Anuncios
Cine y Televisión

Watchmen: El Verdadero Significado De Los Héroes.

Watchmen: El Verdadero Significado De Los Héroes. - Cine y Televisión

Alan Moore es un escritor conocido por sus novelas gráficas, las cuales resultaron ser un aire fresco para la industria del comic y que colaboraron a que este medio empezara a ser considerado más que entretenimiento infantil. Sin duda, las primeras obras que se nos vienen a la cabeza cuando hablamos de este autor, son V de Vendetta y Watchmen, ambas siendo un boom en sus respectivas temáticas, y dándonos una probadita de la visión que el autor quería plantear sobre el mundo.

En esta ocasión, hablaré sobre Watchmen y el cómo Alan Moore plantea una realidad mucho más cruda sobre los héroes.

¿Quién vigila a los vigilantes?

Esta pregunta se hace dentro de la historia, y nos plantea un cuestionamiento muy interesante, sobre si los héroes hacen lo que hacen por un deseo genuino de mejorar las cosas, o simplemente son locos con disfraz intentando ejercer su poder sobre otros, no solo a nivel físico sino a nivel moral; es entonces teniendo este dilema en mente, que hablaré sobre los personajes que para mí son el pilar de esta historia: Rorschach, Dr Manhattan, Ozymandias, y The comedian.

Estos cuatro personajes representan diversas interpretaciones de la condición humana, y básicamente los vemos en constante conflicto en una situación en la que todo puede acabar en una guerra nuclear.

Adrian Veidt es un hombre que se ve a si como un conquistador, en su fantasía de poder se concibe como Ozymandias, el rey de reyes, hombre que va a custodiar a la humanidad y la salvará de sí misma, yendo más allá de todo convencionalismo moral, desde su punto de vista el fin justifica los medios. Ser el hombre más inteligente del mundo, y una vida alejada de fracasos y de la bajeza humana, hicieron que sea un individuo capaz de fabricar su propia verdad y sentir que el mundo come de su mano.

Walter Kovacs es el fracasado de la historia, su moral y sentido del deber están fuertemente ligados al sufrimiento que ha vivido, por eso es que desde sus ideologías distorsionadas y con mucha influencia por parte de los movimientos conservadores y derechistas, tiene una visión del mundo en la que las cosas son lo que son, no hay matices grises, simplemente blanco y negro. Rorschach nace entonces como un individuo que no tiene rastros de Kovacs, ya que mientras este es un hombre pisoteado por el mundo, Rorschach es la idealización de este mismo hombre, representa el juez y el verdugo que luchará con toda la injusticia del mundo incluso en las puertas del infierno.

Edward Blake es quien simplemente se lava las manos, un hombre que enfrenta al mundo burlándose de todo, ya que la única forma que tiene para mantener su cordura es esa, asumir la naturaleza humana y burlarse de lo divertida que es. Representa lo más bajo porque concibe la existencia humana como una broma. Es así que se vuelve “The comedian”.

Y por último está el Dr Manhattan, quien antes era Jonathan Osterman. Este personaje es el más curioso e interesante de todos, ya que está ligado directamente a la historia. Es decir, lo que logra Alan Moore aquí es bastante cruel, ya que mientras los demás personajes cumplen su rol sin saber el resultado de sus acciones, mientras los demás personajes se dan a si mismos su propio nivel de trascendentalidad, el Dr Manhattan sabe que todo esfuerzo es inútil, es el ser más poderoso, y ese poder genuino le hace ver que la realidad es algo que va más allá de su voluntad o de la de cualquiera, incluso vemos como su voluntad e identidad son retenidas solo por el simple hecho de ser un personaje, es entonces cuando la identidad de Jonathan, se le hace a si mismo muy lejana pero a la vez conforma todo lo que es, haciendo entonces que se vuelva un ser confundido a la hora de interactuar con los humanos.

Es entonces que Alan Moore nos plasma de manera dramática, la verdadera condición de estos personajes. Aquí no hay nadie cool o genial, sino que simplemente vemos como poco a poco estas personas se hunden entre sí. El vencedor que podría considerarse Ozymandias, al final de la historia se nos muestra de tal forma que genera lastima. A pesar de su conspiración para detener el inminente conflicto a nivel mundial, ese plan tan elaborado, todas las vidas que sacrificó, terminan por ser en vano gracias a un simple diario, gracias al diario de Rorschach.

¿Es entonces Rorschach el ganador? No. Rorschach al final asumió que todo lo que había ideado, era una fantasía, que todas sus ideologías no eran nada más que una respuesta interna para intentar seguir adelante. Por eso entre lagrimas, le dice a Manhattan que lo mate, tal vez el mundo nunca fue para él, al igual que nunca lo fue para The comedian.

Yo diría entonces que las ideologías humanas, son un barco que se hunde por su propio peso a la inmensa incomprensión que tenemos de la existencia. Lo más alentador que Alan Moore nos deja, es que a pesar de todo, como seres humanos siempre nos tenemos a nosotros mismos. Al final de todo, los personajes de Laurie Juspeczyck y Dan Dreiberg terminan haciendo el amor, como una muestra de que después de todo eso, aún había espacio para amar, el poder para amar, y el poder del amor para darle sentido a todo.

 

 

 

 

 

 

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

chencherio

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información