Política

Venezuela es el país de las maravillas



Venezuela es el país de las maravillas - Política

Según el País de las Maravillas de Alicia escrito por Lewis Carroll las cosas rayan en lo absurdo y desproporcionado; se juega golf con flamencos y la comida te puede hacer crecer o encogerte. De cierta forma es igual en Venezuela, las cosas rayan tanto en lo absurdo que comienza a ser entendible porqué los venezolanos tienen la particularidad de burlarse de cada desgracia.

La mayor parte de la población no cubre los nutrientes necesarios en su alimentación y aún así escuchas las fiestas cada fin de semana, y miras el esfuerzo de cada uno de ellos para comprar cualquier licor (porque eso sí, los estándares de exigencia han cambiado), porque “uno tiene que darse sus gustos de vez en cuando.” Y no puedo estar más de acuerdo.

El servicio eléctrico y de agua es tan inexistente como la normalidad en el País de las Maravillas de Carroll; y cada vez que se va la luz el silencio es interrumpido por algún equipo de sonido de algún carro, y todos se ponen a jugar y sudar como si tuvieran una piscina llena en sus casas.

Por la misma falta de luz es imposible investigar algo para alguna asignación académica y los profesores se empeñan en regañarte porque todos los estudiantes somos flojos que dejamos las cosas para último minuto, como si ellos nunca hubieran dejado nada para último minuto, y lo normal debería ser que hubiera luz durante ese último minuto.

Las quejas sobre el servicio de internet son cada vez mayores y se profundizan, porque cuando hay luz, algunas veces no hay señal de internet, y se hace una fila más o menos soportable para solicitar el servicio de internet en tu casa, cuando ni en el mismo edificio de telecomunicaciones hay señal de internet.

Un país donde vas enojada con la vida porque no puedes hacer nada y aún así te dicen que tienes que sonreírle a las adversidades, pero después de 12 horas seguidas sin luz diarias y de no tener, hasta hora, un día completo de luz y agua la sonrisa comienza a cansarte.

Donde los ladrones tienen aires de diplomáticos y pasan comunicados por redes sociales para decir que se llevarán las puertas de los salones, porque ya no hay nada más que puedan llevarse y porque ellos las necesitan más que los estudiantes.

Y son solo algunos ejemplos de patrones un tanto absurdos que hacen de Venezuela el país de las maravillas.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

2.33 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

lexiz_vene

1 comentario

  • Vzla era el país de las maravillas, lo era tanto y lo fue tanto que todo extranjero…llámese libanes, italiano, chino, dominicano, portugués, colombiano, peruano, ecuatoriano, árabe, españoles, gringos, hicieron en Vzla sus vidas, sus fortunas, sus negocios, yo añoro esa vzla, la vzla pujante, segura, de progreso, competitiva, sana…Dios¡¡¡ como la añoro¡¡¡¡

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.