Salud

Todo lo que debes saber a cerca de la Anorexia



Todo lo que debes saber a cerca de la Anorexia - Salud

 

Qué es la Anorexia Nerviosa?

La Anorexia Nerviosa se caracteriza por una pérdida alarmante de peso en poco tiempo. La persona, a pesar de estar muy delgada, se ve gorda y padece de un miedo patológico a engordar más. La mujer puede llegar a una delgadez tan extrema que deja de tener la regla, lo que se denomina amenorrea.

Qué nos ocurre cuando tenemos Anorexia Nerviosa?

  • Nos resulta muy difícil identificar los estados internos de nuestro cuerpo como la sensación de hambre o emociones como la ansiedad, tristeza, angustia.
  • Nos restringimos platos de comida y aprendemos a ignorar el hambre o desarrollar trucos para no comer y saciarnos como beber agua.
  • En la infancia hemos destacado por nuestras innumerables cualidades hasta que se hace presente la Anorexia.
  • La regla desaparece.
  • También desaparece el deseo sexual.
  • Nos sentimos orgullosas y realizadas al ir perdiendo peso, que es nuestro objetivo ante todo.
  • La apariencia que mostramos a los demás es esquelética y con el rostro demacrado.
  • Empezamos a ser muy tímidas y procuramos aislarnos de los demás.
  • Según las encuestas la aparición de la enfermedad oscila entre los 14 y 18 años, aunque también existen casos de menor edad.

Nuestra imagen corporal

Cómo nos percibimos cuando nos ponemos delante del espejo depende de cómo nos sentimos emocionalmente (si estamos tristes nos vemos más feas y voluminosas), de lo que pensamos o queremos («tengo que perder peso», «estoy gordísima», «tengo que adelgazar urgentemente») y también si recibimos burlas de otra gente en la adolescencia o infancia o nos influye la moda.

Cuando todo esto ocurre de forma patológica y empezamos a percibir nos gordas en exceso o nos obsesionamos con una parte de nuestro cuerpo que consideramos «horriblemente voluminosa» sin que esto sea real y desarrollamos un intenso temor a engordar es muy posible que se trate del comienzo de Anorexia o Bulimia.

La historia personal y familiar

Para que alguien esté más predispuesto a enfermar de Anorexia no existe un solo factor sino un cúmulo de circunstancias:

  • Los demás depositan sobre nosotras expectativas más altas de las que somos capaces de lograr.
  • Perfeccionismo.
  • Temor a hacernos adultas.
  • Ser extremistas (todo o nada, ser la mejor o la peor, todo un éxito o todo un fracaso)
  • También aspectos tan graves como abuso sexual en la infancia o malos tratos.

Un dato interesante es que se han dado casos de mujeres que desarrollan bulimia tras un embarazo.

La pubertad y la adolescencia

En estas etapas las féminas son especialmente vulnerables a padecer la enfermedad ya que sus cuerpos cambian de una manera drástica. Estos cambios son:

  • Mayor peso.
  • Las caderas se ensanchan y crecen los pechos.

Estos y otros nos puede pillar «de sopetón» y provocar que nos cueste aceptarlos y amoldarnos a ellos ya que perdemos nuestro aspecto de niñas y podemos sentir miedo ante las responsabilidades que vamos a tener que asumir a partir de ahora.

También se intensifica el deseo sexual. El círculo de amigos es lo más importante dejando en un segundo plano a los padres que ya no son nuestros «dioses» como cuando éramos pequeñas.

Comenzamos a cuestionarnos aspectos de la existencia o filosóficos como: «Quién soy?», «Dónde estoy?», «Qué quiero hacer con mi vida?» O preguntarnos a cerca de la muerte y de los valores de otras personas. Nos hayamos en la búsqueda de nosotras mismas que no es nada fácil.

Lo que se nos exige socialmente es complicado y se nos inculca el rol de cuidadoras sin atender a nuestros propios cuidados.

