Literatura

Una Partida Sin Despedida

Una Partida Sin Despedida - Literatura

Un día, en la vida de aquel niño que iba a concretar su jornada estudiantil, que solo dejaba el tiempo pasar y disfrutaba a su manera, sentado junto a su progenitora hablando sobre cosas superfluas, se preparaban para seguir su camino, la madre a su trabajo y el hijo a su colegio; era temprano, el sol parecía renaciente, el aire fresco, el trafico escandaloso, y los niños se dirigían al establecimiento; el bullicio de las primeras horas y las nuevas caras que se presentaban ante la criatura, que con nerviosismo afrontaba aquella escena como la entrada a un coliseo romano, lo incomodaban debido a su timidez. Al entrar, sentía desconcierto de lo nuevo y enorme que era, ante sus ojos, aquel recinto, con sus paredes blancas y azules, las salas que se asemejaban entre si, el patio que era su nuevo parque que explorar, amigos que conocer, y experiencias por vivir.

Entrando al salón, veía a sus nuevos compañeros con cierta indiferencia debido a que su timidez incrementaba. Las profesoras se presentaban afablemente y con bastantes ánimos para que los alumnos se animaran, consiguiéndolo pero no en su totalidad. Al ver esto, a una de las maestras se le ocurrió juntar en grupos a los pupilos para hacer que se conocieran entre si, logrando sin muchas complicaciones su cometido. La criatura ya con sus nuevos compañeros, entablaban conversaciones normales, jugaban, gritaban, corrían, hasta que se les acabara sus energías.

Por aquel entonces, poco sabia este chico de la vida, sentimientos y situaciones, y todo era algo nuevo, bonito y divertido, para la edad y desconocimiento que tenia en ese entonces. Los días pasaban y cada vez compartía mas a sus compañeros, hasta que conoció a aquella chica, que le nublaba el pensamiento, agitaba su corazón, estremecía su cuerpo, hacia un nudo en su garganta, no razonaba, se enmudecía, y solo podía pensar en su imagen. Era soso al acercarse, tartamudeaba en su presencia, se enrojecía y se asemejaba a una manzana acaramelada, aunque lo ocultaba con cierta audacia, ya que sabia que no se le confesaría inmediatamente.

Pasaban los meses y se hizo buen amigo de esta, aunque nunca llegaban a estar a solas como a el le gustaría, pero aun así disfrutaba aquellos momentos con ella y que obviamente quedaran en su memoria, pocas veces entablaban conversaciones las cuales eran para hablar de ellos, aunque cuando lo hacían podía sentir el tiempo como si fuera una brisa que pasa sin ser detectada, era un hechizo del cual era victima y solo quería ser absorto por ésta hasta ser parte de ello. Con el tiempo solo quería estar mas cerca de ella, consiguiéndolo pero no como el quería, eran buenos amigos, pero aun así satisfacía, en parte, su deseo de estar a su lado.

Los años pasaban y seguían igual, el niño ya entendía lo que sentía, aunque todavía no se armaba de valor para confersarlo, la chica también se daba cuenta pero solo se limitaba a ver que pasaba, al igual que un espectador que espera el final de una película. En los últimos días del año, cuando ya se acercaban las vacaciones, logro obtener sus tiempos a solas, aunque de poco serviría. Hablaron de lo mucho y poco que habían pasado, y de lo que querían hacer, aunque nunca dijeron lo que sentían en ningún momento, ambos disfrutaban de aquel instante como cuando jugaban en el patio. compartían sus comidas o simplemente molestaban en clase.

Poco sabia este chico que el destino que le esperaba era lejos de ella; al escuchar y presenciar ciertas discusiones en su familia, se durmió profundamente hasta el otro día, que al llegar supo que nunca mas podría ver a esa persona especial, ya que era su ultimo día en aquella ciudad, aunque solo se entero cuando se cambio de hogar,  lo consumió un vacío tan profundo como un abismo, sentía destruido sus esfuerzos, todo lo que hizo en vano, tiempo desperdiciado, una nebulosa de pensamientos negativos que solo aumentaba con el pasar de los segundos, lo único que lamento en su momento fue no despedirse como debía y no confesarse ante ella….

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Tomás Silva

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información