Anuncios
Salud

Un Rostro Fresco Y Lozano Usando Tomate!

Un Rostro Fresco Y Lozano Usando Tomate! - Salud

Actualmente tanto el hombre como la mujer se preocupan por mantener un rostro iluminado, liso, sin manchas y sin las famosas y molestas ojeras que nos hacen ver como mapaches.

Hoy traigo para ti algunos Tips que te ayudaran a obtener y a mantener una piel hermosa en todo tú rostro.

Número 1

Para tener una piel sana debemos mantenerla limpia, pues para ello vamos a preparar una mascarilla de tomate, simplemente vamos a necesitar un tomate, una cucharada de miel y una brocha de maquillaje, si, sólo necesitamos eso!

Tomamos el tomate y lo picamos en cuatro partes, lo llevamos a la licuadora (la cual debe estar bien esterilizada ya que las aspas son de acero), licuamos poco a poco y a baja velocidad hasta que este pastoso, sacamos nuestra pasta y la colocamos en un pequeño envase, luego agregamos la cucharada de miel y revolvemos todo hasta compactar bien, después tomamos una brocha de maquillaje y untamos la mezcla en nuestro rostro hasta cubrirlo por completo, lo dejamos actuar por unos 15 minutos y procedemos a retirarlo del rostro enjuagando con agua a temperatura ambiente. Realízalo por lo menos cada dos noches.

Número 2

Como nos desagradan las ojeras y no las queremos ver en nuestros rostros las vamos a eliminar usando un tomate, solo un tomate… Wow!

Si, agarramos un tomate lo lavamos bien y lo picamos por la mitad, de esa mitad vamos a sacar cuatro rodajas, primero vamos a usar dos rodajas enteras con todo y pepitas y las vamos a colocar en toda la superficie de ambos ojos y lo dejamos actuar por cinco minutos, después tomamos las otras dos rodajas, cada rodaja la vamos a picar cada una por la mitad y van a quedar como una media luna, esas medias lunas de tomate las vamos a colocar debajo de nuestros ojos, exactamente donde están las ojeras y lo dejamos actuar por cinco minutos más. Retiramos y enjuagamos nuestro rostro con agua fría o temperatura ambiente.

Número 3

No sabes cómo quitarte esas manchas molestas de tú rostro?, fácil, sólo necesitas un tomate y una cucharada de bicarbonato de sodio. Picamos el tomate en dos partes y le agregamos a cada parte la mitad de la cucharada de bicarbonato de sodio, tomamos nuestra primera parte y la frotamos nuestro rostro con ella en forma circular por cinco minutos, al culminar enjuagamos con agua a temperatura ambiente y realizamos el mismo procedimiento con la otra parte del tomate que nos quedó.

Debes realizar esto por lo menos una vez a la semana.

 

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

childin

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información