Humor

Un cadáver exquisito (Prólogo)

Un cadáver exquisito (Prólogo) - Humor

En un lugar de la blogosfera, de cuyo nombre sí que me acuerdo, no ha mucho tiempo vivía un hidalgo escritor de palabras inefables. Hete aquí que un buen día, mientras engordaba uno de sus posts, se le apareció una anónima moza que le espetó “¿No has pensado en hacer un cadáver exquisito?” y un hidalgo que frecuentaba aquellos parajes –viendo la cara de interrogación del susodicho- añadió: “¿Sabes lo que es un cadáver exquisito?”.

 

Ante tamaña insistencia nuestro hidalgo escritor acudió al oráculo que todo lo sabe: Wikipedia. Y allí comprobó que un “cadáver exquisito” es una obra (en este caso una novela) que se escribe entre varias personas que se van turnando para dar paso a las sucesivas aportaciones, sin un guión fijo sino todo lo contrario: improvisado. De esta manera, y a diferencia de cualquier novela donde el autor tiene en la cabeza qué derroteros va a seguir la historia, en las novelas que adoptan la técnica de “cadáver exquisito” ni siquiera los autores saben qué va a suceder a continuación, porque por mucho que uno se esmere en hacerla progresar en un sentido, luego llega el siguiente y cambia todo de un plumazo. Esto genera continuas sorpresas no solo a cada uno de sus autores, sino también, y por supuesto, al lector a quien va dirigida la historia.

 

Pero estamos hablando de cadáveres “exquisitos” y esto significa que la historia debe tener empaque y atractivo, coherencia y ritmo, un estilo que aglutine los diferentes estilos de sus autores, y un interés en suma que atrape al lector. Y si por añadidura, el humor está presente, dicho cadáver podría acabar ensalzado en la Guía Michelín.

 

“Pues sí, yo me atrevo”, dijo el hidalgo escritor, conocido como “Palabras Inefables”. A lo que otro hidalgo, de nombre “Wambabaluba” se sumó presto: “Y yo me apunto”.

 

Pero ninguna buena historia que se precie puede llegar a buen puerto sin toque femenino, y para completarlo en esta lid se sumó “Rapunzel” quien, sin embargo, poco antes de llegar al ecuador de la obra, sorprendió a todos con una insólita revelación: no había una, sino dos “Rapunzeles” que se iban alternando para añadir sus contribuciones a la obra.

 

De esta forma, “Palabras inefables”, “Wambabaluba”, “Rapunzel 1” y “Rapunzel 2” fueron dando forma a este cadáver exquisito. Quizás fue lo de “cadáver” lo que inspiró a Wambabaluba a sugerir el título “El dulce gorjeo del buitre en celo”. Y con gran celo se pusieron los autores a escribir esta improvisada y siempre cambiante novela. Porque esta historia coral nos ofrece toda la gama de situaciones que uno puede encontrarse en la vida misma, así como otra gama de situaciones que más vale que ninguno se encuentre en la vida misma… salvo que quiera perderla.

 

Amor e infidelidad, médicos y laboratorios, ideales y corrupción, diarrea y estreñimiento, capos y sicarios, pizza y mortadela, guardias civiles y casados por la Iglesia, vida y muerte, melones y más melones… todas las pasiones del ser humano aparecen en los 127 episodios que componen esta obra. Cada episodio corresponde a uno de nuestros coautores. Ninguno de ellos ha escrito dos capítulos seguidos. Cada uno ha continuado la historia como le ha dado la gana, sin consultar con sus predecesores aunque manteniendo la regla de construir sobre lo ya edificado. Por increíble que parezca, la historia atrae, engancha y hace sonreír con su humor absurdo y surrealista, formando una pieza sólida y coherente (dentro de su incoherencia) en la que un lector ajeno no sabrá distinguir quién ha sido el autor de cada uno de los capítulos. Son, pues, cuatro autores distintos y una única y verdadera novela.

 

Desde aquí, no podemos más que agradecer a los autores su esmero y dedicación por llevar a buen puerto esta magna obra  y,  por  supuesto,  felicitarles  por su desbordante imaginación y facilidad de expresión. Y a los lectores, felicitarles también por haber elegido esta obra que estamos seguros les hará pasar un buen rato. Con la que está cayendo por ahí fuera, más nos vale sonreír un poco.

 

(Continuará…)

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Palabras Inefables

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.