Medio Ambiente

Un problema que nos incluye a todos



Un problema que nos incluye a todos - Medio Ambiente

Ni las enfermedades infecciosas ni las cardiopatías ni el cáncer: al tope de los mayores retos en salud para 2019 la OMS ubica la contaminación del aire.
Según la organización internacional, nueve de cada diez personas respiran aire contaminado con partículas microscópicas que pueden dañar los pulmones, el corazón y el cerebro. Se calcula que este material particulado causa la muerte de siete millones de personas anualmente como consecuencia de enfermedades como el cáncer, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades cardíacas y pulmonares. Alrededor del 90% de estas muertes se producen en países de ingresos bajos y medios, con altos volúmenes de emisiones de la industria, el transporte y la agricultura, así como de estufas y en los hogares. La causa principal de la contaminación del aire (la quema de combustibles fósiles) también contribuye de manera importante al cambio climático, que afecta la salud de las personas de diferentes maneras. Entre 2030 y 2050, se espera que el cambio climático cause 250.000 muertes adicionales por año como consecuencia de la desnutrición, la malaria, la diarrea y el estrés por calor.

El cambio climático también plantea un desafío para los sistemas de salud públicos. Pero incluso si se cumplieran todos los compromisos asumidos por los países para el Acuerdo de París, el mundo aún está en vías de calentarse más de tres grados este siglo.

En Argentina:

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la contaminación ambiental causa la muerte de unas siete millones de personas en todo el mundo; unas 5 mil en la Argentina. Cardiopatías isquémicas, accidentes cerebrovasculares, neumopatías obstructivas crónicas, cánceres de pulmón o infecciones agudas en las vías respiratorias son sólo algunas de las patologías ligadas al deterioro de la calidad del aire. ¿Qué hacemos para remediarlo?
La contaminación ambiental en Argentina es uno de los problemas más importantes  los que nos enfrentamos, afectando a los recursos naturales básicos como el aire, los suelos y el agua. Por este motivo, urge que las industrias, que son unas de las que mayor cantidad de gases de efecto invernadero emiten, apuesten por sistemas de producción limpia, es decir, un modelo ecológicamente sostenible en el tiempo con las fuentes de energía renovables como buque insignia.
Esta mismas industrias son, a su vez, otro foco de contaminación ambiental en Argentina y, más concretamente, de sus aguas. Hablamos de los vertidos que realizan muchos de estos polos petroquímicos en nuestros ríos y lagos, muchas veces de forma clandestina. Es preciso acabar cuanto antes con las descargas cloacales que generan un exceso de materia orgánica en las aguas haciendo proliferar toxinas perniciosas para nuestra propia salud.
La mejor solución para optimizar esta gestión comienza por generar menos residuos y, desde luego, por reutilizarlos o reciclarlos dándoles una segunda vida que los aleje de los basurales –existen más de 2.000 basurales a cielo abierto sin control.

Por otro lado, tenemos la mala costumbre de culpar de estos males y, sobre todo, de dejar la responsabilidad de buscar soluciones a las grandes empresas y los Gobiernos. Sin embargo, nosotros como ciudadanos tenemos mucho que decir y que hacer en escenarios tan cotidianos como el trabajo, el estudio o el hogar.
Así lo vemos día a día con nuestros Retos Twenergy, que contribuyen a una mayor concientización de la sociedad. Un mayor uso del colectivo, utilización de bombillas y luminarias de bajo consumo, turismo sustentable, transporte en bicicleta… ¡todo suma!
Y todavía podemos ir más allá planificando nuestras propias campañas destinadas a conseguir un determinado fin. Para ello, claro está, precisaremos del apoyo colectivo, comenzando por nuestras personas más cercanas y, después, ayudados por altavoces tan eficaces como las redes sociales. A través de ellas podremos, por ejemplo, llevar a cabo denuncias como la presentada por unos vecinos contra una gran industria por incumplir su promesa de instalar filtros para el polvillo y atenuadores para el ruido.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lautyviz

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.