Sociedad

Una historia para volverse loco

Una historia para volverse loco - Sociedad

Todos los días me quejo de lo aburrido que es el instituto, pero la verdad que prefiero que sea aburrido antes que inseguro, lo que voy ha contar parecerá mentira, pero es una situación real la cual viví el martes 19 de Marzo de 2019. Como siempre a las ocho y media bueno un poco más tarde entro a clase ese día Física a primera una clase que se veía aburrida, pues no pasan ni cinco minutos desde que me siento en el aula en la que faltan más de diez alumnos que llegan tarde, si más que yo, abren y un señor de cuarenta y muchos años o eso aparenta, delgado muy delgado, calvo, con una camiseta roja de mujer con dos triángulos uno en cada manga desde la muñeca hasta casi el codo, mas otro en la zona del pecho y cuello de color blanco los cinco y un pantalón caramelo ancho con varios bolsillos, se sienta en el lugar de uno de mis compañeros, todos le miramos con asombro que más tarde se convertirá en una mirada de miedo en el instante que la profesora le llama la atención tres veces con la palabra»perdone», él se gira, la mira y ella pregunta «¿que haces aquí?», él con voz de niño responde «venir a clase» la profesora asombrada le dice que no puede estar aquí, a la vez manda al delegado de clase ir a buscar a las directoras las cuales se lo toman a broma pero acceden a venir a clase, pero con calma. mientras tanto el hombre que traía una cartulina grande y una hoja se levanta mandando callar a la profesora con el dedo y se planta delante nuestra mirándonos en frente de la pizarra y lee el papel que llevaba, en esos momentos la profesora en bajo asustada pregunta a un alumno si nos vamos o nos quedamos, todos desorientados sin saber si era un «actor» o alguien con un problema mental escuchamos sin perderle de vista, en mi caso llegue a pensar en se convertiría en un ataque hacia nosotros de su parte al pensar en los ataques que ya han sucedido en otras escuelas. ya llegan las directoras le agarran de los brazos y poniendo otra vez voz de niño se queja diciendo que no hagan fuerza, seguido pregunta que si ya se ha graduado en ese momento pide su cartulina la cual le dan y las directoras le contestan que sí, el pide aplausos pero nadie los da (yo casi). Ya nos sentimos aliviados pero con el susto en el cuerpo. Una de las directoras vuelve y dice que esto tiene su punto de gracia, cuando ya le echan del instituto regresan las directoras y a modo de tranquilizar dicen de contratarle para las guardias al haber visto que no hablábamos en su presencia.

Señalando lo anterior que dijo una de las directoras, yo no encuentro la gracia puesto que esto de muestra la poca seguridad que tienen algunos centros, te lo tomas a risa después pero pensándolo fríamente aunque suene surrealista podría haber atentado con gran facilidad si simplemente hubiera llevado un cuchillo.

ESTO NO ES UNA HISTORIA FALSA AUNQUE SUENE SURREALISTA, TODOS LOS DATOS SON REALES FECHA Y DETALLES.

Pd: yo le encontré un cercano parecido al actor de múltiple lo único que este señor era muy delgado.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

rmdj

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.