Literatura

Una guerra sin fin



Una guerra sin fin - Literatura

Hoy traigo a escena un viejo debate. Como asiduo oyente de podcasts relacionados con la cultura en general, hace relativamente poco tuve ocasión de escuchar a una locutora de uno de estos programas radiofónicos a la carta, afirmar, sin ningún atisbo de duda y sin que nadie le contradijera, que el libro en papel había ganado la batalla a su supuesto heredero electrónico. Y yo me pregunto, ¿que hay de cierto en esa aseveración?

Pues bien, como todo ser humano, caigo en el error de considerarme especial y diferente al resto, pero ello no significa que sea así y he de decir que devoro frases impresas en tinta electrónica. Lo hago a pesar de pertenecer a una generación continuamente arraigada a la nostalgia, ya sea por blockbusters internacionales como Stranger Things, o fenómenos de andar por casa como Yo fui a EGB. Me encanta el papel. El olor al abrir un libro y el tacto a la hora de pasar las páginas tiene ese efecto en mí de rememorar el pasado y trasladarme, en mi caso, a cuando me hallaba ante obras como La isla del tesoro o El Conde de Montecristo. O más atrás aún, cuando me quedaba abstraído ante las peripecias de Teo, o las de Elige tu propia aventura. Y digo que lo tiene, en presente, porque aún leo en papel, principalmente obras clásicas cuyas ediciones me atraigan lo suficiente. Pero ello no quita que habitualmente, tras llegar a casa tras mi jornada laboral, me siente en mi sillón con mi Kindle o mi BQ Cervantes entre las manos, dependiendo de si el ebook lo he adquirido en Amazon o en Núbico, y me deje absorber por la historia que tengo ante mi. Lo hago sobre todo por la comodidad de manipular un libro electrónico, frente al engorro de manejarse con un libro de centenares de páginas, pero también por el beneficio que supone no depender de una fuente de luz externa. Entonces, volviendo a la premisa con la cual iniciaba este párrafo, si no soy especial, y siguiendo el principio de la navaja de Ockham, lo más probable es que haya más personas que actúen como lo hago yo.

Y evocando ahora, no mi pasado, si no la pregunta que he lanzado al inicio, aún sin números en manos, me atrevería a asegurar que no, que el libro de papel no ha ganado la guerra al libro electrónico. Básicamente porque no existe tal confrontación. Ambos han aprendido a coexistir y han encontrado su nicho, su público. Porque al final lo que importa es la historia que te cuenta el autor y como lo hace, no el medio en el cual nos llegue.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Tiago Xacó

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información