Sociedad

Terminé Mi Carrera Universitaria Y No Quiero Ejercerla.

Terminé Mi Carrera Universitaria Y No Quiero Ejercerla. - Sociedad

Hace aproximadamente seis años, vestía un uniforme azul y mi mayor preocupación iba orientada a obtener un puntaje lo suficientemente alto en las pruebas estatales, el cual, me ayudara a ingresar a estudiar la carrera de mis sueños, derecho. Fantaseaba con ser abogada, día y noche, sentía desde el fondo de mi alma que se trataba de una vocación, era consciente que la cosa no sería tan magnifica como en las películas norteamericanas, pero, es muy fácil creer en la justicia a los 17 años.

Todo salió como esperaba, sin embargo, con el paso del tiempo, ya no estaba tan segura de mi vocación y no se trataba de las difíciles condiciones laborales a las que me tocaba enfrentarme una vez me recibiera, consistía en que ya no sabía si quería dedicar mi vida a representar a otros, comencé a pensar en que estudiar una carrera profesional no implicaba necesariamente atarme a ella por el resto de mi vida, así que inicié un ciclo exploratorio, durante esa época de limbo profesional busqué en mi mente todas mis pasiones, y me lancé a ellas cual precipicio, leí todo lo que se me atravesó y puse en marcha todos los proyectos que había dejado para después, todas esas ideas que un día me habían hecho sonreír y que por falta de tiempo o pereza excesiva nunca comencé, hice una lista mental y uno a uno fui haciendo realidad mis proyectos más complejos y banales. No mentiré, algunos quedaron a la mitad, se trataba de descubrir e instalarme en un sitio en el que mi nueva yo se sintiera conforme, útil y en constante crecimiento, así que lo que no me apasionaba, lo que me ponía de mal humor, lo eché a la basura y me quedé con lo que me produjera pasión, entusiasmo…

Siempre había querido en lo más recóndito de mí, ser escritora y a temprana edad me catalogué como una “escritora frustrada”, porque pensé que era algo demasiado complejo y para lo que se necesita más talento del que yo tenía, así que en ese rio de exploraciones olvidé los pretextos, sepulte los miedos y me sumergí en la escritura, me encontré satisfecha, a gusto y a la vez forzada a salir de mi comodidad para ser lo que siempre quise pero me había negado, comencé a escribir sin pensar en quién me leería o si iba a gustarle a alguien, lo hice por mí y para mí. Hasta ahora, apenas comienzo y no sé cómo resultará la vida desde esta mirada, quizá más difícil o tal vez no, ahora sé que puedo hacer algo más de lo que el cartón de la universidad dice.

Después de creer que había fracasado en mi intento de ser alguien, descubrí que puedo ser abogada, no dedicarme a ello y está bien, que el tiempo modifica nuestras metas, que nuestros planes pueden cambiar drásticamente y no significa que nos hemos traicionado, sino que nuestra perspectiva de vida es otra; que somos de nosotros y del tiempo y que darle la vuelta al mundo no sólo significa armar las maletas y tomar un avión, sino levantarnos de la silla de siempre y probar otros estilos a ver que le resulta más satisfactorio a nuestro yo del presente.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Taylor Moon

1 comentario

  • Nos encontramos en un constante cambio, lo importante es hacer lo que nos gusta, la vida es muy corta para desperdiciarla en eso que no nos hace felices, opino que lo mejor es seguir nuestro sexto sentido que nos lleva a encontrar nuestra satisfacción personal. Apoyo tu concepto de vida, no estamos solos, somos muchos los que vamos por ese camino.

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información