Anuncios
Política

Trump Y La Guerra De Las Galaxias

Trump Y La Guerra De Las Galaxias - Política

Martes 18 de diciembre. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha autorizado al Departamento de Defensa de su país a crear un Comando Espacial que fortalezca la actual presencia estadounidense en el espacio, aumentando la defensa de los diferentes satélites que dicha nación dispone fuera de la órbita terrestre, ante la potencial amenaza que representarían China y Rusia. El presupuesto inicial de esta instancia se estima en unos 800 millones de dólares para los primeros 5 años.

Palabras más, palabras menos, esa es la idea general de las notas de prensa de una diversidad de noticieros digitales que han dado a conocer esta medida. Si tenemos presente que Estados Unidos tiene a lo largo y ancho del mundo poco menos de 800 bases militares, el anuncio de la posible creación de este Comando Espacial pone los pelos de punta: la militarización del espacio y/o la guerra de las galaxias estarían a la vuelta de la esquina.

Dada la gravedad del asunto, en esta nota quiero compartir una reflexión rápida sobre el tema, centrándome en la cuestión de la “posibilidad” y el “para qué y/o el por qué” de esta medida, cuestiones que estarían mutuamente entrelazadas.

En efecto, Trump ha autorizado la creación del Comando Espacial, pero para que la misma se materialice, requiere de la aprobación del Congreso que ahora es de mayoría demócrata y que podría oponerse a esta decisión, rechazando el presupuesto solicitado. Digo “podría” porque aún cuando varias notas de prensa destacan lo “oneroso” e “inútil” del presupuesto, vaticinando con ello la oposición democrática al proyecto, considero que existe otro escenario que también es muy factible.

Llamemos a ese primer escenario “oposicionismo”, el decirle NO a Trump, en todo momento, no matter what. El segundo escenario es lo que llamaré “el consenso bipartidista”, ese que une a moros y cristianos (en este caso a democrátas y repúblicanos) en torno al American way of life y a la doctrina de “Seguridad Nacional”.

La factibilidad de este segundo escenario reside en que, como mencioné en ¿Minería en el espacio? (https://www.nocreasnada.com/mineria-en-el-espacio/), una de las últimas acciones de la administración Obama fue aprobar la Space Act, que contó con el apoyo de ambos partidos (y vaya que Obama también tenía una férrea oposición, repúblicana en su caso). Curioso, ¿no es así?

No obstante, dado el creciente sentimiento anti-Trump dentro de Estados Unidos, es posible que por el momento los democrátas decidan “romper” tácticamente el consenso bipartidista y uso las comillas, porque incluso en el furor oposicionista moros y cristianos también se encuentran: ambos partidos tienen a lo interno varias ramificaciones (facciones, alas, corrientes, etc.) -como todo partido político en el mundo-, lo que hace de las relaciones entre ellos un complejo entramado heterogéneo, más allá que el presidente sea de uno u otro bando.

Aún así, en caso de concretarse el primer escenario, el rechazo a la medida de Trump debe ser visto como un rechazo a su ejecutor, no a la medida en sí, cuya implementación puede postergarse por criterios tácticos oposicionistas. Aquí entramos a la segunda cuestión, el tema del para qué o el por qué.

Nuevamente, no olvidemos que la ley del espacio fue aprobada por ambos partidos, y en la misma se establece que todo ciudadano o ciudadana estadounidense podrá disponer de los recursos obtenidos de un asteroide, incluyendo su posesión, traslado, uso y/o venta de los mismos. Un Comando Espacial, vendría a ser el corolario lógico de un accionar común para Estados Unidos dentro del planeta: la militarización (securitization) de los territorios para la obtención de recursos estratégicos, garantizando con ello la continuidad de la sociedad de consumo. Si no es así, ¿qué explcaría todas las bases militares que tiene desplegadas a lo ancho y largo del globo terrestre? ¿Garantizar la paz? A estas alturas de la historia humana lo segundo es pecar de ingenuo.

De manera que la distopía de la minería espacial sigue abriéndose paso en un mundo terrestre que, de por sí, afronta y padece un sin fin de problemas, todos ellos bajo el marco de lo que en otro momento hemos llamado Crisis Civilizatoria (https://www.nocreasnada.com/crisis-civilizatoria/).

Todo apunta a que no sólo debemos estar atentos a lo que pasa dentro del planeta, sino también a las decisiones que se están tomando en torno a su órbita y fuera de ella.

Cuando la distopía se haya materializado y el mundo vea en streaming la excavación del primer asteroide, sabremos que sólo será cuestión de tiempo para presenciar, también, la Guerra de las Galaxias.
And yes, my friend, the American Way of Life is the Way of War
(Y sí, amigo/a mío/a, el modo de vida americano es el camino de la guerra)

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.69 - 35 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ma-jokaraisa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información