Economía

Trabajo no es lo mismo que Responsabilidad



Trabajo no es lo mismo que Responsabilidad - Economía

En los últimos tiempos, los medios políticos y de comunicación han pregonado la idea de que las labores del hogar son trabajo que no se remunera pero que debería.  Por supuesto los movimientos activistas del trabajo y feministas principalmente han acogido éstos preceptos como válidos.

Vamos a ver.  Cuando una persona decide unirse a otra para formar un hogar, necesariamente vienen sin excepción alguna responsabilidades inherentes.  El hogar como espacio físico, requiere de mantenimiento y cuidados y dárselos no merece una recompensa económica.  La forma en la que cada pareja se organice para dar al hogar los cuidados que requiere, será decisión exclusiva de la pareja misma y nadie tiene derecho a intervenir en ella y menos aún a criticarla.  En el caso de que se tengan hijos u otros miembros del hogar en edad y condición de cooperar con su cuidado, la decisión de asignarles o no tareas, también corresponderá única y exclusivamente a la pareja.  La satisfacción del cumplimiento de mis responsabilidades y el gusto de habitar un espacio limpio y ordenado deberían bastar.

Cuando por cualquier motivo los miembros del hogar no realizan los cuidados necesarios para mantenerlo digno lo cual insisto, constituye su obligación intrínseca, llamarán a un externo para que mediante un pago, los libere de su propia responsabilidad.  En este caso en efecto nos encontraremos frente al ejercicio de un trabajo, es decir, una persona ajena al hogar viene a relevar a sus miembros de sus responsabilidades intrínsecas y asumidas voluntariamente a cambio de un pago.

Supongo que no se requieren mayores explicaciones para dejar claro el punto.  Tan solo expresar que debemos tener cuidado con las causas que apoyamos pues hacer pasar el peso de nuestras propias decisiones tomadas en libertad y las responsabilidades que con ellas vienen, bajo la figura de una falsa causa social, es un evidente desatino y una burda forma de fomentar la irresponsabilidad.

Por tanto, las labores del hogar derivadas de mi decisión libre de formar uno, no deberán considerarse jamás como trabajo sujeto a un pago sino como cumplimiento de la responsabilidad que asumí al aceptar unirme a otra persona para llevar una vida en común, y que de antemano supe que vendrían.

¿Tú, qué opinas?

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

2.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

SrT

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información