Literatura

Versos de fuego



Versos de fuego - Literatura

Ocasos

Hay crepúsculos radiantes.

Mariposas de fuego abren sus alas

En el umbral de la noche,

Para morir sin ruido más tarde,

Donde ni el recuerdo puede alcanzarlas.

Hay crepúsculos lúgubres,

Poblados de melancólicas luces.

Millones de sombras frías

nos envuelven como sudarios

Y nos hacen soñar con el día.

Ellos son preludio de un instante

El último de la vida,

Cuando el alma se desprenda

De un cuerpo aún tembloroso

Sin saber si se extinguirá para siempre

O gravitará en inconcebibles dimensiones.

En esos ocasos sin sombras ni luces

estaré ausente de ruines ilusiones.

Eterno solitario, que no vibra,

Que no disputa a la vida sus dones

Ni puede avanzar tranquilo a la muerte

Con el valor con que avanzan los hombres.

La hoguera

El tiempo es mar callado que cubre nuestras almas
carcome nuestras pieles y anega la esperanza.
Que en lucha contra el tiempo los hombres se debatan,
que alcen sus obras en el aire, enhiestas como ramas,
ramas que perduren y sean de otros salvaguarda.
Seamos roja hoguera, que lenta se dilata,
en busca de otra hoguera, tal vez ya muy lejana,
para encender el mundo y ahogarlo entre las llamas,
nuevo sol rugiente que alumbre sin cesar.
Las llamas en su marcha dibujan grandes alas
de luz en el espacio y avivan la esperanza.
Crece roja hoguera, cubre así la Tierra,
crece ardiente hoguera…

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Luis Alberto Solórzano Sojo

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información