Salud

Vivir La Vida De Manera Consciente



Vivir La Vida De Manera Consciente - Salud

A quién no le ha sucedido alguna vez que, llega a un lugar y no ha sido consciente de cómo ha recorrido el camino. De pronto nos encontramos ante la puerta de casa, apagamos el motor del coche y nos damos cuenta que no recordamos el trayecto recorrido. Estamos tan acostumbradas a actuar en modo automático que aquello que sucede a nuestro alrededor pasa inadvertido. Resulta más fácil y más cómodo actuar reaccionando ante lo que nos sucede, que por el contrario actuar pensando en qué nos sucede y por qué.

Planificar y provocar lo que deseamos parece ser lo único que nos preocupa. Ser conscientes de las cosas, observar para descubrir y recoger datos vitales nos resulta incómodo, porque requiere esfuerzo y exige sacrificio, y porque, tal vez lleva un coste que no estamos dispuestos a asumir, como el de enfrentarnos y superar nuestras propias barreras mentales.

Es verdad que intentar entender nuestra mente es un juego complicado, porque cuando uno intenta controlar su mente, se arriesga a que surja una resistencia. Esto sucede porque la otorgamos un poder superior que consume toda nuestra energía, le otorgamos todo el poder de decisiones convirtiéndose el proceso en una locura temporal, podemos hasta perder la identidad. La mente puede ser nuestro peor enemigo, o nuestro mejor aliado.

Ser consciente requiere esfuerzo. Ser consciente significa crecer, pero todo crecimiento es doloroso. Ser consciente es estar alerta y atento a lo que somos; no podemos quedarnos inertes, no podemos vivir como autómatas. Ser consciente implica peligros. Ser consciente es difícil, sin duda, porque despertaremos ante una multitud dormida. ¿Peligroso? Sí, ciertamente arriesgado. ¿Por qué? Pues porque vivir con gente ciega y tener ojos es una situación aventurada. Terminarán destrozándote los ojos, porque esos ojos ofenden.

Tal vez por eso crucificaron a Jesús aquellos que al mirarle a los ojos miraban un espejo. Y veían algo tan feo, que en lugar de aceptar el hecho de que lo eran, el camino más fácil fue destrozar el espejo y olvidarse completamente de su fealdad.

A las gentes profanas no les gustan las personas conscientes. A las gentes profanas les gustan esos que se parecen a ellos. Porque estos no les  son extraños.

Pero somos seres espirituales al fin y al cabo por naturaleza y nuestro reto es recordarlo. No estamos aquí para oprimirnos a nosotros mismos o a los demás. Desde esta perspectiva, aprender a ser conscientes se vuelve una suerte de reto que necesitamos con urgencia practicar. Somos potencialmente dioses, sólo hay que saber encontrar el que llevamos dentro.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.65 - 17 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aicrag

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información