Surgen muchas dudas y conflictos. En gran medida nos afecta el no saber cómo encontrarnos a nosotras mismas en el papel de mujer.

Es muy posible también que no queramos ser como nuestra madre y hagamos todo lo posible por ser contraria a su carácter.

Empezamos a ser interesantes para los hombres cuando lo que nos gustaría es pasar desapercibidas. Llegamos a la conclusión de que ser mujer es muy difícil y, de hecho, lo es y no es raro que comencemos a sentir nuestro propio cuerpo como algo ajeno a nosotras.

Las mujeres y la alimentación

Haré sólo dos pequeños apuntes que me parecen importantes:

  • A través de la comida (restringirnos o comer en exceso) liberamos nuestros estados emocionales pero de una manera negativa.
  • Cuando padecemos Anorexia se da el caso de que la mujer pierde la capacidad de notar cuando está hambrienta y tampoco identifica cómo se siente en cada momento.

Qué pasa en mi cuerpo?

Consecuencias de la Anorexia:

  • Se tiene frío porque se disminuye el gasto de energía del cuerpo y la temperatura.
  • Disminuyen las pulsaciones cardíacas.
  • Baja la presión arterial.
  • Se producen arritmias que pueden provocar un paro cardíaco o incluso la muerte.
  • Piel seca y áspera.
  • Aparece «lanugo» (bello largo y fino en mejillas, brazos y espalda).
  • Amenorrea.
  • Estreñimiento.
  • Disminuye la masa ósea pudiéndose desarrollar osteoporosis.

Cómo me siento?

Se produce ansiedad y sueño ligero. Tenemos tanta ansiedad por conseguir nuestro objetivo que es adelgazar cada vez más, que llegamos a sentir miedo hacia los alimentos, un miedo irracional con el que nos ponemos muy nerviosas e incluso podemos temblar cuando nos disponemos a probarlos.

También surgen pensamientos recurrentes, que se repiten y circulares «que no me puedo quitar de la cabeza» y comportamientos anormales en relación a la comida y el peso.

Nuestra autoestima solo se basará en nuestra imagen corporal por lo que las anoréxicas que se ven gordas tendrán baja autoestima así como las que tienen un peso muy bajo y se ven delgadas pero dentro de lo normal se mostrarán contentas y satisfechas.

Qué podemos hacer para sentirnos bien?

  • Alimentarnos de manera sana, pensando en qué necesita nuestro organismo y en qué momentos en base a nutrirnos y cuidarnos no por motivos de mantener el peso o adelgazar.
  • No excluir los alimentos energéticos por miedo a engordar ya que las grasas y las comidas de alto valor calórico también son muy importantes para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
  • Ser conscientes de que no se nos quiere por nuestra apariencia física sino por cómo somos y lo que hacemos.
  • No machacar nos y exigirnos hasta el límite. Somos vulnerables como el resto de los seres humanos y no nos debe importar ni tener miedo a mostrar esa vulnerabilidad a los demás.
  • Trabajar en conocernos a nosotras mismas. Identificar nuestras dificultades y hasta que punto nos afectan para ser conscientes de lo que somos capaces de dar y actúar en consecuencia sin pensar en satisfacer a los demás sino a ti misma.
  • Elegir bien a nuestros amigos. Aquellos que nos estimulen y con los que crezcamos interiormente. Que además nos acepten tal y como somos y nos hagan sentir valoradas y queridas.
  • Tener en cuenta todos los valores positivos que nuestro propio cuerpo pone a nuestro alcance: movernos, pensar, expresar, sentir, trabajar, comunicarnos y recibir y dar placer.
  • Disfrutar haciendo ejercicio, no convertirlo en un sacrificio para adelgazar.
  • Contribuir con el vecindario. En tu barrio seguro que se organizan actividades de tiempo libre que te pueden interesar y así acabar con el aislamiento y plantearnos nuevos objetivos.

Pero sobretodo querernos, respetarnos, tratarnos bien, gustarnos, valorarnos y cuidarnos.
 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lorena Caballero Ortega

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información