Sociedad

Un despido improcedente



Un despido improcedente - Sociedad

Dedicado a mi héroe «mi padre» 
«A Veces la vida te golpea tan fuerte que crees que no podrás recuperarte nunca»

Que feliz te veo ahora, vuelves a tener esa luz en tu mirada, ya no te veo escondido del mundo, vuelves a comerte el mundo. Te he visto tan hundido, tocar fondo, dudando de tu valía como persona y profesional, mirando las horas del reloj sentado en el sofá, sin saber que hacer con tu tiempo.

No fue decisión tuya escoger otro camino, te lo impusieron y a ti solo te quedó resignarte. Después de treinta años dedicados a esa empresa, su agradecimiento fue desgarrarte el corazón y poner tu vida a patas arriba a tus cincuenta siete años de edad, cuando ya tenías tu camino sembrado, cuando habías hecho una lista con todos tus planes una vez jubilado, ellos decidieron cargarse toda una trayectoría intachable de sacrificio y dedicación.

Recuerdo ese día, llegaste a casa, rompiste tu corbata, te arrancaste la camisa y tiraste todo tu uniforme a la basura, no me creía que fuese verdad, pensé que era una de tus tantas bromas, pero te derrumbaste a los pocos segundos, y se me partió el corazón, te vi tan roto que si me hubieses dejado hubiera quemado aquel centro, pero tu me miraste, viste la rabia en mis ojos, y una vez más aún estando tú peor conseguiste calmarme a mi.

  1. Después de un año de cientos de curriculums mandados y entregados, de tocar muchas puertas y ninguna abierta, te vuelvo a ver, siento que es lo mejor que te pudo pasar, que tu destino estaba en otra parte, que a veces los sueños, o las cosas pendientes llegan tarde, pero llegan, y ahora te veo cumpliendo un sueño y encima cobrando por ello. Veo que has dejado todo lo malo atrás, y que has resurgido de tus cenizas, algo que vi imposible un tiempo atrás, pero vuelvo a verte, vuelvo a ver esos ojos tan llenos de vida, vuelvo a ver al héroe de mi vida, que una vez más me has dado a mi y a muchos un ejemplo a seguir de superación.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lilidancingqueen

1 comentario

  • Tienes mucha suerte con tu padre. El mío intentó lo mismo y fracasó; porque se le quebró la salud. Yo aún no he conseguido lo que mi padre merece ver en mí para que la vida le haga justicia a él, que ha sufrido tanto y luchado tanto por sacar a sus hijos adelante viudo, pobre y enfermo.
    Los padres y madres que luchan de verdad son héroes como tú dices, y nosotros somos gran parte del fruto de su esfuerzo y riesgos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información