Política

Yo NO estuve el 11 de Mayo



Yo NO estuve el 11 de Mayo - Política

Domingo, 29 de Mayo del 2011.

Llueve en Zaragoza, una de esas efímeras y violentas tormentas primaverales, que llenan el aire de limpieza y te ayudan a pensar con claridad. Supongo que los acampados en la Plaza del Pilar lo habrán pasado mal, el buen rollo y los porros no ayudan contra los elementos.

En la radio, Rubalcaba ha sido proclamado candidato único y mega –prócer del PSOE, sin que haya habido por medio ni un somero debate. Carme Chacón, que hace unas semanas, en el salón epílogo, proclamaba, colocada de poder, que aquel era “el preludio de cosas maravillosas” muere políticamente. Carme debería saber algo más de la fuerza con que la historia de España utiliza el sarcasmo, pero supongo que todos vamos, disparados ya, hacia nuestro destino, sin que podamos, realmente, modificar en algo nuestra trayectoria.

Por supuesto, entre “los indignados” no ha salido ni una sola línea de protesta al respecto, un movimiento que se denomina “Democracia Real Ya” ve pasar flotando, sentada frente al río, quizá interesadamente, su propia naturaleza muerta. Tampoco puede pedírseles mucho más, aunque realmente la historia les ofrece oportunidades únicas de ser creativos. Como en la Poesía, la historia repite estrofas, que se escriben con letras distintas pero que suenan igual, según las vas cantando. Es Mayo, la estrofa es la once, no la sesenta y ocho del verso anterior, y de nuevo, los hijos privilegiados del régimen, esta vez en tiendas del Decathlon, protestan, de nuevo, contra sus padres para poder ocupar su puesto, rimando sin compasión. Esta vez el sueño de la visión de un horizonte silencioso entre montañas, tras una dura caminata, sustituye al de una playa donde el surf y Úrsula esperan, en una fogata al atardecer, bajo los adoquines. El poeta dió clases de márketing. La magia de esta poesía es que los últimos versos nos parecen burdos, comparados con la magia de los anteriores, pero lo cierto es que siempre fueron igual de sórdidos y hermosos.

La tarea de buscar el adjetivo que definiría contemplar cómo el espectáculo del ciclo de la vida y la muerte, que se repite una y otra vez, también se manifiesta con el poder, ver como los poderosos de hoy, hijos, nietos, sobrinos del Franquismo ven ahora cómo sus propios hijos y nietos eclosionan, se antoja estúpida, como caer en un bucle, pues ese adjetivo sería el mismo que usaría para describir a la propia tarea. ¿Asqueante? ¿tediosa? ¿descorazonadora? ¿deprimente? ¿decepcionante? probablemente todo ello a la vez.

Las manifestaciones espontáneas no existen, siempre hay detrás grupos organizados que abanderan dos o tres verdades como puños y arropan a los que quieren levantarse para mover su molino. Un espejismo de los movimientos islandeses, hace moverse a la gente pensando que quizá puedan ver al gobernador del Banco de España preso y encausado. Pero es todo mentira, las Asambleas, en forma de sacos rotos, templan los gritos y paran las fuerzas de los que los profieren, como un capote o un preservativo. El sistema detiene el golpe, como los juncos, doblándose con él. Esta vez han tenido que recurrir a los cubanos, pero bueno, los sindicatos no podían, están lamiéndose heridas mortales, y si me quedara algo de curiosidad intentaría saber cómo será la construcción del verso que rime con ellos en la siguiente estrofa de la historia.


Para los que vemos cómo queda silenciado que que el verdadero problema es que la expresión del trabajo, de la sal del salario, queda convertido en púlpa de papel que una imprenta manejada por canallas vomita sin compasión, mezclada, parasitada, con su codicia, devaluándose, pervirtiéndose, perdiendo su significado, como cocaína cortada una vez más, con la que se podrá empapelar las paredes de una casa de Weimar, sigue siendo un mundo triste.

Para los que comprobamos que además, para unos pocos banqueros, ese devaluado trabajo, según entra por sus puertas, queda dividido de nuevo por nueve, quedándose éstos con ocho partes, pasando a valer tanto como la novena parte de sus apuntes contables, por la expansión del crédito bancario, sigue siendo un mundo de crueles silencios y secretos.

