Economía

¡y El Diablo Dijo…!

¡y El Diablo Dijo…! - Economía

Esto es para recordar viejas promesas de presidentes olvidadizos, en mi país:

¿Derecho al trabajo o derecho a defender la existencia? ¿La lucha contra el narcotráfico?

Antes de terminar el domingo, de las pantallas de televisión y de los magnavoz de las radios salto a ellos la presencia del mandatario de la replública; quien, después de agradecer sobre los comiciós dominicales de los que participaron en ello (y a los que no intervinieron en esto, también), reiteró el compromiso que ante tomó y que, nadie creeyó durante su campaña presidencia, que todos nos mofamos durante estos tres años de mandato; y, sobre todo, que la Reina Elizabeth II dijo amargamente Who are you?(¿Quién es usted?), lo que aquella figura respondió: I am, Mr. Ness. Eliot Ness); ya que nunca creímos que lo cumpliría, no la promesa del trabajo remunerado, no lo del combate al narcotráfico; sin la clásica escusa de que el vicio llegue a sus hijos [?].

 

¡No! ¡Jamás podría burlarse con ello de su pueblo! Si no de salvar su vida por instinto de conservación.

Ya que al momento de tomar el poder, el Señor Eliot Ness, fue increíblemente amenazado (lo increíble es la deficiencia del servicio de seguridad interna y externa que lo rodea para filtrar esa información a sus oídos)por gánsteres, vicarios y canchanchánes que los acompañan. El Agente Federal, al ver su existencia en peligro, acertadamente pagar cara su vida, para defenderla. ¡Aunque ésto sea lo último que haga!
Confundir al Enemigo a la italiana
Al momento de que la imagen aparecieron en los medios masivos de comunicación, salto a la vista un pin clavado en la solapa del traje, un símbolo sagrado parecido a la bandera oficial italiana (quizás para confundir a sus enemigos, dando el factor sorpresa), volviendo a retarlos valientemente desde su humilde fortaleza; Mr. Ness, toma la delantera a ellos, dando un significado a su vida, y que ésta no es algo que se desprecie y tire al olvido, y que Norman Mailer jamás podría mencionarlos antes en sus texto cáusticos.

Mr. Ness, creó un frente común, en donde todas las fuerzas guerrera y civiles pelearían en pos de esa causa noble. Pero, pese a que leguines infinitas de soldados, marinos, fuerzas federales, estatales, policías de tránsito y auxiliares; masajistas y aguadores (seleccionados y aficionados); meseras, vendedores informales y formales; y ciudadanos varios, den el último aliento para esta noble causa, el Demonio ve con ojos inmisericordes a esa pequeña figura de banda tricolor: el Señor Eliot C. Ness. Él tendrá la última palabra.
I am, Mr. Ness. Eliot Ness

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 26 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Americo Valadez

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información