Literatura

Un día soñado



Un día soñado - Literatura

Un día soñado
Despiertas…
Todo parece un día normal, todo va como siempre, tomas un baño, desayunas, vas a tu trabajo o a estudiar, todo es muy normal, nada te hace creer que no sea así, pero créeme, en estos momentos yo dudo de cuál es la verdadera realidad.
Atte: James
James simplemente era alguien como tú y yo, normal, nada fuera de lo común, con deberes y responsabilidades, con problemas y sueños, bueno, creía que solo eran sueños, hasta ese momento…
Empezaremos desde el momento en el que todo comenzó a tornarse extraño… Él estaba estudiando como todos los lunes, luego en uno de sus descansos se quedó dormido y soñó como todos los demás, algo sin sentido; al despertar, sintió que su cuerpo no lo había hecho aún, pensó que era algo normal, todos al despertar sentimos que aún no lo estamos completamente y que necesitamos unos minutos para estarlo totalmente, ¿No?.
A lo largo del día James sentía que aún no lograba reaccionar del todo.
—Tal vez estoy muy cansado— se dijo a si mismo y siguió con su día como cualquier otro.
Al llegar a su casa se preparó un sándwich, y se dispuso a comerlo mientras veía televisión, posteriormente, cuando ya sintió la necesidad de dormir y descansar de todo aquello que en el día lo había desgastado, se dirigió a su cama y se sentó, mientras se quitaba los zapatos y se ponía su pijama, sintió un gran dolor en la parte posterior de su pierna izquierda, la revisó y se dió cuenta de la gran herida que tenía, se veía grave.
— Es como si alguien te hubiera disparado soldado – se dijo a sí mismo en tono burlón, definitivamente no sabía de donde provenía aquella herida.
No le prestó atención, estaba exhausto y creyó que solo era producto de todo el cansancio, era algún tipo de alucinación, probablemente estaba viéndola peor de lo que en realidad era.
Tomó un café, sé cepilló los dientes y leyó algo justo antes de caer dormido en un sueño tan profundo como el mar. Al despertar no recordó que había soñado, era normal, con tanto cansancio lo más probable era que no tuviera ningún sueño, se levantó miró su herida, y efectivamente era menos grave de lo que la había visto la noche anterior, ahora parecía más bien como un rasguño un poco fuerte pero no lo suficiente como para ser comparado con una herida de bala, sé alistó para empezar con su día, llegó a su universidad, leyó sus mails, todo como cualquier día, y esa sensación de que su cuerpo seguía dormido y que había durado casi medio día, el día anterior, había desaparecido.
Al disponerse a regresar a su casa, en su parada casi diaria para comprar algún pasabocas, mientras lo pagaba, sé sorprendió al ver a alguien que se le hacía conocido, pero… Era extraño hasta donde el recordaba, solo lo había visto en sus sueños, no lograba recordarlo de otro sitio, pero ignoró ese suceso.
— Tal vez mi mente lo puso en mis sueños porque lo había visto antes inconscientemente en otro lugar – pensó y se dirigió a la estación del metro que acostumbraba diariamente.
Entro en el metro y como lo hacia siempre, comenzó a ver por la ventana como esa zona de la ciudad se desvanecia y cambiaba para dar lugar a aquel sitio, que aunque era menos lujoso, para él era perfecto por su tranquilidad, comodidad y porque en él la personas eran más amistosas y comprensivas que en otras zonas de la ciudad, como aquella en la que trabajaba, alli todos trabajaban como si no existiera otro propósito en su vida que el de conseguí dinero y poder junilarse y que incluso por lograr ese objetivo las personas eran tan egoístas que divulgaban rumores de los demás y humillaban a cualquiera que los trataba de opacar.
De repente, algo lo confundió, mientras caminaba hacia su hogar, vio que la casa de uno de sus vecinos era distinta, pero quizás mientras él no estaba la habían remodelado, claro que se habría dado cuenta de eso, pero los últimos días se sentía exhausto, y tal vez no había puesto atención suficiente para notar esos cambios en aquella casa, ni la constante entrada y salida de constructores de ella.
A pesar de que se convenció de que todo había sido producto de una semana atareada y de un extraño cansancio diario, sabía que algo en su entorno había cambiado.
Él no se había dado cuenta pero la verdad es que no eran ligeros cambios en su entorno, de hecho eran enormes, pero no tan evidentes, ya que a menos de que analizaras minuciosamente tu alrededor no te darías cuenta, cosas como el nombre de los puntos cardinales, su dirección, el nombre de las calles, las paradas del autobús, probablemente lograría darse cuenta en un mes, como la mayoría de personas que experimentan este tipo de sucesos, así es, hay más, pero hablaré de él porque es el único que ha logrado darse cuenta en absoluto del cambio tan enorme, los demás solo lo aceptan y son felices con esa realidad que a su parecer es aquella que siempre quisieron vivir.
Continuaré con su historia….
Entró en su casa y vio un pequeño gatito de aproximadamente 1 año de edad, lo saludo cariñosamente al ver que no era peligroso y por el contrario era totalmente inofensivo, además tenía una actitud hacia él como si ya lo conociera, como si fuera su dueño, James pensó que quizá había entrado por una ventana o por la puerta trasera, incluso pensó en preguntar a sus vecinos si aquel gatito era su mascota, pero ya estaba tarde y hacía frío afuera por lo que mejor lo dejó para la mañana siguiente, sé dirigió a su cama y luego de rutina nocturna cayó en un profundo sueño…
Esta vez si soñó: estaba un día atrás, justo cuando se había quedado dormido en uno de sus descansos en la universidad, pero era raro, no era él, es decir, miraba todo desde otra perspectiva como si fuera un espía, o alguien que sigue a su amor platónico a donde sea que va, sé dió cuenta que efectivamente estaba en el cuerpo de otro al verse en reflejado en un charco de agua lluvia en el suelo, pero le pareció extraño, porque era él, su cara, su cuerpo, tal cual, pero no entendía como habían dos de él en un mismo sitio. Ese pequeño detalle le hizo caer en cuenta de que estaba soñando y claro, como en todo sueño las leyes físicas y absolutamente toda la razón se desvanece y tú imaginación se libera, no hay límites ni consecuencias. Pero no podía controlarse a pesar de que ya sabía que no era real, su cuerpo era manejado como en automático, tenia emociones de repente y deseos de hacer ciertas cosas de la nada, era como si por dentro fuera alguien completamente diferente. Regresó a ver al otro James, era raro, veía todo lo que ocurría a su alrededor mientras él dormía, y de pronto, se acercó a él, y como si de un menú invisible se tratara, hizo algo en su nuca como si introducirse un código y entró dentro de él, como si fuese absorbido abrió los ojos y en ese momento logró controlarse, miró al instante si su herida ya estaba presente, y entonces se dió cuenta de cómo esta aparecia como si se tratara de un tatuaje, no le tomó ni un minuto, en terminar de aparecer y entonces de la nada se despertó…

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Light and Dark

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información