Salud

Verdaderos males de salud que viven solapados

Patrocinado


Verdaderos males de salud que viven solapados - Salud

¿Qué hay del sentirse “fracasado”?

Esta es una apreciación que muchas veces hacen diferentes personas respecto a sus semejantes pero: ¿cuán justa resulta ser?
Me gustaría preguntarte, amable lector, con todo el afecto y la preocupación: Conoces de alguna persona, quizá un primo, un sobrino, un hermano o, tal vez, un hijo tuyo del cual se puede notar que a menudo se considera a sí mismo que no está a la altura en lo que normalmente es exigido por la mayoría de las actividades sociales, es decir, que no es suficientemente extrovertido o que es poco abierto para corresponder dichas integraciones y para atender casi todos los asuntos de la vida de manera que no lo menosprecien? ¿Puedes notar que los demás lo suponen como alguien de poca importancia y lo desprecian por no ser alegre, decidido y comunicativo como ellos y como otras muchas personas? ¿Puedes notar que dicha persona (sea mujer u hombre) se cree poco digno de merecer el cariño, o de alcanzar el amor de una mujer la cual considera que es muy linda (o si es una mujer, de obtener el amor de un hombre el cual la atrae, el cual desea mucho) pero que la ve (o lo ve) como una estrella en la distancia a la cual no aspira alcanzar nunca por no tener fuerzas, decisión, valentía, por no ser desenvuelto y etcétera?
Pues el mensaje que te doy es que tales circunstancias de ánimo o de actitud, realmente, no corresponden a algo normal, no son una situación que deben vivir todas las personas en el mundo, no todos deben afrontar o padecer este tipo de estado o de suerte y no es honesto que les neguemos nuestra comprensión y respaldo. (Y, ciertamente, si alguien llegase a atravesar este tipo de condiciones de estado de ánimo, en el caso de una persona con una conveniente o normal salud mental, en realidad no debe padecerlo por mucho tiempo, es decir, suele manifestársele por cortos periodos de tiempo y luego acostumbra superarlo). Nosotros mismos podemos saber, darnos cuenta o ser conscientes cuándo este tipo de situaciones no resultan justificables o normales.
pues una cosa viene a ser que una persona tenga una decaída en su estado de ánimo por causa de la pérdida de un ser querido o de su ruptura sentimental con su pareja o con la persona más querida en la vida, pero algo muy diferente es que a diario, en lo corrido o en lo entero de la vida deba padecer una angustia, una falta de fuerzas para vivir, para involucrarse en diferentes situaciones o actividades con amigos, con familiares o con cualquier otra persona y con el entorno, cosas las cuales, claramente, podemos ver que resultan placenteras para con la mayoría de nuestros semejantes.
Definitivamente, debemos dejarnos en claro, debemos entender que, como seres en este mundo, no elegimos sufrir o llevar a cuestas este tipo de padecimientos, esta actitud o esta forma de ser, la cual manifiestan dichos afectados. De hecho nadie elige tener el tipo de habilidades o de cualidades que actualmente posee. Nadie puede decir: “Es que yo soy muy decidido, muy avispado (como decimos comúnmente) y por eso no soy medroso, no sufro de esas cortedades de ánimo, esas timideces que ellos padecen”. …Pues el que lo haga solamente está dejando ver su enorme y pastoril ignorancia. Pues: ¿elige una persona nacer con cáncer o con epilepsia, decide una persona haber venido al mundo con esquizofrenia? Por supuesto que no.
Hay un incontable número de personas en todo el mundo, pues no es una situación que se viva solamente en los países menos desarrollados, sino que también en las superpotencias, que acostumbran referirse para con ciertos semejantes suyos y decir: “Es que ese muchacho o muchacha, fulano de tal mantiene es encerrado en su casa, no sale ni a la esquina, no habla con nadie, no se ríe, no trata de involucrarse con los demás y por eso es todo tímido, por eso no se le aparta el miedo, por eso es reprimido” Y, fíjense, amigos, cuan indocta, resulta tal afirmación: “por no ser avispado, por eso no lo deja la timidez”. Es que, precisamente, por causa de que, dichos afectados, sufren de apocamiento o son retraídos, por esa causa no les apetece o tienen fobia de socializar. Pero, la pregunta importante a tener en cuenta es: ¿Qué es lo que les causa esa cobardía? Como venimos diciendo, la causa de ello es una anomalía en el funcionamiento cerebral, en el funcionamiento de las neuronas de su cerebro.
A propósito de todo esto, sepan, amables amigos, que, actualmente, y desde mucho tiempo atrás, vengo haciendo investigaciones acerca de todo este tema médico, ya que es mi deseo encontrar o ayudar a descubrir una cura mucho más rápida para todos estos males mentales que venimos tratando. Por supuesto que en la actualidad existen procedimientos médicos, tanto de terapias psicológicas, como mediante administración de innumerables medicamentos, (los cuales ciertamente están ayudando a muchos afectados en todo el mundo) pero es mi deseo una forma, un procedimiento o un método que (como dije) sea mucho más rápido para aliviar este tipo de males.
Y como decía al comienzo, existe una exagerada ignorancia respecto a las implicaciones de las diferentes anomalías mentales y eso está destruyendo familias en todo el mundo, está acabando o está impidiendo que se formen amistades muy bonitas. (Continuará…)


4.14 - 7 votos

Patrocinado

Acerca del autor

yoseh

Deja un comentario