Para los que comprobamos cómo la voluntad de los ciudadanos es acanalada en partidos políticos como laberintos sin solución, donde la última casilla, el poder, el sistema, es absolutamente inalcanzable por la razón, sigue siendo un mundo de mudos y sordos.

Para los que creemos que todos somos iguales, pero vemos cómo nuestra voz vale lo que D’Hont dictó para una serie de caciques territoriales, el mundo se torna fútil.

Para los que somos conscientes de que somos esclavos, y que la mayoría, heridos por la fusta de un mercado del dinero intervenido y socialista en sus empleos e hipotecas, se revuelven no contra los amos, sino contra el capitalismo y la libertad, el mundo sigue siendo un surco circular, labrado en la tierra, alrededor de un pozo.

Supongo que simplemente me ¿asquea? ¿aburre? ¿descorazona? ¿deprime? ¿decepciona? ver, otra vez, a mis semejantes coger sus propios gritos de libertad y forjar con ellos los látigos que nos someterán.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Román Lobera

2 comentarios

  • Escuche por favor lo que le voy a decir, sabiendo que estoy «de su parte», es decir de la Ley, la Unidad de España y la Libertad. Yo fui voluntario de las acampadas del 15M desde el 15 de Mayo de 2011 hasta dos años después, cuando ya había contagiado a otras ciudades del mundo (movimiento Occupy). Puedo decirle que NO era un movimiento orquestado ni preparado, al contrario, y lo sé porque participé en tareas organizativas y estuve en Madrid también.
    Las personas como Pablo Iglesias o Monedero no eran parte de este movimiento pro-democrático y anti-corrupción; su agenda era otra, y opuesta. Estaban en la línea de Anticapitalistas, que propugnaba que el 15M era una desviación burguesa de la «verdadera revolución», es decir la árabe, la que permitió el ascenso de muchos partidos islamistas.

    Los partidos políticos, especialmente IU, intentaron apropiarse el 15M desde el minuto uno; lo cuál había que combatir continuamente, y era fácil porque el rechazo a los partidos no se quedaba en el PPSOE. También era rechazo a sindicatos y el rojerío, y con cualquier politización partidista del movimiento.

    El movimiento languideció sobre todo a raíz de las elecciones que ganó masivamente Rajoy; muchas personas de esa generación simplemente emigraron. En el 2013 escribí en mi blog de entonces el artículo: «Se va la generación 15M. Llega la generación Yihad», para denunciar que lo mejor de la sociedad futura se estaba buscando la vida en Londres, USA, Polonia…mientras que estábamos importando masivamente inmigrantes de África. Y expliqué en ese artículo que no era casual, sino una forma premeditada de sustituir cabezas pensantes y españolas por personas más fácil de controlar y fidelizar a través de paguitas a sus líderes religiosos sobre todo.

    Hay que decir sin embargo, que también muchos quincemesinos cayeron en la trampa de Podemos, que hablaba de 15M y sacó lo de los «círculos» como si fuesen asambleas, aunque en realidad eran trampas para cazarnos. Yo mismo voté a Podemos dos veces. Y muchos siguen en la trampa, porque opera la burbuja de realidad virtual que les impide salir y les va radicalizando, es una pena porque conozco gente sensata que ahora son fanáticos podemitas con los que no se puede ni hablar.

    Podemos arrasó con los intentos de partidos que salieron del 15M. Partido X, Piratas, Democracia 4.0, y otras formaciones que querían replantear seriamente el rumbo de nuestra democracia, fueron laminadas por un partido que venía super-dopado por Venezuela e Irán, además de los medios del Régimen que nos ponían a Iglesias hasta en la sopa. De hecho, es justo decir que Vox es el único partido de aquella hornada que sobrevivió, de puro milagro, y a partir del Procés y su implicación directa y casi única por pararlo, alcanzó la masa crítica que es necesaria para dispararse. Vox es el único partido regeneracionista y con mentalidad indignada en su sentido más verdadero. Diga lo que diga El País o la Sexta, puedo afirmar que Vox es en efecto lo más parecido al espíritu 15M como lo viví yo que fui a cientos de asambleas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información