….).

Un caso de proteínas MUY específicas ,es decir, que sólo pueden realizar un número de funciones muy limitado sobre ciertas sustancias también MUY limitadas, están los o las enzimas (ni los científicos tienen claro el género de estos compuestos orgánicos), que son macromoléculas orgánicas capaces de acelerar las reacciones del organismo que no tendrían lugar ni pa´trás (ya sea porque necesitan demasiada energía de activación o porque los elementos no son capaces de “encontrarse” en tu organismo) .

¡¡¡Jolin!!! ¡ya siento la chapada que os estoy metiendo! ¡Ahora vamos a empezar con el artículo de verdad! Entramos en el meollo de la cuestión.

Si eres una persona “de ciencias” seguramente te hayan explicado la formas de compresión del ADN, bien, pues entonces sabrás que el máximo nivel de compresión se encuentra en los cromosomas (con sus respectivas partes, etc, etc…), ¿los visualizáis? Pista: están en la imagen del principio. Muy bien, ahora vayamos a una de sus esquinas, la superior izquierda, por elegir todos la misma (jajaja), podríais pensar que allí todavía se encuentran genes que funcionarán para algún aspecto de nuestra persona, pero no. Siempre encontrarás una secuencia (para lo entendidos de bases nitrogenadas: TTAGGC), más ampliamente, una estructura llamada telómero.

El telómero es una zona del cromosoma situado en la esquina de cada uno de sus brazos y se cree que está ligado al envejecimiento celular, entre tantas funciones.

Cada vez que el ADN se duplica (en mitosis o meiosis), el cromosoma se hace cada vez más pequeño. ¿Pero… entonces… por qué no nos quedamos sin material genético? – te podrías preguntar. Pues para evitar quedarnos sin material genético existe una enzima, la famosa telomerasa, que evita la rápida desintegración del telómero (y por consiguiente, de los brazos del cromosoma). A consecuencia de eso, y hablando mal y pronto, la célula se mantiene en su juventud durante más tiempo.

La telomerasa es una enzima que actúa sobre los telómeros de un cromosoma evitando su acortamiento prematuro. Es posible que una de las causas del envejecimiento de plantas, animales y de cualquier ser vivo sea la pérdida de la estructura telomérica. “Si el telómero reduce su tamaño, los seres humanos somos más viejos”.

Son muchísimas las razones para los científicos de relacionar estas enzimas y su correspondiente impacto en los cromosomas con la duración de la vida de cualquier organismo pluricelular: ¿es posible que la composición de la telomerasa sea distinta en las especies o, incluso, en diferentes personas y que esta determine el momento de su muerte? ¿si esto fuera cierto, o su inversa (si fueran los telómeros los que fueran diferentes, que en principio no), sería posible modificar estas macromoléculas para ser inmortales? ¿Podríamos incluir en nuestros suplementos dosis de esta enzima para aumentar años de vida, sintiéndonos tí@s de 20 años cuando en realidad tendremos 150?

Vale, bien, todo esto es muy bonito Miguel, ¿pero cómo se podría llevar a la práctica?

Por desgracia, la terapia con el ADN todavía no está muy desarrollada (estamos casi en calzoncillos). la naturaleza de las enzimas, y mucho menos del ADN, es completamente desconocida, simplemente sabemos lo justo como para saber qué hace en ADN y por qué es tan importante para la célula. Esperemos que genetistas y científicos decidan investigar pronto sobre estas moléculas tan importantes…

Si me pidieran que me mojase, diría que se debería estudiar muy al detalle las posibles modificaciones de nuestros cuerpos. No tanto desde el punto de vista biológico, sino desde un punto de vista ético. Una probabilidad del ser humano de ser inmortal, en su naturaleza vil y mezquina, podría desembocar grandes consecuencias para nuestros planeta aunque… ¿Quién no ha pensado en algún momento de su vida que quería ser jóven para siempre? Yo creo que es casi imposible ser inmortal pero, porque no aumentar nuestra longevidad.

Te lo está diciendo un tío de 18 años, estudiante de segundo de bachillerato de ciencias.

Sobre el autor de este artículo:

Miguel Ángel Blanco, estudiante de segundo de bachillerato en La Rioja. Siempre le ha gustado leer y escribir artículos de extendida longitud sobre diversos temas; tales como: divulgación científica; salud y deporte; motivación y autoayuda entre muchos otros.

Contacto al email: [email protected]

Si se contacta conmigo, intentaré responder a la mayor brevedad en menos de un día para llegar a un acuerdo entre ambas partes. Precios a convenir.

 

©Miguel Ángel Blanco

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

NoProfile20

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información