Negocios

Usamos incorrectamente el Crédito



Usamos incorrectamente el Crédito - Negocios

¿Porque usamos tan mal el Dinero y la Deuda? ¿Somos adictos al crédito? ¿Nos comen los Intereses? Debes saber porqué.

En mi primer artículo de la serie de FINANZAS PERSONALES, titulado: ¿Porque las Finanzas Personales No Son Parte de Nuestra Educación?, comentaba que la deuda que contraemos las personas es de dos clases: Negativa y Positiva, siendo la primera cuando nos endeudamos para pagar cosas de uso personal, y la segunda, cuando nos endeudamos para adquirir un activo o hacer una inversión. Con el segundo tipo de deuda buscamos tener una segunda o tercera o cuarta entrada de dinero extra, fuera de nuestro salario. Es decir, nos endeudamos para tener más dinero.

El exceso de deuda negativa, nos puede poner en serios aprietos sino aprendemos a controlar los gastos, o mejor diré, nuestros impulsos.

Muchas veces estos gastos se hacen como vía de escape emocional ante la insatisfacción de la vida personal. Por ejemplo, estar en una situación constante de sobrevivencia financiera, con cuentas por pagar mes a mes, sin poderte divertir; insatisfacción con el empleo actual que posees; insatisfacción en tu relación personal o familiar, etc, produce un desasosiego que algunos compensan comprando cosas que realmente no necesitan, poniendo en riesgo su precaria situación financiera.

Las consecuencias a largo plazo suelen ser terribles desde el punto de vista de la estabilidad económica si esos impulsos no son controlados a tiempo.

En fin, se hace imprescindible no solo aprender finanzas personales, sino aprender de autocontrol y disciplina. Esto es muy importante al manejar la deuda que adquirimos, o lo que es lo mismo, el crédito que contraemos. Al final lo que buscamos, es simplemente calidad de vida y se puede lograr con las estrategias correctas.

El Crédito es tomar dinero prestado de otros, sean bancos, cajas de ahorros, préstamos personales de amigos, familiares, de nuestro jefe, empresa, etc. Y como cualquier préstamo, viene con el añadido de intereses que hay que pagar. Ya en mi anterior artículo «La Fuerza del Interés Compuesto» hablé sobre los intereses, lo cual es muy importante para entender mejor el alcance de lo que ahora menciono.

Comprendamos el uso del crédito con un ejemplo: Deseas adquirir, digamos, un Televisor de última generación, por ejemplo, un Original Xiaomi Mi TV 4A, color negro 37 pulgadas (lo saqué de un anuncio de Internet. En mi casa mi Tv es mucho más modesta). Y tiene un precio de 500 (puedes asignarle el precio y la moneda de tu país de origen o residencia). Pues bien, supongamos que una tienda de esas grandes, o un familiar, o un amigo, han decidido prestarte el dinero y financiarte el 80% del costo total del TV. Eso serían: 500 x 80 / 100 = 400. Las condiciones del préstamo son por 36 meses a una tasa del 15% anual de interés simple. Entonces el TV te costará realmente: 400 x 15/100 = 60 por año. A 3 años serán: 180. En total el bien te saldrá en 400 + 180 = 580, abonando cada mes a tu acreedor 580 / 36 = 16, 11 para ir pagando tanto el préstamo más los intereses. Si lo ves así, no es mucho y puedes lograr suavizar el impacto que tendrá en tus finanzas ese préstamo que si lo pagas todo de una vez.

Pero si el préstamo es bajo interés compuesto, como en el caso de las tarjetas de crédito que tienen normalmente la tasa activa bancaria más alta, pues las cosas se te complican, ya que además de tener intereses más altos, y que casi siempre, por mala costumbre, la mayoría de las personas no abona nada en la tienda, sino que paga la totalidad del bien con la tarjeta, el impacto mensual en tu presupuesto personal es mayor. A ello se aúna, que normalmente no entendemos los conceptos de tasa nominal y tasa efectiva. Veamos que significan:

TASA NOMINAL: La tasa que a ti te dicen te van a cobrar anualmente por el préstamo y es la que aparece en el contrato bancario.

TASA EFECTIVA: Algunos la llaman tasa oculta, es lo que tú realmente estás pagando cada año por ese préstamo.

No me malinterpretes. No necesariamente significa que el banco te esté engañando. El problema es que no leemos los contratos con los mecanismos de financiamiento que te van aplicar, sencillamente porque además de un motón de “letras” y de paso muy pequeñas, uno no está familiarizado con un montón de conceptos cuando se hablan de los intereses de financiamiento.

Si encima te retrasas con los pagos, la deuda tiende a abultarse y comienza nuestra rabia al dificultarse los pagos mes a mes por esos préstamos.

