Viajes y ocio

Top 10 De Fotografías Que Forman Parte De La Historia

Top 10 De Fotografías Que Forman Parte De La Historia - Viajes y ocio

El escribir esto, me hace recordar aquellos años ya olvidados de mi niñez, cuando veía las fotos de las revistas, periódicos e -incluso-, libros; y aquellas que más impactaron por ser las más logradas.

Tal vez, sea real el saber que, para obtener una buena fotografía, se necesita: Conocer y medir la cantidad de luz que se debe exponer la emulsión fotosensible (análoga o digital), el tiempo de exposición para ésta, calcular la apertura del diafragma para logar los efectos antes mencionados. En laboratorio o en el ordenador, saber los materiales y tiempos de exposición para aplicar las imágenes a los medios reveladores y logar una condición ideal en la estética de la imagen que se desea imprimir. Esto apenas es el 1% de lo logrado para realizar esta fotografía ideal para ser viral -o sólo en ese instante-, sino que prevalezca.

El resto es mera suerte.

Así, a lo largo de la vida de este arte, existen fotografías tan increíblemente logra, que los “expertos” dudan de su autenticidad, como estas que forman un “Decálogo Visual” -que se antoja un viaje mundial-, y que a continuación se exponen (aunque será difícil enmudecer la mayoría de esas imágenes):

10.- Muerte de un miliciano.

Durante la guerra civil española, fueron muchos las voces y los ojos de quienes intervinieron indirectamente en el conflicto, gente como Ernest Hemingway, Jay Allen, John Dos Passos, Robert Capra, entre otros, quienes lucharon en cada frente de batalla, con la pluma o la cámara; apuntando con éstas sus feroces armas. Sobre todo, “apuntando”.

De este último -Robert Capra-, se tiene una fotografía, que durante muchos años que vio la luz, se aprecia lo que se denominaría su A Magna Opus: La Muerte de un Miliciano. En donde Capra, retrata a u soldado español en el momento de recibir un tiro directo, que lo dejó herido de muerte. Los expertos, conduraron esta imagen como trucada, y considerada como fotografía fraudulenta.

Hasta hace poco, fue revalorada dándole su credibilidad de una auténtica imagen. La imagen de la muerte en los campos de batalla.

 

 

9.- El beso de Times Sqare – el marinero y la enfermera.

Quien no ha pasado algún percance agradable, después de una celebración, con algún miembro femenino (o tal vez en sentido inverso). Este es el caso de dos extraños que se cruzaron un día por la Avenida Times Sqare, al saberse el fin de la Segunda Guerra Mundial, en donde un embriagado marinero, Carl Muscarello, besó a una perfectamente desconocida enfermera voluntaria (sin mencionar que en estado etílico también): Greta Z. Friedman.

Tal imagen histórica, fue lograda por Alfred Eisenstaedt, quien tomo dos exposiciones en diferentes ángulos a la feliz y extraña pareja de ladrones de besos. Esto, al querer Eisenteadt, el obtener una impresión que causo la feliz noticia, ese 14 de agosto de 1945.

El negativo, se conserva en los archivos históricos de la revista Life, en la misma Ciudad de Nueva York.

8.- La Niña Afgana.

Este retrato, se ha convertido en ícono, no sólo para su autor, Steve McCurry, sino para la publicación que la vio nacer: National Geographic.

Esto durante la incursión de Steve, realizó en un capo de refugiados afgano, en la primavera de 1984; en plena guerra con la U.R.S.S.

La chica de 12 años, Sharbat Gula, llamó la atención del fotógrafo extranjero, por los hermosos ojos de grises y la finuras de sus facciones, posiblemente de origen europeo, para convertirse en el logo más reconocido a nivel mundial del medio.

Los Besos Fanceses.

7.- Visconteo di Pavia.

Hablar de Elliott Erwitt, no es hablar sólo de una bien lograda toma, tampoco es hablar de un fotógrafo que retrató humanamente la vida del París, sus calles y antros, bañados por las aguas insalubres del Río Sena. Es más que eso.

Es decir de Erwitt, el mago del la imagen, ya que hacía bailar, volar y realizar actos únicos, a sus ignorantes modelos, que nunca supieron “qué les disparó”.

Hablar de este Visconde di Pavia (como se le nombró), es decir de la escuela francesa de fotografía, en donde las “presas de caza”, no deben darse cuenta de estar siendo retratadas, para así lograr una pose de ellos más natural, y no rebuscada como en la mayoría de las imágenes de estudio.

6.- Ensueño.

Un hombre, que vio el abstraccionismo, como ningún otro lo pudo ver en la vida cotidiana de una ciudad: Manuel Álvarez Bravo, recreó la Escuela mexicana de fotografía, a comienzos del siglo XX, junto con Casasola.

