Anuncios
Salud

Vida Al Límite

Vida Al Límite - Salud

Ha pasado más de un año que fui diagnosticada con Trastorno Límite de Personalidad, y cada día he aprendido a sobrellevar este trastorno.
Al tener un diagnóstico, he podido regresarme a cada una de las etapas de mi vida, analizar el comportamiento que tenía, y entender un poco mejor el porque de mis acciones, mi forma de ser y de ver la realidad. Pude darme cuenta que desde muy pequeña, siempre me sentí completamente diferente al resto, sentía demasiado acelerado todo, desde mis impulsos hasta mis pensamientos, y también lo que decía era a veces con mucha dureza y rabia, algo que no era normal para la edad que tenía en ese entonces. Cada etapa tenía muy marcado el como vivía mis emociones; la adolescencia tuvo un gran impacto en mi desarrollo emocional y psicológico, en donde todo se potenció al punto en que no lograba tener control de mis emociones, pensamientos y acciones, eso me llevó a tener problemas alimenticios, problemas para dormir, periodos prolongados de ansiedad y depresión, conducta autolesiva/suicida, y comportamiento más agresivo.
Actualmente, y gracias al tratamiento que recibo desde hace más de un año, todos esos síntomas han disminuido en gran porcentaje; tengo mejor control sobre mis emociones e impulsos, los pensamientos de querer morir y la conducta autolesiva han desaparecido, mi estado de ánimo es un poco más relajado, la ansiedad y la depresión también han disminuido mucho, y en general, puedo decir que me siento más feliz, estable, y tranquila.
Ha sido un largo recorrido, y no fue nada fácil. Reconocer que necesitaba ayuda fue el primer paso que tuve que dar para iniciar mi recuperación, y durante dos meses de internamiento, tuve que esforzarme para sanar heridas, cerrar ciclos, aprender a valorarme y a valorar cada día. Estar en recuperación es algo agotador, pero cada esfuerzo te acerca a tener una mejor calidad de vida, a sentirte feliz y estable, a aceptar y conocer todas y cada una de tus emociones.
Ningún dolor es para siempre. Eres tan capaz, tan valiente y tan fuerte como para atravesar ese fuego. Vale la pena luchar, vale la pena sentir que vas a quemarte, porque será temporal, al final del camino cada herida estará cicatrizada, y ya no dolerá.
Todos somos sobrevivientes. Sigue luchando.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 16 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Chica gris

1 comentario

  • Es necesario tener mucha valentía ante este sufrimiento, donde los sentimientos están a flor de piel, para afrontarlo tan abiertamente y exponerlo de manera tan sincera y clara.
    El sentir no ser nadie, el vacío y el dolor irresistible son profundos sentimientos muy difíciles de sobrellevar. Poner en marcha todo tu arsenal defensivo para entrar en el combate que supone el día a día es admirable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información