Una de las cosas que los Bancos deberían estar obligados (obviamente esto depende de la legislación de cada país), es aclarar de manera sencilla, sin tecnicismo, cuanto es la “Tasa diaria” de financiamiento que te aplican, y por supuesto la Tasa Efectiva mensual y anual. No solo la nominal.

Y sí, sino lo sabías, diariamente te van aplicando intereses de financiamiento por ese préstamo, que normalmente uno abona mensualmente. Te dicen que la tasa de interés es anual, pero es su cálculo base.

Normalmente, si te dicen, por ejemplo, que la tasa de interés anual nominal aplicada es del 20%, realmente la tasa efectiva diaria suele ser alrededor de un 22, 13%, y la mensual alrededor del 21, 9%. Esto es porque el tabulador financiero o sistema de cálculo puede usar hasta 20 o 30 decimales, los toma en cuenta todos, que van sumándose diariamente, además del famoso costo de manutención de la deuda (que es como una especie de pequeñísimo cargo o gasto de Horas Hombre o Empleado, por manejar las cuentas de tu deuda mientras esta dure).

Y están los cargos especiales, que ocurren cada vez que te retrasas en pagar varias cuotas y tu deuda es transferida a un departamento especial del Banco; ese cambio a esa área o Departamento, suelen cobrártela también dentro de los intereses en una pequeñísima fracción, pero que puede ir abultándose con el paso del tiempo sino la cancelas. En conclusión, a menos tiempo de deuda tasas más altas, y a más tiempo de deuda va bajando la tasa hasta concordar con la tasa anual que te dicen que te cobran en el contrato bancario.

Esto es importante, porque normalmente cuando nos retrasamos en los pagos, por semanas o meses, es justamente cuando las tasas que te aplican son un poco más altas que la tasa anual. Si te retrasas un día en un pago, la tasa diaria de financiamiento por cada día que te retrases, no será la misma que te aplican anualmente, sino un poco mayor y al tratarse de interés compuesto, los intereses de tu deuda se capitalizan, en este caso diariamente, y el cálculo de tu crédito se irá haciendo sobre un monto cada vez mayor.

De allí, que uno nunca se explica porque «engorda» tanto una deuda. En algunos países, obligan a las instituciones financieras a divulgar la tasa efectiva anual y no la nominal, de manera que el cliente tenga la certeza de cuál es la tasa que realmente está pagando.

Tampoco quiero pelearme con los amigos de la Banca. Ya he mencionado en artículos previos que requerimos de cuentas bancarias como mecanismo de ahorro para después invertir nuestro dinero, e incluso para apalancarnos financieramente.

Así que, en la medida de lo posible, toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

1) Antes de endeudarte piensa si realmente necesitas ese bien o servicio, o si existe alguno de similar calidad en otro lugar o con otro proveedor menos costoso. No te ciegues con la marca, que obedece más a la maquinaria publicitaria de las promociones. Evita los impulsos del momento.

2) Trata de abonar algo, no pagues todo bajo financiamiento así tengas una tarjeta de crédito “limpia”, sin deudas.

3) Trata que, si el crédito versa sobre un bien o servicio que no es muy costoso, no usar de primera mano un préstamo bancario, sino recurrir a algún buen amigo, familiar o si la misma empresa que te lo vende también te lo puede financiar y que sea bajo la modalidad de “Interés simple” y no compuesto. Un Banco te aplicará siempre el interés compuesto, y casi nunca conocerás su tasa efectiva.

4) Si solicitaste un crédito bancario, como un préstamo personal, pregunta o exige que te digan cual es la “Tasa diaria” efectiva, la mensual y la anual y no te dejes engatusar por el promotor de negocios del Banco. A veces, ni ellos mismos manejan estos conceptos, ya que es el departamento financiero y contable del Banco, quién tiende a registrar y hacerle seguimiento a las deudas. Estos últimos si lo saben. Pero en todo caso, trata que te den la información y no que te remitan al contrato bancario que muchas veces no es lo suficientemente claro.

5) Por todos los medios evita retrasarte con las cuotas y, especialmente, contraer muchos préstamos a la vez. Debes saber HASTA CUANTO ENDEUDARTE.

Siguiendo esta línea del adecuado uso del crédito, en mi próximo artículo comentaré lo inherente a las deudas por Tarjetas de Crédito, que afectan a una parte importante de la población en cualquier país.

Hasta la próxima.

 

ARTICULOS PREVIOS:

¿Porque las Finanzas Personales No Son Parte de Nuestra Educación?

El Problema de la Inflación

La Fuerza del Interés Compuesto

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Jorge Sindoni

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.