Este excéntrico personaje, salido de los arrabales citadinos, retrató con ojo inquisitivo todo aquello que se le escapaba a la realidad de creíble.

Entre sus obras, podemos considerar la toma que realizó a una entonces joven adolescente -su vecina- en una vecindad de la Ciudad de México de la década de los veintes.

La anónima chiquilla, se encontraba recargada en el balcón, a las afueras de su cuarto de renta, mirando hacia sus sueños inocentes (o no tanto). Cuando, Álvarez Bravo, la tomó como modelo elocuente de su visión fantástica.

5.- El Acorazado Potemkin.

De esta obra, se puede hablar del creador de la escuela rusa de fotografía, del creador de un arte único en el estilo de la imagen -no sólo fotográfica o escultórica-, sino del cine; que, a fin de cuentas, ambos artes van de la mano.

Refiriéndome a él como “¡El único, el inigualable…!”, Alexander Rodchenko. La imposición de planos, las sombras impresas de forma surrealistas, y -sobre todos-, el manejo de la perspectiva altas o bajas, combinadas con las tomas ortogonales de un plano, crean lo imposible de la realidad envolvente.

Aquí, la escena de las escalinatas de Odesa.

 

 

4.- Lunch Atop a Skyscraper.

Si mencionamos fotos de alta calidad, no podemos de dejar “por los suelos”, a Charlie Clyde Ebbets, quien, en 1932, tomo la que se considera la mejor fotografía de NYC.Esta imagen, fue tomada en el próximo piso 69 del edificio de la RCA. Ebberts, que jamás “puso los pies sobre la tierra”, para obtener una toma. Tomó, esta imagen, al ver aun grupo de albañiles, desayunando, al estar sus pies pendientes del suelo a más de 200 metros.

Tanto Ebberts, como cualquiera de esos obrero inmortalizados, estaba acostumbrado a tales faenas, que para ellos era parte “de su vida cotidiana”.

3.- Los Italianos.

Sin dejar las costumbres latinas, el arte italiano, queda a la altura de todo aquello que llamamos estética. Tal es el caso de Bruno Barbey. Quien, reprodujo en imágenes la vida de su pueblo, que, para muchos de nosotras, podrían ser excéntricas.

Aquí, en Los Italianos, Barbey, expone esta excentricidad colectiva, en una sola imagen, válidas “…que más de cien improperios mediterráneos”.

 

 

 

 

 

 

2.- Untitled, Chicago.

Si de hablar en múltiple idiomas de la imagen fotográfica, es hablar como un altivo políglota visual, aquí tendríamos al ejemplo perfecto, sería Yasuhiro Ishimoto. El cual no se conformó que retratar la realidad de su gente: las costumbres ancestrales y los nuevos hábitos comerciales, prefiriendo sacar lo mejor de otras partes de mundo. Lejos de Japón.

 

Esta toma, Sin Título, Chicago, representa, no sólo su viaje por el mundo; también, simplifica la forma de ver el mundo desde una perspectiva oriental.

Y pese a no tener un título adecuado, es más la impresión en la imaginación de quien lo ve, que lo que podría decir una sola palabra que lo defina.

1.- Más Allá del Muro.

Pese a ser considerado, pintor de mares, Jean Gaumy, es un fotógrafo de acción en plena solana. Sus viajes en embarcaciones que se pueden considerar fuera del rublo turístico, le ha ayudado a mantener un gran acervo de fotografías de viajes intrépidos.

On board the Spanish trawler “Rowanlea”.

De este galo inquieto, se puede decir que este es sólo un ejemplo de su habilidad como ojo crítico del entorno marino, ya que él, es el único artista citado con vida y existencia artística sobre ruedas.

En esta extraordinaria toma, hace sentir al observador menos inquieto la fuerza de la tormenta vivida en este barco pesquero, al norte del océano Atlántico.

 

Por esta, selección -personal-, pido perdón a todos los demás artistas que este espacio no deja plasmar en papel y tinta, como el caso de Nadar, Héctor García, Chema Madoz, etc.

Por lo que Daré una Mención Honorífica, a la siguiente toma:

*Mención Honrífica. – El “Ché”.

Alberto Díaz, mejor apodado como Alberto Korda, fue, sin ánimo de presunción, el fotógrafo latino mejor recordado, por la toma del más reproducido retrato del médico y guerrillero argentino Ernesto el Ché Guevara, al entrar triunfalmente por las calles de la Habana, en 1959.

Cabe mencionar, que Alberto Korda, tomó este retrato del héroe de Santa Clara, de una de  las tomas generales de la cabeza del continente al entrar a la capital antillana.

Y a manera de epílogo, diré una frase que un ciudadano mexicano decía al terminar su programa de TV de opinión e interés general, Humberto G. Tamayo: “¡Ahí les dejó mi reputación para que la hagan pedazos!”

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 30 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Americo Valadez

5 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información